Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 18 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

COMPARACIÓN DE ARENAS

Estos días estoy escuchando unas charlas sobre la Cuaresma que me están encantando. Nunca había caído en la cuenta de la comparación que se puede hacer entre dos pasajes bíblicos: el pueblo de Israel por el desierto y las tentaciones de Jesús, también en el desierto.

No salgo de mi asombro al ver cómo, ante unas mismas circunstancias, las reacciones pueden ser tan diferentes. La charla va contando cómo el pueblo que el Señor ha sacado de su esclavitud llega a Mar Rojo... y murmura. Pasa el Mar Rojo y, tras el canto de victoria, tiene sed... y se queja. Milagrosamente, les dan agua en el desierto, pero al poco siente hambre y vuelve a murmurar... y así durante cuarenta años.

En cambio, Jesús, en su desierto, es tentado también, pero Él no murmura, ni se queja, sino que Él confía en su Padre, y así vence la tentación.

Al escuchar todo esto me daba cuenta de que la queja, la murmuración... todo esto es fruto de la desconfianza.

Cuántas veces me surje algo de esto: que si tenemos que hacer esto y no es precisamente lo que más me apetece, o esa persona que viene a pisarme el callo... y es que, desconfiando de los demás, estoy siendo como ese pueblo que murmuraba contra Moises, pero en realidad era del Señor de quien estaba desconfiando.

Sin embargo, Jesús nos rescató también de nuestra desconfianza. Él venció toda tentación para que nosotros no tengamos que quedarnos estancados en nuestra queja, sino que podamos acudir a Él para que vuelva a vencer en nosotros una y otra vez.

Hoy el reto del Amor es que, cuando te surja la queja, mires al Señor para no quedarte estancado. Hoy deja que sea Él quien venza en ti. Tan sólo tienes que confiar en Él.

¿Qué prefieres hoy para vivir? ¿Antiguo o Nuevo Testamento?

VIVE DE CRISTO

Pd: Ya que a nosotras nos ayuda tanto escuchar charlas, hemos subido unas cuantas sobre la Cuaresma, por si tú también quieres oírlas. Son del padre Pedro Reyero, un hermano dominico ya fallecido. Las grabaciones son recuperadas de aquel entonces, ¡pero merecen la pena! Esperamos que te ayuden a acercarte más al Señor en estos días.

Charlas de Pedro Reyero O.P. :
http://www.dominicaslerma.es/index.php/multimedia/audios/27-galerias/audios/872-audios-predicaciones-recomendadas.html

¡Feliz día!

viernes, 17 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.  

SUELTA Y DÉJALE A ÉL

Para el nuevo proyecto que el Señor nos ha puesto, tenemos que limpiar una parte del Noviciado que tiene la función de almacén. Te puedes imaginar la de cosas que había ahí.

Nos pusimos a hacer limpieza a fondo y llegamos a la hora de comer agotadas. Así que quedamos en que por la tarde nos merecíamos una película, para descansar y poder continuar al día siguiente. Sin embargo, justo antes de ir a la siesta, Lety dijo:
-Me acaban de pedir un favor: que hagamos unas cruces para un retiro, así que esta tarde como locas a hacer cruces.

Yo me fui a la siesta repitiendo constantemente: "El Señor bendice la entrega, el Señor bendice la entrega"... ¡pero cómo me costaba renunciar a una tarde libre! Al final se lo entregué al Señor: "Esas personas lo necesitan más que yo".

Cuando subimos de rezar Nona, nos pusimos a sacar las cruces, el cordón, las bolas... ya había soltado el control de la tarde. Pero, de repente viene Lety y dice:
-Bueno, ¿qué, vemos la peli?

Yo no podía estar más contenta, ¡el Señor sí que bendice la entrega! En el momento en el que había soltado, el Señor me lo regaló. Debimos de entendernos mal, y en realidad el Señor nos tenía preparada una tarde de descanso.

Puede que hoy te pase igual, que te cambien los planes, que estés agotado y te pidan algo más en el trabajo, o en casa, o tu familia, "ayúdame a tender", "a ver si puedes terminarme esto"... y tú tenías pensando descansar un poco.

Cristo hoy te pide que le dejes a Él actuar. Su vida fue una vida entregada, esa entrega le llevó a amar a las personas con un amor sin límites, "hasta el extremo", como dice el Evangelista: les lavó los pies, les enseñaba... Ese amor hacia nosotros incluso le llevó a la Cruz, donde entregó lo último que le quedaba: su propia vida. Y me imagino a Jesús muchas veces cansado, agotado de andar de un lado para otro... Seguro que alguna vez hubiese preferido quedarse en casa con María, su madre, con la cena en la mesa y tan a gusto.

Pero Él no dejaba de entregarse, porque a Cristo le hace feliz entregarse a ti. Y Él encontró una bendición en esa entrega: salvar a todos los hombres. La mayor bendición de todas. Por eso, aunque haya veces que cueste, mira a Cristo y pídele entregarte con alegría. Cuando sueltes tus planes, podrás hacer lo que te habían pedido con alegría, o puede que también el Señor te sorprenda con una tarde libre.

Hoy el reto del amor es soltar, soltar eso que tienes planeado y dejar que Cristo te sorprenda. Él no podrá actuar hasta que no sueltes y le dejes entrar en tu libertad.

VIVE DE CRISTO

jueves, 16 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

REPARACIONES EXPRESS

El otro día, mientras secaba los cacharros de la cocina, la sartén pequeña se me resbaló de entre los dedos. Leyes de la gravedad, unidas a las leyes de Murphy... y chocó contra el suelo por el lado del mango, que se partió inmediatamente. Casi me da algo.

-No os preocupéis -comenté- Es un golpe limpio. Ahora mismo pego el mango con Loctite.

-¿Que vas a hacer el qué? -Lety parecía alarmada- ¿Pero tú no has mirado las advertencias que ponen en el bote?

-Pues no... 

-¡El Loctite es inflamable!

Si Lety no llega a advertirme, habría diseñado (sin querer) un nuevo método para flambear la comida y a la cocinera, todo de una sola vez...

¿No te pasa a ti también? Cuando algo se estropea, ¿no intentas arreglarlo lo antes posible, sea como sea?

Sin embargo, las prisas no son buenas, y menos cuando se trata de reparar el corazón de quien tienes a tu lado.

¡Es tan fácil provocar grietas o fisuras con un desliz en nuestras palabras! Sin embargo, tratar de solucionarlo a toda velocidad puede empeorar la situación... ¡hasta hacer que la cosa acabe en llamas!

Cristo nos enseña que las cosas importantes requieren su tiempo. Así vemos como Él, en los momentos claves (como antes de la elección de los Doce), se retira a orar. ¿Y no crees que el querer acercarte al corazón de otra persona es importante?

Hoy el reto del amor es hacer despacio las reparaciones. A lo largo del día puedes meter la pata de muchas maneras: palabras, gestos... ¡incluso olvidos! Si hoy sientes que alguien se ha molestado contigo, no vayas corriendo a arreglarlo. Para primero con Cristo. Habla con Él lo que ha sucedido, descubre la Verdad... y pídele que ponga las palabras adecuadas en tus labios. Y, ahora sí, ¡adelante! ¡No habrá roto que se resista al Amor! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

miércoles, 15 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.    

¿"CASTIGADAS"?

Dejamos los dos primeros fines de semana de Cuaresma reservados para los jóvenes y, después de haberlos pasado, nos sumergimos de lleno en estos días con los ingredientes que los caracterizan hasta que llegue la Pascua: no hay visitas, no hay Jornadas Monásticas, no comemos carne, sólo cenamos patatas, el sacerdote celebra de morado todos los días, llamadas las necesarias...

-Es que, como estos días estáis castigadas... -llegó a decirme una persona el otro día.

Cuántos "no", ¿verdad? ¡Parece que la Iglesia nos castiga durante 40 días! Y nos entran ganas de huir o, por lo menos, esperar a que llegue la Semana Santa, que parece que está más cerca del final, y unirnos al último sprint, que es "cuando pega" y las calles están un poquito más ambientadas con las procesiones.

Pero... ¿y si le damos la vuelta al "no" y lo convertimos en "SÍ"?:

Sí a centrarnos en el Señor, a llenarnos de Él para poder darle el resto del año en las visitas, en las Jornadas Monásticas, en las llamadas... Sí a darnos cuenta de que todo es secundario menos Cristo, sí a vivir con esperanza, sí a tener un corazón libre para amar, sí a dejar que Cristo nos enamore cada día más, sí a dejar que prepare nuestro corazón para vivir la Pascua en nosotros, sí a descubrirle en los que sufren, sí a parar, sí a dejarnos salvar por Él en nuestra pobreza, sí a experimentar el amor tan grande de todo un Dios que da Su vida por ti, por mí... y es que la Cuaresma te centra en Cristo.

Oh, oh... creo que el castigo... ¡queda levantado!

Esto es lo que nos regala la Iglesia, experimentar todos los "Sí" que lo más profundo de nosotros anhela. La Cuaresma no es muerte, tristeza... la Cuaresma es la alegría de colgarte de la Vida, de Cristo.

Aún estás a tiempo de unirte a vivir estos días desde el "Sí". No te pongas tú los propósitos, pues es probable que queden en ti y se vayan cayendo. Busca a Cristo, para con Él y te hablará al corazón; te dirá todos los "Sí" que necesita de ti para que sea Él quien te llene de vida. Quizás sea que todos los días pares un poco con Él en una iglesia, que ores con el Evangelio del día, que le veas en el enfermo que tienes a tu cargo, que te dejes abrazar por Él en el sacramento de la Reconciliación para que cure tus heridas, que el trabajo no sea tu centro...

Hoy el reto del amor es que le pidas al Señor que te muestre una cosa que quiere de ti para estos días, y que vivas la Cuaresma desde el "Sí". Levántate el castigo y...

VIVE DE CRISTO

martes, 14 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       

¿QUÉ TE QUEMA?

Ya estamos en plena Cuaresma, y en el monasterio, de lunes a sábado, es ayuno y abstinencia. Esto conlleva que llegues a la comida con un hambre enorme, ya que, del café con leche y el trozo de pan del desayuno, hacia media mañana ya no queda ni el recuerdo, y el ritmo de trabajo no disminuye.

Pues bien, llegué a comer y vi que de primero había un puré con una pinta buenísima. No me lo pensé dos veces: me serví y, con todas mis ganas, me metí una gran cucharada en la boca.

En cuanto el puré tocó mi boca me puse super colorada: ¡el puré estaba ardiendo! No sabía qué hacer, si devolverlo a la cuchara o tragármelo... Al final lo retuve en la boca hasta que lo tragué... La consecuencia fue que se me quemó todo el paladar y la lengua, así que el resto de la comida ya no me supo a nada. Pero no sólo ese día, tampoco los dos días siguientes. No notaba los sabores, tan sólo sentía un dolor fuerte en el paladar.

Cuántas veces me pasa que algo me quema por dentro: una mala contestación, una mala cara, una llamada inoportuna... Dentro de mí siento que me quema y me impide poder disfrutar del día en su plenitud.

Pero, si miro a Cristo, Él me da la fuerza para poder acercarme a esa persona que me está quemando y pedirle perdón. Entonces la Paz vuelve a mí, y ya puedo disfrutar del día.

Seguro que hoy tienes a alguien en tu corazón que te está impidiendo poder amar. Hoy quiero invitarte a que te acerques a esa persona. Sé que tu razón va a intentar convencerte de que tú tienes razón, que el otro se lo merece, que no has hecho nada malo... pero en el fondo de tu corazón sabes que no tienes Paz, y es por la falta de perdón y, sobre todo, de Amor.

Hoy el reto del amor es pedirle a Cristo el don del perdón hacia esa persona que te quema. Y después, con Su fuerza, acércate a ella y pídele perdón. Verás cómo tu corazón se libera, y vuelve a amar y disfrutar del día.

VIVE DE CRISTO

lunes, 13 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy María, Anastasia, Marta, Miriam, Magdalena y Silvia nos llevan al Señor. Que pases un feliz día.

SITUACIÓN INESPERADA

Somos 6 adolescentes que hemos ido este fin de semana a las Jornadas Monásticas de las Dominicas de Lerma.

Muchas de nosotras pensábamos que íbamos a pasar hambre, por lo que a algunas se les pasó por la cabeza traer suministros: hamburguesas, chocolate...

Para nuestra sorpresa, cuando llegamos nos encontramos con el Mercadona en la cocina, y hasta el suelo tembló de nuestros saltos de alegría al ver toda la comida que el Señor nos habia proveído, y es que Él es el que nos conoce y sabe lo que nos gusta.

Cuando llegó la hora de comer seguíamos siendo 6, y había comida para 20. Nos daba mucha pena dejar tanta comida, así que acabamos desayunando, almorzando, merendando y de más, macarrones y pizza.

La verdad es que hubo un momento en que sentimos que no podíamos con tanto aunque quisiéramos. Y cuántas veces empezamos un montón de cosas, actividades... con mucha ilusión, pero, a medida que pasa el tiempo, sentimos que se nos agotan las fuerzas. Algunas situaciones en la vida son demasiada carga para nosotros, sentimos que nos sobrepasa. Es entonces cuando necesitamos que el Señor nos ayude y, si sentimos que hemos llenado a tope la mochila de nuestro corazón, Cristo nos enseñará a vaciarla en sus manos. Él nos irá sanando para que nada nos aplaste y podamos seguir disfrutando de todo con ilusión.

Hoy el reto de amor es estar unos minutos con Cristo. Abre tu interior a Él, preséntale tus heridas, lo que te pesa, aquello que se te hace cuesta arriba... ¡Verás que Él te sana y te vacía la mochila para que puedas seguir caminando!

VIVE DE CRISTO

domingo, 12 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       

ARGUMENTACIÓN CONTUNDENTE

A Jubi le encanta jugar. Especialmente le gusta que la persigan, pero, claro, no tenemos tanto aguante como ella... 

Nuestra perrita se presenta estés donde estés, y comienza a dar brincos alrededor, como diciendo "¿Jugamos?". Y, cuando no consigue la respuesta que quiere, cambia de argumentos: te roba algo y sale corriendo. "¿A que ahora sí que me persigues?", parece decir.

Lo impresionante es su capacidad para analizar qué robar exactamente. Si estás trabajando en la huerta, se lleva los guantes. Si estás tendiendo, engancha las pinzas. Y, si estás encendiendo la gloria... ¡hace desaparecer el mechero! Y, ¿quién no la persigue, si se lleva justo lo que necesitas?

Esto me ha recordado un anuncio de flores cuyo eslogan era más o menos: "Ofrécele algo que no sea capaz de rechazar".

Dándole vueltas a esto, he descubierto... ¡que es lo que le hacemos nosotros al Señor!

Pero, ¿qué podríamos ofrecer nosotros, simples criaturas, a Dios Todopoderoso? La respuesta me la dio una oración de la Eucaristía: "Te ofrecemos lo que tú mismo nos has entregado: tu Hijo, Jesucristo".

Nuestro Padre nos ama tanto, que ha puesto en nuestras manos lo que aceptará siempre: ¡su propio Hijo!

Como nos narran los Evangelios, Jesús oraba: «Te doy gracias, Padre, porque sé que tú siempre me escuchas...» Tal vez tú también lo sientas así, o tal vez no, pero, al ofrecer a Cristo en la Eucaristía, ¡tenemos la certeza de que el Padre nos escucha!

Cristo mismo te invita a dejar sobre el altar todo lo que llevas en tu corazón: lo que te pesa, lo que te alegra, preocupaciones, sueños... En la Misa vamos al Padre de la mano de Jesús: ¡sabemos que no puede resistirse! Esto sí que es argumentación contundente...

Hoy el reto del amor es llegar 5 minutos antes a la Eucaristía. Siéntate lo más cerca del Señor que puedas y aprovecha para poner sobre el altar todo lo que llevas en tu corazón, todo sobre lo que necesitas sentir la mirada amorosa del Padre. Te aseguro que hoy no será "una Eucaristía"... ¡hoy es "tu Eucaristía"! ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO