Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


martes, 19 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.              
   
LOS SALTOS DEL SILENCIO

Ayer llegamos al refectorio para cenar, pero, en el momento de bendecir la mesa, nadie dijo nada. El silencio se prolongaba, haciéndose incómodo...

"¿Será posible?", empecé a pensar, "¿A quién le toca bendecir esta semana? Ya se han despistado... ¡¡Uy va!! ¡¡Que me toca a mí!!"

Con el susto, la bendición me salió bastante atropellada... y ahora, en cualquier momento del día, cuando se crea un silencio largo, ¡se me tensan todos los músculos! De forma automática, me salta la pregunta: "¿Me toca a mí?"

En la oración, me reía con el Señor por este cambio de perspectiva. He pasado del "¿A quién le toca?" al "¿Me toca a mí?".

Y es que, ante el silencio de una necesidad, es muy fácil mirar a los demás, esperando que sea otro el que se lance a resolverla. ¡Pero con Cristo las cosas cambian!

Él vio nuestra debilidad, nos vio cargados con miles de pesos, se dio cuenta de las veces que, aun queriendo, somos incapaces de amar. Cristo escuchó el silencio de nuestra necesidad; y no miró hacia otro lado, sino que se lanzó a ayudarnos. No envió un mensajero, sino que lo hizo Él en persona. Se hizo uno de nosotros, se puso a nuestro lado. Ante el silencio de nuestra debilidad, ¡sabemos que contamos con Él, que siempre está dispuesto a ayudarnos!

Hoy el reto del amor es hacer un favor a alguien. A lo largo del día, cuando veas alguna necesidad en la que puedes ayudar, como, por ejemplo, poner la mesa, te invito a que no mires a tu alrededor, esperando a ver si surge otro voluntario... ¡te invito a que mires a Cristo! Él te mostrará que es una oportunidad para amar, ¡y llenará tu corazón para que lo hagas con una sonrisa! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO