Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 29 de septiembre de 2012

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO (29 DE SEPTIEMBRE A 7 DE OCTUBRE)

Oración preparatoria.-

¡ Oh Madre y clementísima Virgen del Rosario ! Vos que plantasteis en la Iglesia, por medio de vuestro privilegiado hijo Domingo, el místico árbol del Santo Rosario, haced que abracemos todos tu santa devoción y gocemos su verdadero espíritu; de suerte que aquellas místicas rosas sean en nuestros labios y corazón, por los pecadores medicina, y por los justos aumento de gracia. Amén.

Consideración del día.-

Pedir aquí con confianza la gracia que se desea obtener con esta Novena.

Intenciones de la Cofradía del Rosario para cada día:
  • Día 1º:   Por el Papa, sus intenciones y por la Iglesia.
  • Día 2º:   Por la conversión de los pecadores y por los no creyentes.
  • Día 3º:   Por la Patria (de cada uno) y los gobernantes.
  • Día 4º:   Por las familias.
  • Día 5º:   Por los jóvenes y por los frutos de las JMJ.
  • Día 6º:   Por la vida y por los cristianos perseguidos.
  • Día 7º:   Por los enfermos y necesitados.
  • Día 8º:   Por los difuntos.
  • Día 9º:   Por la santidad de los sacerdotes y consagrados.
Oración para cada día.-  (Bajar al día correspondiente)

Oraciones finales.-


--- Rezar tres Avemarías y Glorias en reverencia a
las tres prerrogativas de la Santísima Virgen :
Hija de Dios Padre,
Madre de Dios Hijo y
Esposa de Dios Espíritu Santo ---.
¡Oh Santísima Virgen, Madre de Dios, dulce refugio y consuelo piadoso de todos los afligidos! Por aquella confianza y autoridad de Madre con que podéis presentar nuestros ruegos al que es árbitro soberano de nuestro bien, empeñad una y otra en favor nuestro. Conseguidnos el reformar con el Santo Rosario nuestras vidas, estudiando en tan dulce libro la fiel imitación de vuestro Hijo Jesús, hasta que podamos adorarlo y amarlo por todos los siglos de los siglos. Amén.

Primer día
"Dios te salve". ¡Cuánto se alegra mi alma, amantísima Virgen, cómo se llena de gozo mi corazón al decir el "Ave Maria", para acompañar el gozo que llenó Vuestro espíritu al escuchar de boca del Ángel, alegrándome de la elección que de Vos hizo el Omnipotente para darnos al Señor. Amén.
Segundo día
¡"María" nombre santo! Dignaos, amabilísima Madre, sellar con vuestro nombre el memorial de las súplicas nuestras, dándonos el consuelo de que lo atienda benignamente vuestro Hijo Jesús, para que alcancemos aburrimiento grande a todas las vanidades del mundo, firme afición a la virtud, y ansias continuas de nuestra eterna salvación. Amén.
Tercer día
"Llena eres de gracia". ¡Dulce Madre! Dios os salve, María, sagrario riquísimo en que descansó corporalmente la plenitud de la Divinidad: a vuestros pies se presenta desnuda mi pobre alma, pidiendo la gracia y amor de Dios, con el que fuísteis enriquecida, haciéndote llena de virtud, llena de santidad, y llena de gracia. Amén.
Cuarto día
"El Señor es contigo". ¡Oh, Santísima Virgen! Aquel inmenso Señor, que por su esencia se halla con todas las cosas, está en Vos y con Vos por modo muy superior. Madre mía venga por Vos a nosotros. Pero ¿cómo ha de venir a un corazón de tan poca limpieza, aquel Señor, que para hacernos habitación suya, quiso con tal prodigio, que no se perdiese, siendo Madre, vuestra virginidad? ¡Oh! muera en nosotros toda impureza para que habite en nuestra alma el Señor. Amén.

Quinto día
"Bendita Tú eres entre todas las mujeres". Vos sois la gloria de Jerusalén: Vos la alegría de Israel: Vos el honor del pueblo santo de Dios. Obtenga por vuestra intercesión nuestro espíritu la más viva fe, para considerar y adorar con vuestro santo Rosario las misericordias que en Vos y por Vos hizo el Hijo de Dios. Amén.

Sexto día
"Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús". Lloro, oh Madre mía, mis pecados, que quisieron hacer morir en la cruz a vuestro Hijo. Sea el fruto de mi oración que no termine nunca de llorarlos, hasta poder bendecir eternamente aquel purísimo fruto de vuestro vientre. Amén.

Séptimo día
"Santa María, Madre de Dios". No permitáis se pierda mi alma comprada con el inestimable precio de la sangre de Jesús. Dadme un corazón digno de Vos, para que amando el recogimiento, sean mis delicias obsequiaros con el santo Rosario, adorando con él a vuestro Hijo, por lo mucho que hizo para nuestra redención, y por lo que os ensalzó, haciéndote Madre suya. Amén.

Octavo día
"Ruega por nosotros pecadores". ¡Madre de piedad! A Vos sólo dijo aquel Rey soberano de la gloria: Vos sois mi Madre. Alcanzadme humildad y plena confianza, dispuesto de este modo, con el auxilio de Dios, a recibir los favores de la Divina misericordia, por los méritos de vuestro Hijo y Redentor nuestro. Amén.

Noveno día
"Ahora, y en la hora de nuestra muerte", estamos siempre expuestos a perder la gracia de Dios. Haced que no se aparte de mi memoria al último momento de la vida, que habrá de ser decisivo de mi eterna suerte. ¡Oh Madre de piedad! concededme el consuelo de morir bajo la vuestra protección y en el amor de mi Jesús. Amén.




(Fuente: http://www.cofradiarosario.net)

viernes, 28 de septiembre de 2012

Mis reflexiones de las lecturas de hoy


Queridos hermanos:

En las lectura de hoy, del libro del Eclesiastés, el Señor me dice todo lo que en el día se hace. Hay tiempo para todo. También se está refiriendo a mi oración. El Señor me llama a la oración, pero no emplea la palabra propiamente dicha "oración", sino que lo asemeja con un trabajo en el que un trabajador da todo lo que tiene por él. "¿Qué provecho obtiene el trabajador con su esfuerzo?", dice el versículo 9.  Yo creo que mucho. La gracia que nos ha dado el Señor de que podamos hablar con él y tener esa comunicación personal, íntima y sincera es el máximo exponente de la vida de un cristiano. A igual que las personas no podemos vivir sin aire, un cristiano no puede mantener su Fe sin la oración (yo no puedo hacerlo) sin ese trabajo que apenas se ve pero que se nota en cualquier persona que dedica su tiempo a la oración y que se hace latente en sus manifestaciones y la recompensa por ese trabajo vale más que el dinero que se pueda ganar. Esa falta de trabajo y de oración se empieza a manifestar porque se pierden las virtudes cristianas. Se pierde la humildad, se pierde la caridad, etc. Hermanos, hagamos lo posible para no caer en estas tesituras. Como dice el Salmo, que el Señor sea mi roca.


Quién no ha oído o leído alguna vez este Evangelio de Lucas. Pero la cuestión, si quiero llevar a mi vida, es que me tengo que preguntar quién digo yo quien es el Jesús. No puedo errar en esa respuesta. Jesús es el Mesías, la Roca de mi Fe, el destino de mi vida. Se podría hablar largo y tendido de este Evangelio, pero creo que cada uno de nosotros tiene que llevarlo a su vida y preguntarse lo mismo. ¿Quién es Jesús en nuestra vida?



lunes, 24 de septiembre de 2012

El Padrenuestro para niños

¡Enseña a tus pequeños a orar!

24 de septiembre: Nuestra Señora de la Merced.



Entre las familias dedicadas con vínculo especial a la Virgen María está la que San Pedro Nolasco fundó a principios del siglo XII, año 1203, con la ayuda de San Raimundo de Peñafort.
San Pedro Nolasco era un burgués barcelonés de una familia dedicada al comercio. Siendo muy conoció la terrible realidad de los pobres cautivos, esclavos en poder de amos de otras creencias condenados a trabajos forzados. Cuando murió su padre quedó al frente de su familia y dispuso del dinero heredado según los impulsos de su corazón generoso. Gastó hasta el último céntimo en rescatar a estos hermanos suyos convirtiéndose, en un redentor.
En 1218 cuando el Santo se cuestionaba su vocación y el rumbo que daría a su vida se le aparece la Santísima Virgen en la noche del 1 al 2 de agosto y le expresa su deseo de que ese proyecto que tiene en mente lo lleve adelante, pero no como una simple obra socia

l sino como una Orden religiosa. Siguiendo las indicaciones de su Señora, pone manos a la obra y a los ocho días, el 10 de agosto, gracias a la aceptación que tuvo este proyecto desde sus comienzos, se realizó la fundación de la Orden de Ntra. Sra. de la Merced.
La solemnísima ceremonia se llevó a cabo en el altar mayor de la catedral de Barcelona, ante el sepulcro de Sta. Eulalia.
El rey Jaime I, el Conquistador, les entregó el Hospital de Sta. Eulalia e impuso a la Orden lo que será desde entonces su escudo definitivo, la insignia de la casa real de Aragón que consta de cuatro barras gules (color rojo heráldico) y una cruz blanca.
En aquellos tiempos cuando se veía que una persona llevaba al pecho barras rojas sobre de oro se sabía que ésta era protegida del rey. En el terreno eclesiástico la más blanca sobre rojo indicaba que pertenecía a la catedral y de su cabildo.

La Devoción


A partir de estos sucesos, la devoción a la Virgen de la Merced fue creciendo. Todos los años iban muchos de los fieles redimidos a depositar en manos de la imagen de Ntra. Señora las cadenas de su cautiverio. Luego surgían incontables testimonios de favores y dones recibidos, entre ellos aquella gran merced del año 1651 en la cúal libró a la ciudad de la peste que la asolaba.

Esta advocación mariana que en sus comienzos era sinónimo de libertad y redención de cristianos cautivos se fue adornando a partir del siglo XVI de aspectos nuevos donde se manifiesta la solicitud y ternura de María para con sus hijos, a los que socorre y bendice. Por este motivo las imágenes de Ntra. Señora de la Merced son diversas entre sí. La imagen original se encuentra expuesta en la Basílica que lleva su nombre, en la ciudad de Barcelona, España.
(Fuente: Cruzada Mariana)

Mis reflexiones de las lecturas de hoy


Queridos hermanos:

Observamos en esta lectura del Libro de Esdrás otro ejemplo de como Dios se sirve de sus hijos para hacer su voluntad. En este caso, la construcción de un templo. Lo que me dice a mí el Señor en esta lectura, es que la Fe, después de haber caído en un cristiano, puede ser devuelta a través de personas enviadas por el mismo Señor para volver a levantar nuestro templo del Espíritu Santo, ya que nuestro templo se mantendrá vivo mientras conservemos la Fe. 


Que mejores personas para ayudarnos en esta tarea que los sacerdotes que Cristo ha elegido para no dejarnos caer. En la Lectura de Esdrás, se sirve de un Rey, pero la persona elegida no tiene porqué ser Rey, puede ser cualquiera que nos encontremos en nuestro camino. En el Bautismo encendemos la luz de nuestra Fe. Si esa Fe no la mantenemos y trabajamos para que no se apague a través de personas que el mismo Señor pone en nuestro camino para que perseveremos en comunidad, se acaba apagando. Yo me quedo con una frase de esta Lectura: "Dios esté con los que pertenecen a su pueblo". En el Salmo, el salmista nos invita, igualmente, a que el Señor sea quien nos guíe. 


En el Evangelio de hoy, Jesús es bastante claro: "Al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree que tiene". Dicho de otra forma: Al que tiene Fe, se le dará más Fe, y al que no tiene Fe se le quitará hasta la Fe que cree que tiene.