Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 3 de septiembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
"NO PIERDAS LA TARDE"

Llevo un tiempo perdida con el calendario. No me funcionaba bien, y tenía que andar preguntado a cada rato "¿Hoy qué hay?".

El domingo sabía seguro que teníamos visitas, pero, cuando pregunté que quién venía a la tarde, me dijo Lety que teníamos la tarde libre, que ella tenía visita, pero que nosotras la teníamos libre.

No me había planteado la tarde libre, y no sabía muy bien por dónde cogerla. Por un momento, lo que se me pasó por la cabeza era que me apetecía un montón ponerme a ver una peli tranquilamente.

Lety, al irse, se despidió diciéndome:
-Bueno, me voy... No pierdas la tarde, Israel.

Aquellas palabras me traspasaron: "No pierdas la tarde". No es que sentarse a ver una peli sea malo, ni mucho menos, pero aquella tarde lo único que me apetecía era vaguear y, si me hubiera dejado llevar por mi pereza, después me sentiría mal y con la sensación de haber perdido el tiempo.

Así que me di la vuelta para ir a lavarme las manos, preguntándole al Señor: "Entonces, ¿qué hago? ¿En qué puedo entregarme?"

Y, mientras me estaba lavando, me di cuenta de que aquella mañana se había fundido la última bombilla que funcionaba del baño. Después recordé que también el papel higiénico estaba a punto de acabarse en todo el Novi, que tenía un ordenador para arreglar...

Lo sentí como un empujoncito del Señor, que me estaba mostrando cosas que podía hacer, y hasta me entraron ganas de hacer chapuzas de casa.

Así, entre escaleras y bombillas, entre bajar a por fardos de papel, recoger... se me fue la tarde entre las cosas de casa, ¡y tan feliz!

El Señor nos regala el tiempo, pero quiere que vivamos en plenitud. No se trata de pasarlo por pasarlo y vivir horas muertas, sino que cada minuto vivido desde Él nos va plenificando.

A veces pensamos que, para disfrutar del día, tenemos que hacer cosas grandes o muy divertidas que nos hagan pasarlo genial.

Parece que las cosas de casa son aburridas pero, una vez más, Cristo me ha regalado ver que Él puede dar sentido a cada tarea, a cada minuto, por muy aburrido que exteriormente pueda parecer.

Me sentía feliz, porque no sólo no había perdido la tarde, sino que Él me había sacado de mí misma para poder entregarme. Aquella noche le daba gracias porque le había visto vivo indicándome y regalándome disfrutar de la tarde.

Hoy el reto del Amor es que vivas el día en plenitud, dejando que Él te dé sentido a cada cosa que hagas, a las tareas de la casa, a las reparaciones del coche, o a cualquier cosa que te pidan. Descubre que sólo viviéndolo con Él encontrarás sentido a todo.

VIVE DE CRISTO
  

viernes, 2 de septiembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
ESPINAS EN EL CORAZÓN

Ayer, dándome un paseo, me acerqué al invernadero, donde tenemos las plantas medicinales y las plantas de decoración. La verdad que están preciosas.

En un rincón tengo unos cactus que me encantan. Me parece una planta de lo más interesante porque, para acercarte a ella, tienes que saber tratarla, y eso es justo lo que me pasó ayer por tarde.

Uno de los cactus tenía un hijo y decidí quitárselo para plantarlo en otra maceta. A pesar de todas mis precauciones, me clavé una espina hasta dentro del dedo. Un dolor intenso me traspasó. Me senté en el suelo queriendo sacarme la espina, lo que fue imposible, y tuve que llamar a una novicia que, con unas pinzas, logró sacarla.

De vuelta al invernadero, mirando el cactus, me di cuenta de las espinas que tenemos en el corazón: de circunstancias, de momentos vividos, de incomprensiones, de momentos difíciles. Amar a las personas supone pequeños o grandes sufrimientos que nos afectan a lo profundo del corazón. Pero el amor no es sólo sentimiento, el Amor es voluntad.

El cactus se sirve de esas espinas para luchar contra la deshidratación y defenderse de los animales. Esas espinas que tú y yo tenemos clavadas tienen un sentido; Dios, nuestro Padre, lo ha permitido y de ello va a sacar vida.

La espina que tienes en el corazón quizás te la has provocado tú mismo o te la han provocado, lo importante ahora es que te la quites, pero solo no vas a poder: tendrás que pedir ayuda, y así quedar sano. No tengas miedo al ver que esa espina te hace sufrir, Cristo es esa pinza que, con cuidado, sabe sacártela. Él es el gran médico que nos sana continuamente; no tenemos que tener miedo a clavarnos las espinas, Él quiere que vivamos y seamos felices.

Hoy el reto del amor es sacarte la espina que tienes en el corazón. Pide ayuda y déjate sacar la espina. ORA Y AMA, éstas son las dos muletas para ser feliz: primero a Cristo como centro, y luego los hermanos. Con ello hoy tu corazón dejará de sangrar.

Te deseo un feliz día, ORA Y AMA.

VIVE DE CRSITO
  

jueves, 1 de septiembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
NOS QUEDAMOS SIN LO ESENCIAL

Estamos trabajando haciendo unas cruces con una nueva técnica. Las estamos haciendo personalizadas en unas máquinas especiales de sublimación, peeeero tuvimos un pequeño fallo de previsión: nos quedamos sin cinta térmica.

Aparentemente, la cinta térmica es como un celo normal, pero aguanta la temperatura de la plancha (200 grados), que ningún otro aguantaría. Así que tuvimos que parar todo el trabajo hasta que nos llegase más.

Cuando trabajas con estas técnicas tienes que tener en cuenta un montón de cosas: que si el diseño, que si está bien colocado, que si el papel tiene que ser especial, que si... Y el paso de pegar todo con la cinta térmica ni siquiera te paras a pensarlo. Pero cuando se acaba...

Cuántas veces damos las cosas por hecho, pensamos que la cinta térmica va a estar ahí por siempre. Y, cuando ya no queda, es cuando nos damos cuenta de lo importante que era. También nos pasa con las personas; damos por hecho que saben que las queremos, pero, ¿tenemos gestos de amor hacia ellas?

Nos pasa lo mismo con el Señor, también sabemos que el Señor nos quiere, nos ama con todo su corazón, ha dado su vida por mí, por cada uno de nosotros. Pero Él no se queda ahí, Él cada día quiere demostrarte que lo hizo por amor, que nos quiere de manera única. Sólo necesita que abramos nuestro corazón a esos detalles que tiene con nosotros. Cristo quiere mostrarte su amor a cada minuto del día, no lo puede evitar, te quiere tanto que no puede dejar de hacerlo.

Por lo que, en el reto de hoy, te invito a tener un detalle con alguien de tu familia, algún amigo o conocido... no des todo por hecho. Esos pequeños detalles salen de un corazón enamorado, pero tú y yo somos limitados, necesitamos la fuerza de Cristo, el amor de Cristo, y así podremos amar sin límites.

VIVE DE CRISTO
  

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
LA TEOLOGÍA DEL PERMANENTE

El otro día me tocó a mí el lavado de ropa del Noviciado. Cuando ya tenía todo doblado, fui a la sala. Allí puse una fila de sillas y, sobre cada una, un montón de ropa.

-¡Ya está!

-¡Genial! Pero... somos cinco, ¿por qué hay seis montones?

-Ésas son las prendas secuestradas -informé fingiendo estar muy enfadada- Toda esa ropa está sin marcar, y no se mueve de aquí hasta arreglarlo.

Inmediatamente saqué un rotulador permanente.

-A ver, esta camisa, ¿de quién es? ¿Y ésta?

Así fui poniendo las iniciales sobre las etiquetas, entre risas y bromas sobre si aquello era afán maternal... o arrebato de teniente coronel. Entiéndeme, entre tanta gente, las marcas son importantísimas: ¡¡todas vestimos igual!!

Recordando este hecho, de pronto he caído en la cuenta de que ¡nosotros también tenemos una marca! ¿De quién somos? ¡Sí, de Jesús! Y él dijo: «La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros».

¡Nuestra marca es el amor!

Pero Cristo sabía (igual que tú y yo) lo difícil que nos resulta a veces dejar a la vista "nuestra marca"... ¡A menudo no es precisamente amor lo que nos brota! Por eso, nos dice:  «Amaos... como yo os he amado». ¡Para poder amar, nos invita a llenarnos primero de su amor!

Hoy el reto del amor es mostrar tu marca. Puede ser que se haya descolorido un poco, o tal vez vaya camino de borrarse... por ello, siéntate un rato con Cristo, ¡disfruta sabiendo que Él te mira y te ama! Y, después, ¡a amar! Te invito a que hagas alguna tarea en casa: poner la mesa, ¡o ayudar con las lavadoras! Deja que hoy sea visible "que os amáis unos a otros". ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO
  

martes, 30 de agosto de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
ROTO

En un armario de la cocina están los boles que utilizamos para poner en remojo la comida: alubias, lentejas, garbanzos... Hay dos que son idénticos: amarillos, de plástico...

El otro día, echamos las lentejas en uno de ellos. Al cabo de un rato descubrimos que había agua cayendo por todo el armario, metiéndose en los cajones, desembocando en un charco que ya ocupaba unas cuantas baldosas.

Investigamos de dónde venía y resultó que el balde estaba roto por alguna parte, ¡menuda faena! Lo lavamos, volvió a su armario y la siguiente semana nos volvimos a encontrar con la inundación. Lo limpiamos... y al armario. ¡Cosas de novicias!

Ayer necesitaba poner las patatas en remojo. Metí la mano en el armario, ¡y saqué el balde amarillo! ¡No daba crédito a mis ojos! Con rotulador rojo, alguien se había dedicado a poner flechas y unas letras en las que en mayúscula ponía: ROTO.

¡Ponía "roto" en un balde, y seguía en el armario! ¿Te imaginas un bolígrafo en que ponga "bolígrafo sin tinta", o "tenedor sin púas", "zapato sin suela", "gafas sin cristales"...? Así es cómo miraba al balde en ese momento.

Me reía, pero también pensaba en las veces que nosotros, en apariencia, somos baldes que sirven para poner en remojo los problemas, las heridas que arrastramos, las dificultades con el trabajo, los problemas con la familia... Parece que contenemos vida en nuestro interior pero, poco a poco, va cayendo por grietas o agujeros a penas inapreciables, y seguimos tirando, sigues para delante con todo, y las lentejas se van quedando secas.

Cristo no quiere que sigas tirando, no quiere que vivas "sobreviviendo", ni que vuelvas al armario así. Hoy quiere cogerte en sus manos y regalarte una mirada nueva en tu situación. Es verdad que las lentejas, las alubias... ¡tu situación!, será la misma pero la vivirás de forma diferente.

Hoy el reto del amor es que te acerques a Cristo y le enseñes tu cartel de ROTO. ¿Qué te hace perder la vida? Deja que Él te regale un balde nuevo, un balde con las mismas lentejas pero que no pierda la esperanza. Déjate abrazar por Él.

VIVE DE CRISTO
  

lunes, 29 de agosto de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
¿SE TE HAN PEGADO LAS SÁBANAS?

Llevo varios días fijándome en una monja que, por las mañanas, llega al coro con una línea de pequeñas y redondas marcas en la cara. Es inconfundible, seguro que se trata del rosario.

Me hacía gracia pensar que a esta hermana no se le "pegan las sábanas", sino el rosario. Tiene pinta de que se duerme con él y que no lo suelta durante la noche.

¿Y a ti? ¿Se te pegan las sábanas, o el rosario?

Al menos a mí, me ocurre muchas veces que, cuando un problema me quita la Paz, o cuando necesito tener el valor de sentarme a orar y pedirle luz al Señor, resulta que me veo huyendo por la vía de escape.

Sí, porque, durante el día, es fácil evadirse con las tareas, con esto y aquello, pero, cuando llega la hora de parar, la noche, es entonces cuando se te presentan estas dos opciones: orar, o marcharte a dormir para no tener que hacerlo.

Esa noche duermes inquieto y no descansas, y a la mañana siguiente te levantas sin paz y peor de cómo te acostaste.

Sin embargo, cuando he experimentado el quedarme con el Señor, orar aquello que me ha quitado la Paz, y sin prisa, realmente he encontrado el descanso en Él. En la oración descubres de nuevo su Amor sobre ti, y le puedes entregar todo. Entonces sí que puedes descansar tranquilo.

Hoy el reto del Amor es desgranar las cuentas del rosario cuando algún problema te quite la Paz. Pídele a María que te muestre a Jesús, que te conduzca a Él, para que puedas dejar en Cristo todo lo que te inquieta, y vivir descansado y con Paz.

VIVE DE CRISTO
  

domingo, 28 de agosto de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
LA LEY DEL MÁS RÁPIDO

Al empezar el verano te dije que mi casa parecía un zoo. He cambiado de idea. Mi casa es una jungla. Y la cuestión del alimento es un auténtico problema vital.

Yo soy la encargada de dar de comer al perro y a las tortugas. Pues bien, el otro día me encontré el saco de comida del perro agujereado como colador. ¡Aquello era un "sírvase usted mismo"! Tuve que remendarlo con celo ancho y llevarlo a otro sitio...

Por la noche, en el plato de las tortugas, ¡me encontré un caracol paseando por la lechuga! ¿Cómo había llegado hasta ahí?

Bajé a la huerta a dejar el caracol pero, al abrir la puerta, ¡me encontré al gato metido en el comedero de Jubi!

Y, como en verano bajamos a comer a la huerta los días de fiesta, a su vez la perrita ha aprendido a poner ojos de "estoy muerta de hambre" y, como en el evangelio, acaba comiendo las migajas... ¡y mucho más que las migajas!

¡Qué manía les ha dado a todos de comer lo que no les corresponde!

Le estaba comentando todos estos problemas culinarios al Señor cuando, de repente, se me ha iluminado que a nosotros nos pasa lo mismo, ¡pero infinitamente mejor!

¿Quién se habría atrevido jamás a pensar que el hombre comería el Pan Vivo, el Pan del Cielo que los ángeles sólo se atreven a adorar?

Y, sin embargo, ahí tenemos la Eucaristía, el milagro más grande de amor, ¡con las puertas abiertas para nosotros!

Jesucristo esta ahí, en un pedacito de pan, esperándote, hecho comida para ti. No estás "robando lo que no te toca", como hacen nuestras mascotas... ¡Eso es lo realmente impresionante!: la mesa la han preparado para ti, ¡estás invitado!

Hoy el reto del amor es participar en la Eucaristía. Tal vez te sientas pequeño, o pienses que "eso es muy grande para mí"... ¡pero es que es Cristo mismo quien te ha invitado! Asómbrate por esta elección, dale gracias, ¡y disfruta del banquete de Vida! ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO