Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 9 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
NECESITÁBAMOS COSTURERA

Hoy es el cumpleaños de sor Inés. Y, como ya hemos contado alguna vez, cada monja tiene a otra por compañera. Esto quiere decir que, durante un año, la una ora por la otra, y se preparan los regalos de los cumpleaños mutuamente.

Pero aquí no tenemos tienda, sino que, lo que hacemos, lo hacemos con las manos. Es muy curioso y divertido, porque se despierta la mente para innovar; pero, a la vez, te das cuenta de la necesidad del Señor para tocar su corazón, ya que sólo Él te puede iluminar cómo hacer para sorprenderla de verdad.

En el Novi, los regalos los hacemos entre todas, y así nos ayudamos y llegamos mucho más lejos juntas. Pero había uno que sabíamos que nosotras no podíamos hacer. Inés es sacristana, y le queríamos hacer un camino de mesa, pero eso de la costura... no se nos da nada bien.

Sin embargo, no fue impedimento, porque sor Puri (la más mayor de la Comunidad), es un genio con la costura, y lo hace genial. Así que fuimos a pedirle ayuda. El problema era que... no teníamos mucho tiempo.

Ella nos miró con cara alegre y nos dijo: "Para mañana, ¿no?" ¡Cómo nos conoce!

Me impactó mucho su forma de prestarse. No tuvimos que convencerla, sino que se mostró dispuesta a hacerlo aunque fuera para antes de ayer.

Y, efectivamente, al día siguiente se presentó con el encargo.

Luego, dándole vueltas, he ido viendo que, en realidad, hay mucho más que sólo un 'hacer un encargo'. Cuánto aprendo de nuestros mayores.

En realidad, lo que hay detrás de cada gesto, de cada ayuda, es la vida que quieras dar, lo que estás dispuesto a entregarte.

Ella lo tenía fácil para decirnos que se lo pidiéramos a otra hermana; sin embargo, se prestó, y con alegría y prontitud.

Y es que, a la hora de entregarse a los demás, no hay edades, pues todos tenemos algo que dar. El tema está en queramos darnos.

Dios, que sabía hasta qué punto éramos impotentes para amar y para salir de nosotros mismos, nos envió a Cristo para tuviéramos vida en Él, y así, habiéndolo recibido todo de Él pudiéramos también nosotros darnos a los demás.

Hoy el reto del Amor es ofrecerte para ayudar. Hoy, cuando surja algo que tú puedas hacer, no dudes en ofrecerte, deja al corazón rienda suelta para amar. Y descubrirás que tienes vida, porque sólo puede dar vida aquel que la tiene.

VIVE DE CRISTO

viernes, 8 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica (Celia) nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
ESCAPADAS

No sé qué les pasa a las tortugas: últimamente están muy rebeldes, saliéndose continuamente de su recinto. Pero lo más impresionante es que, cuando se salen, las encontramos en la puerta del Oratorio. ¿Qué tendrá esa habitación que hasta las tortugas se dirigen hacia allí? El Noviciado es grande, se podrían ir a la zona de las celdas, por la sala... pero no, siempre terminan en el Oratorio.

Esto me confirma la frase de san Agustín: "Nos hiciste, Señor, para Ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti".

Hoy puede que tú tengas el corazón inquieto, que todo te sale mal, o, al contrario, que todo va bien pero no acabas de descansar en tu interior.  

Cristo es ese descanso que buscas. Es un descanso en el que el corazón está en paz. No es una paz de ausencia de problemas o de pobrezas, es una paz del corazón que sabe que esas pobrezas son amadas por Alguien y que en esos problemas hay Alguien que te sustenta.

Puede que sientas que quieres escapar como las tortugas o que el sitio en el que estás no es el tuyo. Si te sientes así, te invito que, como ellas, vayas a la Vida, vayas a donde puedes encontrar sentido.

Hoy el reto es descansar en Él, para todo lo que estés haciendo y entrégale el día, entrégale tus problemas para que tu corazón pueda descansar.

VIVE DE CRISTO

jueves, 7 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
AIRES DE GRANDEZA...

Ayer fui a por un hábito limpio, y estaban colgadas las túnicas separadas de los escapularios. Mi escapulario no está marcado y, en cuanto encontré el "no marcado", salí corriendo a vestirme.

Tuvimos una visita y, seguido, Vísperas. Al rezar el Gloria nos inclinamos hacia adelante, y eso me permitió tener una vista aérea de mí misma de cintura para abajo, descubriendo que el escapulario sobresalía descaradamente respecto a la túnica (cuando, en realidad, tiene que ser más corto) Casi casi hacía de alfombra. Pero... ¡¿qué había pasado?! ¿De quién era? No sabía dónde meterme, pues la equivocación era obvia.

Nada más terminar Vísperas, salí disparada a resolver la confusión y vi que en uno de los laterales había una "V" cosida... que responde a 'Verónica', respecto a quien, en lo que a tamaño se refiere, estoy "un poco" descompensada tirando para abajo.

Cuántas veces nos ponemos un escapulario más largo de lo que somos nosotros, un escapulario por el que pensamos que somos más altos que los demás: la "perfección" con la que vivimos, las destrezas que tenernos, la competitividad, lo desenvueltos que somos, hasta la religiosidad que supera... Y, de repente, vemos que el escapulario nos arrastra, que nuestra pobreza no levanta ni un palmo lo que creemos ser.

Cristo te ama con tu túnica y escapulario a medida; ni más largo, ni más corto, pues es Él el que ha bordado tu nombre. No quiere que busques otros de mayor o menor talla porque te creas mejor o peor. Quiere que vivas de Él, que vivas desde el Amor en aquello que te pone entre manos, y así iras creciendo por dentro, iras creciendo de verdad, y serás feliz con tu escapulario.

Hoy el reto del amor es que, en aquello que sientes competir, pares antes de empezar, y la hagas sólo por Amor. Deja el escapulario largo, y descubre la alegría y la plenitud de vivir en ti y con Cristo desde el amor.

VIVE DE CIRSTO

miércoles, 6 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
COCINITAS EN APUROS

Joane y yo nos habíamos quedado solas haciendo tortillas de patata. Llegaba la prueba final: darles la vuelta.

-Yo he visto que utilizan estas tapaderas, que se agarran muy bien con el asa -comenté. La cogí muy lanzada. Pero fui al fregadero, por si acaso.

¡Zas! ¡Perfecto!

Ahora, de la tapadera a la sartén. ¡Zas!, y media tortilla acabó entre los cacharros sucios.

-A ver yo... -suspiró Joane.

¡Plof!

Por alguna extraña razón, la tortilla se despanzurró en la tapadera.

-Esta vez, -comente mirando mi segunda tortilla- a lo profesional. La lanzaré al aire.

¡Fiiiuuuu!

Contra todo pronóstico, salió bien, pero al caer en la sartén, la tortilla explotó.

Tras un par de intentos, y tras dejar la cocina como si hubiese pasado Atila con todo su ejército...

-¡Chica, voy a hacerlo como mi madre! -exclamó Joane. Y fue a por un plato.

Desde ese momento, ¡nos salieron estupendas! Habría sido todo un éxito de no ser por el rato que nos pasamos después limpiando...

Ahora, en la oración, sólo me salía darle gracias al Señor. Y es que es Él quien nos ha enseñado a no quedarnos caídos. A todos nos gustaría acertar a la primera, no fallar nunca... Sin embargo, Cristo sabe que somos barro, ¡cuenta con nuestras caídas! Lo único que te pide es que no te quedes en el suelo. Él te está tendiendo la mano para levantarte, y volverlo a intentar por caminos nuevos. ¡Jesucristo quiere sacar tu mejor versión!

Hoy el reto del amor es levantarse. Si a lo largo de la jornada sientes que la tortilla de tu día se desmonta, no te quedes caído: agarra la mano de Cristo, pregúntale cómo hacerlo y vuelve a intentarlo. Él te irá dando los instrumentos para dar la vuelta a tu tortilla con suavidad, desde el amor.

Y, bueno, hoy en el Novi estamos de fiesta: ¡es el cumpleaños de sor Verónica! Te invito a que hoy hagas una oración especial por ella, nuestra querida novicia-retera. ¡Que Él siga enamorando cada día su corazón! ¡Muchas felicidades!

¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

martes, 5 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
TODOS SOMOS “RUPERTAS”

Ayer tuvimos una visita y, al llegar, vimos que habían dejado en el poyete que separa las dos partes del locutorio una cosa redonda verde, grande… ¡tenía verrugas! Estaba cuidadosamente envuelta en papel transparente y con un gran lazo.

A medida que nos acercábamos, todas íbamos centrando nuestra atención en la alienígena que nos visitaba. Hasta que nuestros amigos murcianos nos dijeron:

-¡Es una Ruperta, una calabaza!, es típica de nuestra tierra. Además os hemos traído dos recetas que se pueden hacer con ella y salen deliciosas.

Observamos el papel, cuidadosamente escrito a mano. Después nos describieron cómo por dentro son amarillas, dulces, con una suave textura.

¿Cuántas veces te miras a ti mismo como si fueses una Ruperta? ¿Cuántas veces sólo ves tus verrugas verdes y no dejas que te descubran? El Señor te ha soñado, Él te ha creado así por un motivo. Él sabe que eres parte de una deliciosa receta junto a todos los ingredientes que te rodean, Él la ha escrito de su puño y letra: ¡cuenta contigo!

Hoy el reto del amor es que aportes los dones que te ha regalado el Señor en un momento concreto que seguro hoy se te presentará. Deja que, como nosotras hicimos ayer, descubran tu dulce, suave y sorprendente textura. Y es que, en realidad… todos somos rupertas con verrugas, frutas imperfectas amadas por Él.

VIVE DE CRISTO

lunes, 4 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
EL POZO QUE DA VIDA

El pozo de nuestro claustro está precioso. Cuando se hizo la obra, se dejó preparado un pequeño espacio a los pies del brocal para colocar ahí unas plantas. Es como una jardinera que bordea todo el pozo.

Después, se plantaron varios tipos de plantas y, como pasamos por ahí de continuo, se puede ir observando el crecimiento y los estirones que van dando.

Hay unos jazmínes que me encantan, pues han crecido mucho desde que los plantaron, y ésta es una planta trepadora, que ha ido subiendo por el brocal, engarzándose en los hierros y, semana tras semana, ya va llegando hasta la polea.

También hay otro tipo de planta, el incienso. Ésta no es precisamente trepadora, sino que es rastrera: se arrastra por la tierra alargando sus tallos, invadiendo el espacio de otras plantas, o también los deja caer hacia fuera de la jardinera. De vez en cuando una monja tiene que volver a reconducir los tallos, pues crecen con mucha facilidad, pero siempre en dirección contraria al pozo.

También me he dado cuenta de que hay otras que no habían llamado mi atención. Son unos helechos que no han crecido prácticamente nada, parece una planta tibia, que sigue igual que estaba.

Este pozo es Cristo, y todos nosotros somos las plantas de alrededor.

Muchas veces, antes de encontrarme con Cristo, estuve como nuestro helecho. Sí, muy cerca de Él, sabía que existía, pero no le conocía personalmente. Por eso todo era más bien tibio. Cuando te encuentras con Él, la vida cobra otro color, descubres que, poniéndole a Él en el centro, creces, y ves todo y a todos con ojos distintos.  

Sin embrago, algunos días me encuentro como el incienso, deseando crecer, no quedarme parada, pero siguiendo más mis planes o mi individualismo que lo que Él realmente me está pidiendo y, claro, eso me llevan en dirección contraria.

Quisiera ser como el jazmín, creciendo poco a poco, pero bien engarzada en Él. Echará flores que huelen genial, y otras veces se las verás más secas, pero permanece bien enganchada al que le da la Vida.

Hoy el reto del Amor es poner a Cristo en el centro de tu vida. ¿Con qué planta te ves más reflejado? No importa con cuál sea, porque seguro que tu deseo es ser como el jazmín. Por ello, hoy tan sólo entrégale al Señor tu vida, vuelve a entregarle tu dejadez y la apatía de pensar que Cristo no puede hacer nada por ti. O quizás tengas que entregarle lo que te preocupa, o tu forma de hacer las cosas que te separa de la comunidad. Y déjate sorprender. Descubrirás que siempre hubo una Mano que regaba tu suelo aunque tú no supieras que estaba ahí.

VIVE DE CRISTO

domingo, 3 de julio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
SERVIR SIN RUIDO

El martes tuvimos retiro con David, un sacerdote de Vitoria que lleva ordenado dos años. Le conocemos desde hace mucho tiempo, es parte de nuestra Comunidad.

La verdad es que fue una gozada escucharle y ver cómo su corazón vibra con el Señor; tiene un don especial para la confesión.

Pues bien, como iba a hacer noche, la Madre Priora nos encargó prepararle la casita donde iba a dormir. Estuvimos Israel y yo, lo dejamos todo a punto, pero vimos que la cuerda de la persiana del salón estaba apunto de romperse. Sin embargo, ya no nos daba tiempo de arreglarla.

Ayer volvimos para limpiar de nuevo.

-¡Uy va! -exclamó Israel- ¿Así que al final llegaste a cambiar la cuerda?

-No -respondí yo extrañada.

David había cambiado la cuerda de la persiana. Pero no sólo la cambió, tuvo que bajar a comprar una cuerda nueva, desmontó la persiana encima de la mesa y volvió a colocarlo todo como si no hubiese pasado nada.

A las dos nos ha botado el corazón, nos hemos encontrado con un gesto de amor hecho desde el silencio, ya que David en ningún momento nos dijo nada, lo ha hecho y sólo Cristo lo sabía. Si no hubiera sido porque habíamos visto el mal estado de la cuerda antes de su llegada, no nos habríamos dado cuenta.

Cuántas veces hacemos las cosas para que nos vean, para que nos lo reconozcan. Y Jesús nos dice que la sabiduría está en servir sin ruido, que pongamos nuestros dones al servicio de los demás, pero que no se enteren, que sólo les llegue la cuerda de la persiana nueva.

Mi corazón, ante este gesto de amor, pudo ver al Señor detrás. Me di cuenta de que a un corazón enamorado no se le pasan los detalles pequeños, que está en lo más delicado. Es impresionante, porque Jesús da su vida por ti, por todo lo que no entiendes, por todo lo que está roto en tu vida. Él, con su sangre en la cruz, pone una cuerda nueva a tu persiana para que, con la resurrección, tú puedas abrirte al amor.

Hoy el reto del amor es hacer un gesto de amor pero que nadie se entere, que sólo Cristo lo vea y, cuando lo hagas, mira al cielo y dale gracias.

Te deseo un feliz domingo.

VIVE DE CRISTO