Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 1 de abril de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

APOSTANDO POR JESÚS

Ha llegado hasta nosotras una preciosa historia que sucede cada siete días en nuestro monasterio. Se trata de una persona que viene desde lejos un día a la semana a celebrar la Eucaristía a las 8 de la mañana.

Nosotras habíamos notado que algo sucedía porque, o bien esperaba a comulgar y después se iba rápido, o bien se marchaba sin comulgar.

Hace unos días nos compartieron lo que ocurría: es una persona que trabaja en el instituto del pueblo y sus clases comienzan a las 8:30. Al vivir lejos, comparte transporte con otras personas, excepto un día a la semana. Ese día, viene en su coche y puede acercarse antes para llegar a Misa. Fue entonces cuando comprendí su prisa al dar su hora de empezar a trabajar.

Esta semana, he de reconocer que le miraba con un cariño diferente. Y me veía pendiente de que no se le hiciera la hora, de que le diera tiempo a comulgar, de que no tuviera que llegar tarde... y pasaban los minutos, y ya casi eran y media y no habíamos comulgado aún.

Pensé: "Se va a marchar sin poder comulgar", pero estaba tranquilo. Cuando llegó el momento, se acercó a comulgar y después, con un profundo respeto, se marchó rápidamente. Ya habían tocado y media.

Inmediatamente recordé algo que me había sucedido hace unos años.

En el colegio en el que estudié, los jueves nos invitaban a ir libremente a misa durante el recreo. Una de las veces que fui, no sé qué ocurrió (porque ahí sí que estaba el tiempo muy medido) pero se nos fue la hora y llegué tarde a la siguiente clase. Cuando entré, la profesora me dijo:

-Llegas tarde. Te quedas fuera. ¿Dónde estabas?
-Estaba en Misa.

Su cara se transformó y su gesto hacia mí cambió completamente.
-Vale, si es por eso, entonces no te preocupes, puedes sentarte.

Al recordar todo sentí la certeza de que esa persona iba a estar bien, que el Señor es su defensa y que, apostando por Él como lo hacía, todo le iba a reportar en bien.

Hoy el reto del Amor es apostar por el Señor. Si el Señor llena tu vida, si Él es tu Paz, tu descanso, tu alegría... no tengas miedo en salir por Él delante de los hombres. Tu gesto te abrirá los ojos para poder ver que Él siempre está a tu lado, que Él te cuida.

VIVE DE CRISTO

viernes, 31 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día. 

DIMENSIONES RELATIVAS

En el Novi tenemos un cuartucho diminuto, en el que dudo que entrase siquiera una cama. El otro día Lety me dio permiso para intentar "optimizar" el espacio. ¡No te imaginas el revuelo que he organizado!

Por ejemplo, una cajonera de plástico: tras las medidas pertinentes, descubrí que entraba debajo de la mesa de la fotocopiadora. Bueno, los cajones, sí; la cajonera era un pelín más grande...

Hice todas las pruebas que se me ocurrieron, pero era imposible. Había que quitar la fotocopiadora, que es un monstruo gigantesco con más años que Matusalén, levantar la mesa, meter la cajonera...

-¡Israeeeel! -gimoteé- ¿Me ayudas?

Israel observó la situación y respondió riendo:
-¿A que lo meto a la primera y sin mover nada?

Estoy segura: la mesa dio un salto, la cajonera se encogió... y, por alguna extraña razón, entró sin ninguna dificultad. Yo alucino.

-Era cuestión de perspectiva -me dijo sonriente.

¡Y qué verdad es! Muchas veces nos volcamos en un proyecto, un trabajo o en resolver una situación, y, ¿quién no se siente atascado alguna vez? ¡Ése es el momento de coger perspectiva!

A Jesús le encantaba subir a la montaña a orar: ¡desde arriba las cosas se ven de otra manera! No tanto por lo lejos que se esté del suelo... sino por lo cerca que se está del Cielo.

¿Y tú? ¿Qué haces cuando te atascas?

A veces es difícil parar para coger distancia. Pero, créeme, pararse a preguntarle a Él, puede suponer la diferencia entre un estupendo atajo... ¡o un largo rodeo!

Hoy el reto del amor es tomarte un descanso. Sí, sí, pero no un descanso cualquiera... Te invito a que hoy te pongas una alarma y, en mitad de tu jornada, pares cinco minutos para estar con el Señor. En medio del trabajo o del estudio; simplemente cuéntale lo que estás haciendo, lo que tienes en el corazón... ¡Te aseguro que retomarás tu tarea de otra forma! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

jueves, 30 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       

JUNTO AL SEÑOR

Ya estamos totalmente metidos en la Cuaresma, yo diría que en la recta final. Una de las cosas comunitarias que se hacen los viernes de Cuaresma en el monasterio es vivir juntas el Viacrucis.

Cada viernes, una de nosotras prepara unas pequeñas meditaciones para acompañar cada estación. Se pueden usar libros, citas bíblicas o lo que cada una quiera compartir con las demás. Es precioso, porque ves la riqueza de la pluralidad. Cada una lo hace distinto, y en todos descubres al Señor.

Y, claro, mi gran inquietud todos los años es buscar alguna meditación sobre la Pasión.

El año pasado empecé un libro de meditaciones del viacrucis, y este año he vuelto sobre él. Me está ayudando mucho, ya que el autor vive el viacrucis no desde algo tétrico o moralista (que podría hasta hacer que cueste afrontarlo)... sino que nos muestra este camino desde el amor, desde la alabanza, la acción de gracias y la gratitud.

El autor es un hermano nuestro, el dominico Chus Villarroel, que a mí, en mi vida espiritual, me ha ayudado mucho. Es un viacrucis en el que Jesús habla en primera persona. Cuando vas leyendo, te vas sintiendo amada por Cristo, te vas dando cuenta de que esa pasión es por ti, es por mí, pero el único motivo es el Amor, y lo que te sale del alma es amar a Cristo con todo el corazón.

Hoy te comparto lo que me ha llegado al corazón del libro:

"Quinta estación. El cirineo ayuda a Jesús.

Simón no era un curioso ni un cualquiera que pasó por allí. Las casualidades son cosas de los hombres; para Dios, todo lo que sucede entra en su plan. Siempre es un plan de salvación, a no ser que lo rechacéis. A Simón, el cirineo, lo elegí yo; no los soldados romanos. Al principio lo recibió mal, pero luego el Espíritu le infundió compasión y me comenzó a mirar con ternura. Mi cruz dió en él los primeros frutos de salvación, y después en sus hijos, que formaron parte de la nueva Iglesia.

No rehúyas ayudar a los que ves cargados con su cruz cerca de ti. Deja que mi Espíritu te llene de misericordia y compasión. Yo he muerto por todos, todos sois hijos míos. No juzgues quiénes son dignos de ayuda o no; el juicio me pertenece a mí. Los pobres son míos y todas las cruces del mundo me pertenecen. Las he comprado con mi precio. ¿Quieres ayudarme, como el cirineo, a llevar la cruz del mundo?"

Hoy el reto del amor es mirar la Pasión de Cristo desde el amor. Pídele que te muestre toda la grandeza que esconde y, sobre todo, que sientas en tu carne su salvación, la acojas en tu vida y vivas de Él.

VIVE DE CRISTO

PD: Aquí te dejo un link donde puedes adquirir el libro. Te aseguro que no te vas a arrepentir de leerlo, meditarlo y, sobre todo, vivirlo.

http://www.ociohispano.es/libro/meditaciones-sobre-el-viacrucis/

¡Feliz día!

miércoles, 29 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.   

LOS HERMANOS NOS AYUDAN A SERVIR

Nos tocaba encargarnos a Israel y a mí de la cocina porque las demás del Novi tenían que ir al médico por la alergia. La comida era muy fácil y rápida de hacer, así que nos sobró un ratito antes de servirlo a las demás hermanas. Yo iba directa a ponerme a trabajar en mis cosas cuando, de repente, vi a Israel haciendo las camas de Lety, Sión y Joane. ¡Me sorprendió, porque aquel día el Evangelio iba sobre el servicio! "Aquel que quiera ser el primero, que sea el último de todos". No lo dudé, y me puse a hacer las camas con ella.

Es increíble cómo la Palabra del Señor está viva: en la oración de la mañana le había pedido al Señor situaciones en las que poder servir, y Él me las regaló.

Hoy puede que te sientas tan pequeño que no seas capaz de ver esas situaciones: tienes muchas tareas que hacer, tienes la cabeza en tantas cosas a la vez que no te dejan pensar en los demás. Te centras en lo tuyo, y los demás que se las arreglen. O quizás no sepas ni cómo hacerlo, no sabes cómo acercarte a esa persona por miedo a que no te dé las gracias o que no valore tu tiempo y tu esfuerzo.

Me imagino a los discípulos, caminando cansados después de predicar el Reino de Dios, con ganas sólo de descansar... y cómo aparecía una persona en ese momento con sed de una Palabra, de un milagro en su vida, y seguro que el ver a Jesús, que ni siquiera paraba para descansar, acogiendo con amor a todo el que se les acercaba, les hacía salir de sí mismos e ir con Él a donde fuese.

El Señor muchas veces nos enseña a través de los hermanos: el verles a ellos servir, te hace salir de ti mismo y ayudarles. Cuántas veces se nos presentan situaciones en las que podemos echar una mano, sobre todo en las cosas más sencillas (en las que ni siquiera se ven pero, si nadie las hace, se nota un montón), y no somos capaces de verlas...

Hoy el reto del amor es ayudar a alguien que está sirviendo: poniendo la mesa, echando una mano con la comida, ayudando al que va cargado... ¡no pierdas la oportunidad que te da el Señor para entregarte! Deja que el Señor te muestre esas situaciones.

VIVE DE CRISTO

martes, 28 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.    

SIN CÁSCARA MEJOR

Ayer para comer tuvimos paella con unos pocos langostinos. Comí todo el arroz dejando para lo último el langostino que me había tocado: lo mejor para el final.

Cogí el bichito, me dispuse a abrirlo y, de repente, como si de un aspersor se tratase, ¡salió salsa en todas las direcciones! Mi escapulario parecía un cotizado cuadro de Picasso.

Qué cantidad de salsa tenía el langostino... y luego los miras y parecen impermeables, que no pueden tener nada dentro, que no pueden ser ni blanditos. Y sí, en muchos momentos somos como ese langostino.

Por fuera parece que todo va bien, que nada hace que se nos "mueva la ropa", sonrisa siempre, parece que estamos a prueba de golpes... y, sin embargo, nos aprietan un poquito y saltamos por los aires como la salsa del arroz, salpicando al que pillemos con una mala contestación, un desaire... y es que en realidad no estamos tan bien: hemos ido tragando y tragando, pero sin digerir las dificultades, los problemas de cada día.

Es más, si nos quitan esa cáscara que nos recubre, que nos protege de nuestros miedos y desconfianzas, somos blanditos y... ¡deliciosos! ¡El premio del plato de paella!

El Señor nada tiene que ver con un langostino perfecto; el Señor tiene todo que ver contigo, que en tantos momentos sientes que no puedes más, que te sientes débil y pobre; a ti te mira, a ti te tiende la mano. No te pongas cáscara impermeable, deja que te vea como estás. Cristo se hizo hombre débil, sin cáscara; no te pide que des ese listón que te exiges: deja que Él te sostenga.

Hoy el reto del amor es que muestres con sencillez tu debilidad, tu limitación, lo que sientes... con una persona cercana. No tengas miedo a quitarte la cáscara, deja la apariencia a un lado: Cristo te ama como eres, y para los demás te harás más cercano, más real y accesible. Pide al Señor el don de descubrirte por dentro y poder mostrarlo por fuera sabiéndote amado así.

VIVE DE CRISTO

lunes, 27 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿POLIZÓN A BORDO?

Cada vez me picaba más la espalda. Para colmo, no llegaba a rascarme bien. Aquello estaba empezando a ponerme nerviosa.

"¿Se me habrá metido una araña en la camiseta?"

Acababa de estar en la huerta: podía ser que llevase un diminuto "polizón"... que además me estaba confundiendo con su merienda.

Me di un par de palmadas en la espalda, tratando de acabar con la amenaza. Luego metí la mano despacio, y... ¡lo encontré!

No se trataba de una araña: ¡lo que me estaba picando era la etiqueta de la camiseta! Era una etiqueta larguísima, ¡por eso no me picaba en el cuello, sino en la espalda! Menudo susto...

¡Cuántas veces nuestras interpretaciones son erróneas! Seguro que hoy, a lo largo del día, te encontrarás con alguna persona "con cara larga", te enviarán un mensaje un tanto cortante por WhatsApp, o... ¿Quién no piensa en ese momento que está ante una araña dispuesta al ataque?

Sin embargo, si paras con Cristo, Él te dirá que no sabes todo acerca de esa persona, y que, por eso, no puedes juzgarla. No sabes su historia, sus inquietudes, sus dificultades... Tal vez ese tono seco que tú sientes como una araña es en realidad una etiqueta larguísima de problemas y preocupaciones...

La única persona que nos conoce a fondo es Jesucristo. Y, conociéndonos, ¡nos ama! Él ha derramado hasta la última gota de su Sangre por ti, y por esa persona. ¡Cada uno de nosotros tenemos un valor infinito a sus ojos!

Hoy el reto del amor es acariciar con la palabra. Si hoy sientes que tienes una araña a tu lado, ¡no des palmadas de crítica tratando de matarla en tu interior! Antes de juzgar sus palabras o su actitud, mira a Cristo. Pídele que haga tu corazón misericordioso como el Suyo. Así, en vez de interpretar, podrás acercarte a preguntar: "¿Estás bien?" "¿Puedo ayudarte?"... ¡Descubrirás que no hay tantas arañas como pensabas! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

domingo, 26 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

¿EL AMOR SE ACABA?

Anoche, Lety, la Madre Maestra, me preguntó que cómo venía hace seis años. Y es que, hace seis años, un día como hoy cruzaba la puerta del monasterio para quedarme definitivamente.

-Venía feliz -le contesté- porque llevaba un impulso del Señor que no me dejaba quedarme atrás; me llamaba, me había enamorado y tenía que ser ya. Pero, a la vez, había un sentimiento encontrado, y era esa pregunta que cada día te hacía: "¿Esto se va a acabar?".

¿El amor se acaba? Ése era el interrogante que me hacía sentir el vértigo a la llamada.

Y es que, durante los días anteriores a la entrada, casi todo el mundo te dice lo mismo. No pueden negar que te ven feliz y enamorada, pero la mayoría de las veces llegan a decirte: "El amor se acaba".

"Piénsatelo bien, que el amor se acaba...", porque hoy todo es efímero, todo cansa, parece que todo está destinado a acabarse antes o después, incluido el amor.

Por eso, cada vez que hablaba con Lety por teléfono, le preguntaba lo mismo: "Pero, Lety, ¿el Amor se acaba?". Y ella siempre me respondía con certeza: "Yo llevo quince años, y a mí no se me ha acabado, al contrario, ¡cada vez va a más!".

Hoy ya han pasado seis años desde aquel entonces, y también yo puedo decir "ya llevo seis, y no se me ha acabado, ¡al contrario!".

Puedo decir que he vivido muy feliz, he reído, he llorado, he amado, he sufrido... pero Su Amor nunca ha desaparecido, al contrario, me ha hecho más fuerte en cada debilidad. Siento fuerte la certeza de que Su Amor siempre está encendido, de que depende de mí el vivir así o no. Me ha quedado claro que el Amor es un Don que tengo que cuidar cada día. No por Él, sino por mí; y porque la relación con Cristo es el único motor que sustenta todas las demás relaciones.

Y es que ahí es donde está nuestro problema: en quién ponemos nuestro corazón. Es verdad que el Señor nos dice que nos amemos, pero éste es el segundo mandamiento. Jesús dijo que el primer mandamiento es amar al Señor con todo tu corazón. Sólo poniendo en Él nuestro corazón es como podemos experimentar que el Amor nunca se acaba, sino que se renueva cada día, porque Él sana lo que está enfermo, puede enciende lo que está apagado, nos devuelve la vista para que podamos ver al otro con nuevos ojos...

Hoy el reto del Amor es dejar que Cristo ocupe el centro de tu corazón. Deja en Él todas tus relaciones: de pareja, de amistad, de trabajo... y pídele que haga nuevas todas las cosas.

VIVE DE CRISTO