Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 11 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.   

MIS RAZONES Y YO...

El otro día estaba yo metida en mis razones, intentando convencer a todo el mundo (al Señor incluido) de que yo tenía la razón. Además, no entendía nada que fuese contrario a lo que opinase yo. Cuando nos ponemos así, Lety siempre nos dice: "Puedes tener toda la razón del mundo, pero no tienes amor, no tienes a Cristo". Entonces me vino esta frase a la cabeza y fue como si el Señor me dijese: "Es que no tienes que entender todo ahora; lo entenderás, pero todo a su tiempo".

Hoy se te presentarán situaciones así en las que no entiendes cómo piensa la otra persona, por qué actúa de determinada manera o por qué dice las cosas que dice. Y ese querer justificarte hace que entres en juicios, y a la otra persona la matas en tu corazón, se te va la Paz, la alegría...

La verdad es que poco a poco me voy dando cuenta de que lo que nosotros pensamos, hacemos o decimos, no es siempre lo correcto. Y el Señor, a medida que pasa el tiempo, te va abriendo la mente para darte cuenta.

Hay veces que hay que dar un salto, confiar... Cristo es un misterio en sí, (y de cuántas cosas nos enteraremos en el Cielo), pero nuestra limitación humana no nos permite saber algunas cosas. Por eso, hoy deja que Cristo entre en tus razones y las calme, que en tu vida no domine la razón, sino la fe. Si te das cuenta, Cristo, en el Evangelio, nunca pide cosas lógicas: que si bañarse en una piscina, que si repartir 5 panes y 2 peces a miles de personas... Sin embargo, lo que sí que nos pide es fe. La fe es la que hace el milagro. Y es entonces, cuando ocurren las cosas más irracionales, cuando eres la persona más feliz del mundo y tienes paz en tu corazón.

Hoy el reto del amor es soltar la razón, dejar de dar vueltas a la cabeza y dar un salto de confianza. Cuando te vengan a la cabeza todas las razones para justificarte, páralas, y, en su lugar, reza un Ave María a la Virgen: que ella nos enseñe a confiar en el Señor y, aunque no entendamos, esperar en Él.

VIVE DE CRISTO

viernes, 10 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

PESADO AMANECER

No sé por qué, pero ayer me sentía tan cansada como si no hubiese dormido nada. Y, en cuanto puse los pies en el suelo:

"¡Oh, no! Hoy nos toca encargarnos de la cocina... ¡Pffff!"

Dos pasos más, y:

"¡Es jueves! ¡Nos toca la limpieza a fondo de la cocina! ¡Qué horror!"

El Señor decía ayer en el Evangelio: «Pedid y se os dará». "Bien, Señor", pensé, "pues te pido que hagas algo para que hoy no tengamos que ir a la cocina...".

Por supuesto, no sucedió nada. Así que fui a preparar el desayuno a regañadientes. Entonces descubrí que nos habían dejado para cocinar ese día unos pedazos de salmón. ¿Por qué no probar a hacerlo de modo diferente?

Fui directa a por el libro de recetas, ¡y encontré un montón de ideas! ¡Con lo que me gusta innovar en la cocina! Sentí que me llenaba de ilusión: ¡a limpiar con alegría para que nos diese tiempo a los experimentos culinarios!

¡Cristo me esperaba en los trozos de salmón! Y es que cuántas veces vemos al Señor como una especie de "varita mágica" que debería hacer desaparecer nuestros problemas... ¡pero no lo hace!

Cristo no elimina nuestras dificultades, ¡hace algo más grande todavía! Se pone junto a ti, para vivirlas contigo, les da un sentido nuevo, te llena de ilusión para que puedas afrontarlas de otra manera. ¡Cristo cuenta contigo, le encanta el trabajo en equipo!

Hoy el reto del amor es afrontar el día con Cristo. Ya es viernes, y el fin de semana está a un paso... Puede que todo te invite a pasar cuanto antes este día, ¡pero el Señor te está ofreciendo oportunidades de amar junto a Él! Te invito a que pares tres veces a lo largo de tu jornada para mirar a Cristo. Pregúntale cómo hablar con esa persona o pídele ilusión para ese trabajo... No dejes que se te escape el día, ¡disfrútalo con Cristo! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

jueves, 9 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.        

CRISTO TE ESPERA EN LA DEBILIDAD

Las Jornadas Monásticas son impresionantes, ves al Señor pasar por la vida de las personas, ves muchos milagros. Pero no os podéis imaginar la coordinación que hay que tener aquí dentro para sacarlas adelante.

El fin de semana pasado tuvimos una y, como siempre vamos a última hora, me agobiaba un poco el hecho de que faltasen cosas. Cuando se lo entregué al Señor pude ver cómo cada hermana era importantísima. Me impresionó cómo cada una iba haciendo pequeñas tareas de la Jornada: fotocopiar temas, hacer los rosarios, preparar la liturgia... Yo me imaginaba haciendo todo eso sola y no podría, necesitábamos unas de otras para que todo estuviese a punto. Eso fue trabajo en equipo.

Hay momentos muy fuertes de debilidad en los que te supera el trabajo, te superan los hijos, te supera la muerte de un ser querido. En esos momentos te invito a apoyarte en tus hermanos, en la Iglesia, que es Madre. No estás sola ante el peligro, Cristo siempre está para hacerse fuerte en ti. Es un misterio que el Señor permita algunas situaciones, sin embargo, Él las aprovecha para encontrarse contigo. Es verdad que solemos ir de fuertes por la vida, pero hay situaciones en las que nos sentimos tan débiles que... ¿a qué podemos agarrarnos? En esos momentos, sólo queda Cristo. Es en esos momentos cuando empezamos a contar con los hermanos que Él nos regala.

Deja que Él entre en tu corazón. Cristo te espera en esa debilidad, en cada hermano que va a prestarte su ayuda. Cristo no predicó al mundo solo; contó con sus discípulos. Él era hombre, pero también era Dios, podría haberlo hecho solo perfectamente, sin embargo, no lo hizo... y, si Él no fue de fuerte, se mostró débil y necesitado de hermanos, ¿por qué nosotros nos obcecamos en ir solos por la vida?

Hoy el reto del amor es ir ante un Sagrario y pedirle a Él que sea fuerte en ti. Tú no tienes que serlo. Entrégale eso que te supera. Te aseguro que vas a encontrar mucha paz para que ese acontecimiento no te mate, sino que te haga crecer en confianza. Déjate cuidar por los hermanos, deja que ellos te ayuden en eso a lo que tú sola no llegas.

VIVE DE CRISTO

miércoles, 8 de marzo de 2017

Cofradia del Rocio

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                            

SI TE ROMPES...

El viernes se me rompió el rosario que llevamos colgado del cinturón. Con el peso de las cuentas, el cordón se ha ido desgastando y se rompió, quedando colgando por distintos sitos.

La cosa es que sor Amada se encarga de hacer y arreglar los rosarios, y, como era viernes, no quise molestarla, y lo apañe enganchando lo que caía con el cinturón.

El sábado, al ponerme el cinturón, tuve que volver a apañarlo, y tampoco me pareció oportuno decirlo... molestar en sábado... mejor esperar. Pero pasé a un "plan B", y uní los dos extremos del cordón con celo, ¡vueltas y más vueltas! Remiendo del siglo XXI que funcionó hasta el día siguiente, momento en que, en medio de la Liturgia, se desmontó entero.

Y, total, que era domingo y... ¿cómo molestar en domingo?

Me dirigí al Noviciado y, por detrás, una mano me tocó el hombro.

-Tengo ahora un rato; dame el rosario que te lo hago -me giré y vi a sor Amada, que me tendía la mano para cogerlo con una sonrisa.

Al rato me encontré el rosario perfectamente arreglado colgando del pomo de la puerta del Noviciado.

Muchas veces el peso del día, de lo que tenemos en nuestro interior, termina rompiéndonos por dentro. Poco a poco, la tristeza nos invade, y no sabemos por dónde salir. Intentamos enrollar nuestros pensamientos con actividad para que no toquen el suelo, pero terminan cayendo tarde o temprano. Otras veces los apañamos con celo, pensando que con nuestras mañanas nos podemos reconstruir solos. ¿Para qué contar lo que tenemos dentro? ¿Para qué molestar?

Cristo nos regala hermanos, y Él pone a nuestro lado a la persona que nos ayudará a reconstruirnos. No estás solo, los hermanos te los ha puesto el Señor no para que les muestres "lo que vales" o "lo perfecto" que puedes llegar a ser. Simplemente compartiendo aquello que te pesa, en muchos momentos se van los fantasmas, se pone cada cosa en su sitio. Cuando una voz te diga: "No lo cuentes", "Sal tú solo de ésta", "¿Para qué molestar?"... ¡cuéntalo!

Hoy el reto del amor es que compartas eso que te pesa en el corazón con la persona que Cristo ha puesto a tu lado en la Iglesia. Dale gracias al Señor por esa dirección o acompañamiento espiritual que la Iglesia te regala en sacerdotes, consagrados o laicos. Si hoy algo te pesa o te paraliza el corazón, no dudes en contarlo.

VIVE DE CRISTO

martes, 7 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HOY PARA COMER: PAN CON...

El sábado llegué a la cena prácticamente sin ganas de cenar. No sé si era porque realmente no tenía hambre o porque pensaba en las patatas de cada noche de Cuaresma y prefería no tener hambre...

Mientras las hermanas comenzaban a servir la cena, una de ellas puso ante mí un pan... qué pan más bueno, tenía una pinta... Y es que a veces la panadera, si no le queda pan normal, nos manda alguna barra de otro tipo a cambio.

Se me creó un pequeño conflicto: "Pero... si no pensaba cenar... pero con la buena pinta que tiene este pan... El caso es que pan con pan... Bueno, pues cojo un poco de pan y un poco de patatas". Y en cuestión de segundos estaba cogiendo mi trozo de pan. El pan lo disfruté, y al final las patatas me supieron buenísimas, no me costó nada comerlas gracias al trocito de pan.

He de reconocer que soy "muy panera", me gusta mucho el pan. Pero aquello que me sucedió me transportó al instante al Pan Vivo, a Cristo. Él se ha quedado con nosotros y lo tenemos Vivo en la Eucaristía. Aunque tenga forma de pan, Es Él.

El pan, además de estar buenísimo, realza el sabor de los mejores platos, también suaviza los fuertes o, cuando una comida no te gusta, si la acompañas de un poco de pan, pasa más fácil. Pues así es también el Pan Vivo: Él ha querido ser el acompañamiento de cada momento de nuestro día. Su deseo es colmarte de la alegría auténtica en tus mejores días; pero también está interesado en suavizar lo que se te hace demasiado fuerte, para dejarte con buen sabor de boca; o en aquellas situaciones más difíciles de tu vida, si le dejas vivirlas contigo, experimentarás una Paz que irá llenando de sentido tu sufrimiento.

Hoy el reto del Amor es invitar a comer a alguien. El Señor te pondrá en el corazón quién tiene que ser. Quizá el Señor te pida que des una sorpresa en un día inesperado, o que invites a esa persona que nunca pensaste invitar a entrar en tu vida... pero no te olvides de pasar antes a por el Pan Vivo, el que quiere llenar de Vida tu día, tus conversaciones, tu interior, tu capacidad para amar...

¿Harás la prueba?

VIVE DE CRISTO

lunes, 6 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Claudia, Gloria, Lidia, Miriam y Sara nos llevan al Señor. Que pases un feliz día.

¿APUESTAS POR EL AMOR?

Seguro que estarás pensando "¿Quiénes son?"... Somos cinco chicas de Valencia, y es la tercera vez que hacemos las Jornadas Monásticas (excepto Claudia, que ha sido su primera vez). Cada vez que hemos venido, Cristo nos ha tocado el corazón de una manera diferente, pero sin duda ésta ha superado nuestras expectativas.

Hemos notado que, los días previos al viaje, cada una tuvimos nuestros impedimentos. El "Patas" se había empeñado en intentar que no fuéramos, igual que tentó a Cristo en el desierto, y después hemos entendido que era porque Él quería tener un encuentro fuerte con nosotras.

Al ser la tercera vez, creíamos que teníamos el control de las Jornadas; es decir, ya pensábamos en qué albergue nos quedaríamos, la distribución de las camas, la comida, los horarios, etc. Pero, nada más llegar, el Señor, con su infinito amor, nos sorprendió: cambió todos nuestros planes. Cuando Cristo elige para ti un proyecto diferente al que tú pensabas que era el mejor, sientes miedo. Pero, poco a poco, el Señor te muestra que estabas equivocado. Esto nos ha hecho entender que Él está enamorado de cada uno de nosotros. Él ha preparado un lugar en el que vas a ser infinitamente feliz si acoges su voluntad. Sabrás cuál es cuando te bote el corazón.

Entonces, ¿te fías? ¿Qué camino eliges, el del bien o el del mal? Es decir, ¿vivir desde el amor o permanecer en el pecado? Si apuestas por Él y quieres vivir desde el amor, rétale para obtener respuestas y poder verle a lo largo del día.

Vivir desde el amor no siempre es fácil, pero Él sabe que somos débiles, y ahí, en la debilidad, es donde nos hacemos fuertes en Cristo.

Hoy el reto del amor es mostrar un gesto de cariño (un abrazo, una llamada, un "vamos a tomar un café ") a alguna persona a la que sueles rechazar o ignorar. Igual que Cristo cuida cada detalle, te animamos a que traspases tus barreras y acojas su voluntad cuidando tú también a los demás.

Queremos agradecer a la Comunidad de las Dominicas de Lerma cómo nos han acogido y tratado como madres. ¡Sois ángeles para nosotras! Os queremos.

VIVE DE CRISTO

domingo, 5 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.      

PROTAGONISTA RELATIVO

Ayer estuvimos hablando de lo fácil que es aplicarse a uno mismo las cosas buenas, y mirar a los demás cuando los asuntos no van tan bien.

-Sí, sí, -corroboró Israel- Eso es como cuando llegan las notas de los exámenes: "¡He aprobado!" (es decir, yo, qué genial soy) o "Me han suspendido" (es decir, ellos, qué malos son).

Todas nos reímos con su ejemplo porque... ¡es verdad! ¿Quién no ha usado esas frases alguna vez?

Y, ahora, en la oración, me he dado cuenta de que, muchas veces, con Cristo hacemos lo mismo. Si nos va bien, no es difícil colgarse las medallas... pero, si algo falla, ¿a que es sencillo mirar al cielo preguntando el por qué?

Cristo es tan bueno que nunca se queja: ni por que le echen la culpa, ni por que le quiten el mérito. Todo lo hace por amor, para nuestro bien. Nuestra felicidad es su alegría.

Sin embargo, un amor que se entrega siempre desea ser acogido. ¿Y cómo? Con la confianza en las situaciones que no entendemos, y con el agradecimiento en las cosas buenas que nos regala. Es decir, pase lo que pase, "¡creo en Ti, creo en tu amor!"

Hoy el reto del amor es pedirle al Señor poder ser su instrumento, llevar su amor a una persona a lo largo de la jornada. Pídele que te muestre quién lo está necesitando más: puede que sea tu hijo, tu madre... ¡o tal vez la cajera o el conductor de autobús! Pregunta a Cristo cómo tocar su corazón y, ¡adelante! Eso sí, al final del día, recuerda darle las gracias: tú eres portavoz... ¡pero el Mensaje es Suyo! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO