Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 14 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CHICHÓN EN LA CABEZA

Estábamos ventilando la sala de trabajo, por lo que estaban la puerta y las ventanas abiertas de par en par. Pero a Jubi le encanta esa sala, y sobre todo las papeleras, así que Sión ideó una "puerta corredera" improvisada con una mesa sin patas para que Jubi no se colase y poder ventilar sin problema.

Bajé con prisa a la sala y me encontré el obstáculo de la mesa (en ese momento no sabía que era corredera). Vi que al otro lado había una silla sujetándola, así que levanté una pierna, levanté la otra, y salté por encima. Ya estaba dentro de la sala, pero subida a una silla. En ese momento Sión me dijo desde el otro lado de la puerta que se podía correr a un lado para pasar. Yo, impresionada, me giré para mirar el invento y, ¡¡pum!! Me dí en toda la cabeza con el dintel de la puerta. Al principio no parecía mucho, pero al cabo de un rato empezó el dolor de cabeza.

Cuántas veces vemos un objetivo claro en la vida: entrar en la sala de abajo. Y no nos importa lo que se nos ponga por delante: proyectos, personas, acontecimientos... todo eso no es importante con tal de conseguir el objetivo. Cuando nos obcecamos en una cosa, no vivimos el resto de ellas; con las personas estás más distante, incluso a veces te molestan para conseguir eso que te has propuesto, y en las distintas situaciones de la vida sobrevives como puedes porque tu cabeza está en otra cosa.

Pero Cristo quiere que vivas en el presente, que disfrutes en el hoy. Él, sabiendo que su hora estaba cerca, no dejó nunca de amar a los demás, les atendía, seguía haciendo milagros, les sanaba.

Puede que tú estés en esta situación en la que te han dicho más de una vez: "¿Pero dónde tienes la cabeza? Parece que estás a otra cosa."

Si hoy te está absorbiendo toda tu atención, todo tu ser... ese proyecto, y no te deja centrarte en el hoy porque siempre tienes la cabeza en el futuro, te invito a mirar a Cristo.

Hoy el reto del amor es que le entregues ese proyecto. Esto no quiere decir que no se vaya a realizar, simplemente entrégale el control, pídele no adelantarte y vivir el presente. Él te va a regalar la alegría del hoy. ¡Estate atento de que la puerta es corredera!, sino quieres terminar con un chichón en la cabeza...

VIVE DE CRISTO

viernes, 13 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¡A COMER DE LADO!

Ayer por la mañana fuimos al dentista porque nos tenían que hacer un empaste. Todo fue muy bien, rápido, no sentimos nada, volvimos al monasterio a mitad de mañana y... llegó la hora de la comida.

De primero había puré. Hambrienta, zambullí la cuchara, la elevé dispuesta a metérmela en la boca y... oh, oh... Creo que apenas pude saborear dos gotas, pues todo lo demás volvió al plato por el mismo camino. ¡Se me caía! Aún no se había ido la anestesia y no podía controlar los movimientos. Qué torpeza, qué impotencia. Levanté la cabeza y vi que Lety estaba en la misma situación. Al encontrarse las miradas nos empezamos a reír, y seguimos comiendo poniendo la cuchara de lado.

En muchos momentos nos sentimos débiles, torpes... ¡se nos cae el puré y es incontrolable! Ya no somos lo que éramos, los becarios en el trabajo nos dan mil vueltas, nuestros hijos hablan en un idioma que nos hace estar desfasados, físicamente no tiramos igual y tendemos a resistirnos, pero... ¿por qué no aprender a comer de lado?

Jesús nos mostró que no tenemos que ser perfectos, ni dar siempre la talla de un 10, sino que no pasa nada por que vivas comiendo de lado, a fin y al cabo... el puré entra igual, ¿no? Llegamos al mismo fin, pero cada uno desde su circunstancia. Jesús se hace todo para todos. Hoy Jesús es para ti.

Hoy el reto del amor es que des gracias por esa limitación que en este momento tienes y pídele al Señor aprender a comer de lado, porque Él quiere mostrarte que el puré sigue siendo para ti, pero de una forma nueva.

VIVE DE CRISTO

jueves, 12 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CON CUIDADITO Y SUAVIDAD

Ayer estaba regando las plantas de la sala. Para ello, me bajo un cubo lleno de agua y sumerjo los tiestos. ¡Así las orquídeas me están durando más que nunca!

Al terminar el proceso, cogí el cubo y salí a la huerta. En ese momento descubrí que llevaba las deportivas limpias, la bata recién lavada... y hacía un frío siberiano de categoría.

"No puedo mojarme...", pensé.

Traté de lanzar el agua lejos de mí. Pero, ¡zas!, la base del cubo se me resbaló de la mano, el cubo se balanceó en el asa que aún tenía agarrada y, tras un giro de 180º, disfruté de un segundo bautismo casi por inmersión. ¡No hay nada peor que ir con miedo!

Pero... ¿quién no ha sentido miedo alguna vez? Ante un nuevo puesto de trabajo, una situación desconocida o, simplemente, por un comentario... ¡el miedo llega cuando menos lo esperas!

Dando vueltas a esto, he descubierto que en el Evangelio el Señor nos invita a "no tener miedo": es lo que le dice el ángel a María, a José, a los pastores... es lo que dice Jesús a los discípulos y lo que escuchan las mujeres en la Resurrección.

No podemos elegir el sentir miedo o no; pero podemos decidir entre quedarnos paralizados o dar un salto de confianza, mirar a Cristo sabiendo que Él es quien lleva nuestra barca: ¡llegaremos a buen puerto, aunque haya olas por el camino!

Hoy el reto del amor es aprovechar el miedo para mirar a Cristo. Te invito a que, si hoy algo acelera un poco tu corazón, te des un minuto para mirar al Señor. Para con Él y pregúntale cómo afrontarlo. ¡Vívelo con Él, siente su Mano sosteniendo la tuya! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

miércoles, 11 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HASTA EL FINAL

Normalmente solemos escuchar alguna charla o música cristiana mientras estamos con trabajos mecánicos, ya que te alimenta y te mantiene en la presencia del Señor.

Ayer por la mañana quise ponerme una charla mientras hacía un trabajo manual. Algo tan sencillo como conectar el MP3 y poner el casco en la oreja se comenzó a complicar por momentos: ¡el MP3 resultó estar sin batería!

Pensando otra alternativa, me llevé un altavoz que me habían regalado, pero, al ir a ponerlo, descubrí que no tenía entrada para cascos, y no quería ponerlo en alto para no molestar a las demás.

Finalmente, decidí coger un reproductor. Lo enchufé pero, al ir a poner los cascos, me di cuenta de que estaban rotos...

Ya medio desesperada por el tiempo que se me había ido con tanta peripecia, pensé en dejarlo. Pero entonces me vio Lety e, intuyendo lo que me ocurría, sacó sus cascos del bolsillo y me preguntó: "¿Quieres utilizar los míos?". Al ponerlos, todo funcionó genial y estuve feliz escuchando la charla.

Muchas veces nos ocurre que dejamos un bien a medias, nos quedamos por el camino sin llegar a completarlo por la cantidad de tropiezos que parece que nos impiden llevarlo a cabo. Eso es lo que pretende el mal: que desesperes a medio camino y tú mismo abandones. Sin embargo, el mal está vencido en la cruz de Cristo, y Él es nuestra esperanza de que siempre hay un paso más que dar. Él es la fuerza que necesitas hoy para no desesperar y dejarlo a medias.

Hoy el reto del Amor es caminar. No abras la puerta a la desesperanza sino a la confianza. Y el fruto que encontrarás será la felicidad.

VIVE DE CRISTO

martes, 10 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       

¿TE DEJAS DESGRANAR?

En esta época del año hay una fruta típica que me encanta: la granada.

Antes de entrar en el convento ya me gustaba, así que ahora mis padres, cada vez que vienen de visita, se traen su bolsa de granadas.

La granada es una fruta que, al verla por fuera, su cascara dura da la sensación de ser impenetrable y áspera. Una vez abierta, consta de dos partes: el grano y una piel amarilla, que es lo que une los granos entre sí. Esta piel amarilla es lo más amargo que te puedes imaginar. Así que tienes que conseguir comerte sólo el grano, que está buenísimo.

Pues el otro día, estando de cocina, la procuradora me trajo una granada para la comida. Me dijo:
-Pélala y mézclala con la escarola. 

Yo empecé a desgranar la granada, y me daba cuenta de lo difícil que era soltar las seguridades donde estaba agarrada.

Me miré las manos manchadas y me di cuenta de que en mi vida tengo que dejar que Cristo entre hasta dentro y, poco a poco, vaya soltando todas las seguridades, para que quede sólo el grano limpio, y pueda ser comido. Es muy difícil darte a los demás si antes no te has dejado construir por el Señor.

El Señor quiere entrar en tu vida de una manera suave y, poco a poco, ir ordenando todo lo que está fuera de lugar, ir sanando todo lo que está mal, ir dando luz donde hay oscuridad para que así, todo lo bueno que hay en tu interior brille con fuerza, y puedas entregarte a las personas. Cristo no te va a quitar nada y te lo va a dar todo. No tengas miedo de dejar que Cristo entre hasta el fondo. Te aseguro que vas a salir ganando. Él, poco a poco, te va a ir dando sus sentimientos, y es una gozada poder tener los sentimientos de Cristo.

Hoy el reto del amor es dejar que alguien se cuele en tu día; es decir, cede el paso en un semáforo a una persona, deja que alguien te adelante, en la carnicería deja pasar a alguien delante de tu turno... déjate desgranar por las personas.

VIVE DE CRISTO

lunes, 9 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.    

NO TE QUEMES

Ayer estábamos preparando el desayuno: bandeja con la mermelada, pan en el horno, calentar café y... leche en el fuego. Nada de microondas; se enciende el gas, fuego a tope (pues el tiempo es breve), y, ¡a calentar leche para las 16! El único cuidado que hay que tener es que el tiempo no se pase y no se desborde la leche (cosa que nos pasa un día sí y otro también).

Ayer fue diferente: puse le leche en el fuego, me giré un momento a por el café y, al volver a darme la vuelta, vi que asomaba por debajo de la cazuela el borde de algo de paja que empezaba a desprender humo por todos los sitios... Apagué corriendo el fuego, levanté la cazuela y... Oh, oh... Al coger la cazuela de la encimara, me había llevado con ella el salvamanteles de paja sobre el que reposaba.

Ahora estaba calcinado... aunque lo sacamos a tiempo, antes de que aquello se convirtiese en una auténtica antorcha olímpica.

Cuántas veces intentamos ser ese salvamanteles de paja. Vemos a alguien que quema por las circunstancias que tiene, por su situación... nos ponemos debajo, en la encimera, para que no queme al resto; nos adherimos para que él mismo no se queme, y terminamos quemándonos nosotros. Salimos en llamas, saturados, cansados, con impotencia... A cuántas cazuelas nos gustaría frenar cuando les quema la tristeza o las dificultades, les damos consejos, les ayudamos... y, al final... salimos en llamas sin poder hacer nada.

Seguro que tienes a alguien a tu lado que te preocupa, alguien a quien estás intentando ayudar, pero sientes que no llegas, que todo te quema y no lo puedes evitar. ¿En qué posición estás? ¿En la del salvamanteles?

Cristo es el primer interesado en la Felicidad de esa persona, y te necesita, pero no evitándole el fuego. Te necesita al lado, orando para que la cazuela quite la tapa, abra su corazón y se pueda llenar de los ingredientes que le ayudarán a convivir con el fuego. Aceite en forma de confianza, sal en forma de amor... y así, de las dificultades saldrá el cocido que menos puedas imaginar. Es Cristo el que va a dar sentido a todo sin que tengan que cambiar las circunstancias.

Hoy el reto del amor es que, antes de actuar, ores por esa persona que te preocupa y, desde Él, ten ese detalle que necesita: escucha, consejo, un abrazo... o, simplemente, permanecer a su lado en silencio. Confía en que Cristo está vivo, sólo necesita que abramos el corazón.

VIVE DE CRISTO

domingo, 8 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL LUGAR EXACTO

Últimamente estoy un poco exagerada con eso de ventilar la celda. Dicen que es un medio eficaz para evitar catarros... así que nada, hay que probarlo.

Justo antes de la siesta abrí la ventana en lo que iba a lavarme los dientes. Sin embargo, al volver, mi celda se había transformado en una reproducción en miniatura del monte Sinaí un minuto antes de que apareciese Yahvé: "nubes densas y espesos nubarrones"... Sí, sí, tal cual. Toda entera llena de humo.

-¡¿Pero qué es esto?!

Me asomé a la ventana, y casi muero ahogada... ¡de risa!

¿Recuerdas el callejón que hemos arreglado? ¿Te acuerdas de la estufa de leña que hemos puesto? Pues la salida de humo la tiene... ¡justo debajo de mi ventana! ¡Qué puntería!

La verdad es que creo que así es como actúa Cristo con nosotros. Como la chimenea, se ha puesto debajo de nuestra ventana: es tan grande que ha sido capaz de hacerse pequeño, ¡hasta el punto de ir hoy a bautizarse como uno más! Él, libre de todo pecado, se abaja para santificarnos. La posición es perfecta; su humo, constante... ¡no tiene pérdida! Sólo necesita que abramos la ventana de nuestro corazón para llenarlo todo.

Hoy el reto del amor es dejar abierta la ventana de tu corazón. Te invito a que busques un Sagrario y te sientes un momento cerca de Él para decirle: "¡Aprovecha, Señor, que estoy a tiro!". Llénate de su amor, ¡y mantén la ventana abierta! Si hoy alguien se acerca a ti a pedirte ayuda, regálale ese rato, ¡haz que se sienta acogida! Si alguna vez encontró una puerta cerrada, ¡deja que Cristo hoy le regale una ventana abierta! ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO