Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 29 de octubre de 2016

Cofradia del Rpsario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
¿POR LAS RAMAS?... VE DIRECTO A LA RAÍZ

Cada vez que vamos al locutorio es toda una misión. Unas veces se trata sencillamente de compartir un rato del Señor, o de responder preguntas sobre nuestra vida; pero otras, la persona comienza a abrirse, a compartir algún problema, y ahí es cuando rezo en mi interior: "Gracias, Señor, por esta oportunidad para aprender a tratar a las personas ".

Y es que lo normal es que, ante un problema, veamos las circunstancias, o incluso las posibles formas de actuar... Pero Lety siempre nos insiste mucho en que lo importante es ver a la persona: ¿Cómo está? ¿Qué le ocurre? ¿Qué necesita realmente? Así hemos visto muchos milagros, muchos encuentros con el Señor.

Y me pregunto, ¿cuál es la clave? Ayer, estando en vísperas, el Señor me lo iluminó sencillamente con un ejemplo familiar:

Cuando un hijo lía alguna, lo fácil es echarle una buena bronca, o castigarle sin salir, o quitándole algo que le gusta mucho, pretendiendo con ello que no lo vuelva a hacer. Sí, esto es lo fácil, pero no siempre es lo que más ayuda, y no suele impedir que vuelva a ocurrir. Sin embargo, lo difícil es pararse a orar y preguntarle al Señor, "¿Qué le está ocurriendo a este chico para que haga esto?", "¿Qué le ha llevado a ello?"

¡Eso es! Se trata de llegar a la raíz del problema, de mirar por la persona, más que por uno mismo, de querer realmente ayudarla y tenderle una mano.

Ciertamente es un camino imposible sin el Señor, ya que Él es el único que conoce a las personas por todas sus caras, lo que realmente ha vivido para llegar hasta ese problema. Él es quien realmente está interesado en que esa persona sea feliz y pueda llegar a una vida plena, por eso, sólo acudiendo a Él, orando, nos puede iluminar para ver la raíz de los problemas, pues es así como trataba Él. Jesús llamó a los 12 por sus nombres, vio a Zaqueo, se detuvo ante el ciego Bartimeo... Cristo miraba por las personas.

Doy gracias al Señor porque todos estamos llamados a orar para llegar hasta la raíz de los problemas, empezando por los propios. Él está deseando darte luz para que puedas encontrar la clave, para que veas a las personas.

Hoy el reto del Amor es orar para llegar a la raíz del problema. ¿Quieres ser feliz? Ora y ama. Lo que te ilumina el Señor, encaja en tu interior, te llena de Paz, y, aunque pueda ser doloroso, es mucho más fuerte la Gracia de encontrar sanación en Él.

VIVE DE CRISTO
  

viernes, 28 de octubre de 2016

Cofradioa del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
CAPACIDAD RELATIVA

Tenía un papel sucio en la mano, el típico borrador que ya no sirve. Lo hice una bolita y caminé decidida hacia la papelera.

El cubo de la basura escondido dentro de un armario, por lo que no se sabe su estado hasta que abres la puerta. Es justo en ese instante cuando descubres que la papelera está a tope.

"Luego la vacío...", la firme promesa de consuelo mientras intentaba colocar la bola de papel de forma que no se cayese.

Y así, el propósito se ha ido repitiendo un millón de veces, mientras la papelera se seguía llenando, desafiando a las leyes de la gravedad....

Ayer la montaña ya era exagerada, así que no pude dejarlo para después. Pensé que tendría que utilizar dos bolsas, pero, al sacar la que había en el cubo... ¡todos los papeles cabían dentro! Resulta que la bolsa se había arrugado en el fondo. Al final, ¡hasta me sobraba sitio!

Esto me ha hecho pensar... ¡que así es el Señor! En su Iglesia hay espacio para todos y, desde luego, siempre hay sitio para uno más. Últimamente me resuenan mucho las palabras de Jesús: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado». Creo que para Él, la mayor felicidad es vernos unidos, sin que dejemos a nadie fuera. "Por ése también he dado mi Sangre", nos diría el Señor.

Cada persona que tienes a tu alrededor es infinitamente valiosa a los ojos de Cristo, y, por ello, merece tu amor. Pero Cristo sabe que a veces nuestro corazón se queda ligeramente colapsado... ¡por eso quiere ser Él quien ame a través de ti, para ensanchar tu corazón como hizo con la bolsa!

Hoy el reto del amor es que los demás sientan que caben en tu espacio. Pídele a Cristo el don de la disponibilidad, y hoy responde con alegría a quien se acerque a pedirte ayuda. ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO
  

jueves, 27 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
EN TODO ESTÁ ÉL

Terminé tarde de desayunar así que ya se habían dispersado casi todas las monjas. Entonces fui a dejar mi taza a la cocina, pero... se me enganchó la manga del hábito y ¡zas! La taza al suelo. Faltaron segundos para tener a todas las monjas ayudando a barrer, a señalarme los trocitos de taza e, incluso, con comentarios como: "Ya has tardado en romper algo, es signo de autenticidad de la vocación", "¿Qué pasa, que ya no te salían retos?"... Me paré a pensar esta última frase y cambié totalmente. De lo que podía haberme preocupado o podía parecer un desastre con el suelo lleno de cristales, le dije al Señor: "¡De aquí me tienes que iluminar el reto!"

Y es que nos pasan cosas todos los días, algunas nos causan tristeza, preocupación... Esos acontecimientos, sin el Señor, pueden acabar por arrasar contigo e incluso con los de alrededor, te meten en una espiral de egoísmo de la que sólo el Señor te puede sacar.

Pero el Señor está detrás de cada cosa. Él nos sostiene en cada acontecimiento. E incluso de esos acontecimientos que nos hacen sufrir, Él puede sacar algo mucho mejor. Si acudimos a la cruz... de la mayor muerte, Dios ha sacado la salvación del hombre. Y con esa salvación nos ha traído esperanza.

Si estás viviendo algo de lo que no puede salir nada bueno, ¡ten esperanza! El Señor es capaz de sanar, de hacerte cambiar, de darte alegría, ¡de sacar un reto de cada cosa! Yo me había centrado en el problema de la taza y no veía más allá, no me creía que el Señor pudiese cambiar eso. Cristo nos cambia la mirada. ¿Tú crees que lo puede hacer con tu vida, con tu historia?

Hoy el reto es que, antes de irte a la cama, hagas un repaso del día y des gracias al Señor por tres cosas concretas en las que le hayas sentido: en un momento en el que has sentido mucha paz frente a un problema, en haber encontrado aparcamiento de coche, en no haber perdido el bus... ¡Búscale y le encontrarás!

VIVE DE CRISTO
  

miércoles, 26 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
¡¡ATCHUUUUUUS...!!

Ayer, estando en el locutorio, de repente estornudé. Inmediatamente, esa persona me respondió con un "¡Jesús!" muy expresivo, que hizo que me diera la risa.

De pronto caí en la cuenta de que nunca me había fijado en que, con esa sencilla expresión que a muchos les sale como un resorte, nos señala a Jesucristo. Y, hablando del estornudo, esa persona me explicó el sentido de la tradicional respuesta. Me pareció muy interesante, por lo que quiero compartírtelo.

Los egipcios y los griegos creían que los estornudos eran una advertencia divina. Se consideraban buenos si eran por la tarde, malos si se producían por las mañanas, y era una señal terrible si alguien estornudaba al levantarse de la cama o de la mesa. Nada bueno se podía augurar a los que estornudaban por el lado izquierdo, mientras que hacerlo por la derecha se consideraba favorable. Los romanos exclamaban "¡Salve!"; mientras que los griegos solían decir "¡Vivid!" y "¡Que Júpiter te conserve!" a los que estornudaban.

Los primeros cristianos, cambiaron a Júpiter –el dios pagano-, por el nombre del Señor, diciendo “¡Jesús!” a los que estornudaban. Seguro que al principio les sonaría algo extraño incluso a ellos mismos, ¡pero estoy convencida de que era una buena alarma para ponerse una vez más en las manos de Cristo!

Y es que nuestras palabras, nuestras expresiones, pueden ayudarnos, en las actividades más cotidianas, a mirar al Señor, a hacernos conscientes de que Él vive a nuestro lado.

¿Y tú que tienes, coincidencia o Providencia? ¿Cuando te vas a la cama dices "Hasta mañana, buenas noches" o "Hasta mañana si Dios quiere"? ¿Cuando algo ha salido bien es "por suerte" o "gracias a Dios"?

Hoy el reto del amor es que cambies alguna de tus expresiones de tu vida cotidiana por una frase cristiana: que el amor poco a poco evangelice tu vida. Feliz día.

VIVE DE CRISTO
  

martes, 25 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
LLUVIAS SANEADORAS

El paisaje se ha vuelto definitivamente otoñal, con esa preciosa gama de colores que va desde el todavía verde de las hojas más resistentes, al amarillo de las que están ya comenzando a cubrir el suelo.

Ayer cayeron las primeras lluvias fuertes por aquí. Caía tanto, con tanta fuerza, que desde la iglesia podíamos escuchar el ruido que hacían las gotas al golpear el cristal del claustro; era precioso.

Pero, cuando acabamos los Laudes, al salir al claustro, nos dimos cuenta de que, el agua que caía, al desembocar en el pozo que hay en el centro del claustro, había removido las aguas, por lo que subía un cierto olor a aguas estancadas.

Esto ya lo conocíamos, el año pasado ocurrió igual. Sabemos que es así durante las primeras lluvias y después ya no huele más. Es como si las aguas nuevas, al caer sobre el pozo, fueran purificando todo hasta hacer correr lo que antes estaba estancado.  

Estas aguas nuevas son el Espíritu Santo con el que el Señor viene a nosotros como un "torrente de Aguas Vivas". Así nos quiere habitar y llenarnos con su Amor. Pero muchas veces puede que te preguntes "¿Cómo va a estar el Señor conmigo, si mira lo que me sale, si contesto así, si no me sale amar...?" o "¿Cómo puede ser compatible el Señor con mis pobrezas?"

Él hace con nosotros lo mismo que estas aguas. Viene a ti para perdonarte, pero también para llenarte de Vida. Él, desde dentro, quiere ir haciéndose hueco dentro de ti, y para ello se ocupará de ir sacando hacia afuera lo que no huele del todo bien, y te irá saneando por completo.

Por eso, no te asustes de tu humanidad, pues continuamente te recordará cuánto Le necesitas en tu vida. No tengas miedo, mírale a Él y podrás pedir perdón cuando te equivoques, cuando veas que te sale esa pereza o creas que ya no tienes fuerzas... sólo mira el Surtidor y encontrarás que "Él es tu fuerza y tu energía".

Hoy el reto del Amor es buscar la fuerza en Cristo. Si lo que quieres es amar, todo suma; no importa tu pequeñez, sólo busca la fuerza de Quien realmente te la puede dar.

Si ves tu pobreza y te parece un pozo oscuro, confía en Él, y lo convertirá en un surtidor de vida que mana hasta la vida eterna.

VIVE DE CRISTO
  

lunes, 24 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
INOPORTUNO

Nuestra iglesia presume de tener muy buena acústica; es tan buena que los sonidos se aumentan en unos cuantos decibelios respecto a su sonido normal. Y en la iglesia estábamos con sus características propias rezando el Rosario con la gente del pueblo cuando, de repente, un teléfono móvil empezó a sonar tapando las tímidas voces de los que allí nos encontrábamos.

La señora se puso nerviosa, enrojeciendo por momentos, buscando el diminuto aparato que no recordaba muy buen dónde había puesto: el bolsillo, el otro bolsillo, el bolso con todos sus enseres... La pobre mujer buscaba y buscaba, ¿a quién no le ha pasado?

Mientras, me dediqué a observar al resto de la gente. No te puedo negar que alguna que otra mirada hubiese sacado a la señora de la iglesia, pero lo que me impresionó es que la mayoría de la gente empezó a hacer sus mismos movimientos. Buscaban en un bolsillo, en el otro, en el bolso... buscaban su propio móvil, no les fuese a ocurrir lo mismo.

Cuántas veces, ante los errores de los demás, ante sus fallos o meteduras de pata, nuestra mirada hace que su malestar aumente, que los decibelios de lo ocurrido se hagan aún si cabe más perceptibles a la persona y a los que la rodean. Sin embargo, el gesto de la gente de mirar en sus propios bolsillos me impresionó, pues, viendo lo que le había ocurrido a la señora, fueron conscientes en ese mismo instante de que a ellos les podía ocurrir también.

A lo largo del día te encontrarás con situaciones en las que a alguien le "suene el móvil" fuera de lugar: se equivoquen con una contestación, entreguen mal un informe, se les queme la comida... ¿cómo va a ser tu mirada? Mira a tus bolsillos, a tus meteduras de pata, y acércate a ellos con actitud de acogida. Mira cómo Cristo te mira ante tus errores, cómo te levanta una y otra vez, y que, a través de tus gestos, los demás sientan Su Misericordia y Ternura también en ellos. Cristo sabe que todos tenemos móvil, que tenemos bolsillos y que nos puede sonar; somos frágiles, en definitiva, humanos. Éste es el motivo por el que se encarna, muere y resucita por ti. Él es el que ama tu humanidad, y Él es el que hace que te puedas sentir amado cada vez que te suena el móvil.

Hoy el reto del amor es que tengas un gesto de cariño con alguien que se equivoque, acoge con cariño las "llamadas inoportunas que reciban".

VIVE DE CRISTO
  

domingo, 23 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
EN PRIMERA PERSONA

Al pasear, descubrí la manta que usó Leo los días que pasó con nosotras (¡ahora vive en la finca de un retero!). La cogí con intención de lavarla. Fatídico error.

Lo he intentado, pero... es imposible reducir a símbolos alfanuméricos el repugnante hedor de ese trapo. El cerdo "al natural" huele mal; el olor a cerdo seco en la ropa, es vomitivo. Te lo aseguro.

Tras casi desintegrarme las manos con agua y jabón, me fui al Oratorio. Tenía una charla a medias desde hacía tiempo, así que el MP3 empezó directamente:

-Y, cuando leemos que el padre se le abrazó al cuello y le cubrió de besos, todos decimos un "¡Oh, qué bonito!", pero, ¿os habéis parado a pensar en la profundidad del gesto del padre? El hijo pródigo... ¡¡olía a cerdo!!

¡Parecía una broma del Señor! Inmediatamente me imaginé dando un beso al trapo de Leo... ¡¡¡Puaaaaaaaag!!! ¡Me muero sólo de pensarlo!

-Pues hasta ahí llega el amor de nuestro Padre -seguía el sacerdote- El pecado del muchacho fue que derrochó la fortuna. Llega a casa, ¡y el padre se derrocha aún más en amor! ¡Sólo para que se entere de lo mucho que le quiere!

»Porque no importa cómo volvamos a casa: el Padre siempre ve un hijo, ¡un hijo que vuelve! Un hijo al que abrazar, vestir... al que devolverle la dignidad. Cuando volvemos al Señor, ¡organiza una fiesta! ¡Creemos en un Dios que nos ama con locura!

Hoy el reto del amor es que participes en la Eucaristía. Cristo te ha preparado un banquete, ¡te espera para recordarte de Quién eres hijo! Llénate de este amor incondicional y, si hoy te tropiezas con alguna persona "con olor a cerdo", te invito a que seas cauce del amor del Padre: un saludo cordial, una respuesta amable o una escucha atenta... ¡que ése sea hoy tu beso! ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO