Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 22 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
ETIQUETA COMPLETA

Ayer nos regalaron una máquina un tanto curiosa: no sólo hacía una cosa, sino tres en una.

Lo primero que hace es cortar el papel con forma de etiqueta, luego perfora un agujerito en el centro exacto, y, finalmente, la tercera función es poner un remache de donde puedes colgar lo que quieras.

Al verla funcionar me di cuenta de que así a veces es nuestra fe. Nuestro Dios nos lo da todo, nos da tres en uno, pero nosotros solemos quedarnos sólo con parte.

A veces nos quedamos en la etiqueta, y nos conformamos con creer en Dios, ser buenos y...

A veces, además de creer en Dios, dejamos que sea el centro de nuestra vida, ese agujerito del que puede colgar toda la etiqueta: entramos en la Iglesia, practicamos, vamos a misa los domingos, hacemos actos de caridad...

Pero lo más impresionante está al final: dejarte poner el remache, dejar a Cristo tomar las riendas de tu historia, dejarte salvar por Él, y, desde Él, vivir. Él es quien llena tu corazón de amor, alegría... para que puedas cuidar de todos los que se cuelguen de tu etiqueta. Sostenida por Él, sabes que tu etiqueta no se va a romper: ¡Cristo es tu fortaleza!

Yo me quedo con la maquina completa, y quiero que el Señor la use en mi vida de una manera total. Para que, de ese remache, pueda colgar una cuerda, y quien lo necesite se cuelgue y le pueda ayudar.

Hoy el reto del amor es parar un minuto y ver que en tus manos está la maquina. ¿Con qué parte te quedas? ¿Con la etiqueta, con la etiqueta perforada, o con la etiqueta perforada y remachada?

Deja que Cristo sea tres en uno en tu vida.

VIVE DE CRISTO

jueves, 20 de octubre de 2016

Rayos de Fe

Los ángeles.
Dios creó un número inmenso de ángeles, que son espíritus puros que tienen inteligencia y voluntad.
Dios ha hecho todo bueno, pues de sus manos nunca puede salir nada imperfecto ni malo. Pero una parte de los ángeles se rebelaron y, capitaneados por Lucifer, quisieron ser superiores a Dios, y así se convirtieron en demonios horribles.
Tanto los ángeles buenos y fieles a Dios, como los ángeles malos o demonios, tienen poder sobre la naturaleza humana. Por eso tenemos que invocar frecuentemente la ayuda de los ángeles buenos, y tomar las armas espirituales para defendernos de los ángeles malos, de los demonios.
Los hombres estamos inmersos en una lucha que nos supera inmensamente. Cielo e infierno están enfrentados, y nosotros estamos en medio e implicados en esta lucha sempiterna. También cada uno de nosotros debe contribuir a uno de los dos bandos. Cuando hacemos el bien y vivimos en gracia de Dios, estamos contribuyendo al ejército de Dios; cuando hacemos el mal y cometemos el pecado, nos pasamos al bando de Lucifer, de Satanás, y traicionamos a Dios.
Por eso nuestra verdadera lucha no es contra seres de carne y sangre, sino contra los demonios y contra el pecado, porque el verdadero enemigo nuestro es el pecado, que nos mata el alma y nos entrega en manos del Maligno enemigo.
Digamos, entonces, como decían los santos: “Morir, antes que pecar”, y tratemos de cumplirlo, porque si decimos que servimos a Dios pero vivimos en pecado mortal, entonces no estamos sirviendo a Dios, sino al diablo. Ya lo dice Jesús en el Evangelio: “El que no recoge conmigo, desparrama”.

Entonces, a partir de hoy, tengamos una mirada llena de fe, sabiendo que no estamos solos en este mundo, sino que hay espíritus, buenos y malos, que nos rodean. Unos quieren nuestra salvación y luchan a nuestro lado, especialmente el Ángel Custodio que cada hombre tiene como compañía y defensa; y los otros, los espíritus malos o demonios, buscan nuestro mal y nos odian infinitamente. Entonces estemos atentos y miremos este mundo con los ojos de la fe, porque la mejor arma y táctica de los demonios es justamente hacer creer que ellos no existen, y que la cosa no es para tanto. Así que ¡atención, vigilancia y oración!

Mensaje a los Jóvenes héroes

La pureza.
En la juventud es generalmente cuando más cuesta guardar la virtud de la pureza, porque el cuerpo está en su plenitud y la sangre corre veloz por las venas.
Si a esto le sumamos que en el mundo de hoy se exalta la impureza por todos los medios de comunicación, entonces podemos comprender la situación difícil en que se encuentran los jóvenes de hoy.
Por eso es tiempo de combatir. Si caemos, no hay que quedarse en el suelo, sino volver a levantarse con una sincera confesión y acostumbrarse a hacer pequeños sacrificios, pequeñas renuncias, para ir habituándose a renunciar a sí mismo.
El tiempo de la juventud es tiempo de heroísmos, y el mayor heroísmo está en el combate que debemos entablar contra nosotros mismos, contra nuestras pasiones, y contra el demonio que excita esas pasiones.

Y lo primero que debemos controlar son los ojos, las miradas. Si no nos acostumbramos a dominar y refrenar nuestras miradas, entonces seremos fácilmente abatidos. Hay que dejar de mirar televisión, hay que andar con mucha prudencia por Internet, hay que apartar los ojos de las personas vestidas indecentemente o provocativas. Al principio será casi imposible hacerlo, pero con la práctica y la perseverancia, más la ayuda de la gracia y siendo perseverantes en la oración, lograremos un control sobre nuestras miradas, y conservaremos la pureza, ya que la tentación entra por los ojos.

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
ATRACO A MANO ARMADA

Jubi ha desarrollado una nueva habilidad. Cuando ve a una monja paseando y merendando, se coloca frente a ella, se pone de pie poniendo las patitas delanteras sobre la tripa de quien sea para frenar su marcha y, sencillamente, se queda en silencio, mirando, no al bocata, ¡sino a los ojos de la monja! Y, para rematar el asunto, pone cara de "Llevo tres semanas sin comer... ¿no me darás ni una migaja de tu bocadillo?"

-¡Así no se puede! -se quejaba la Priora- ¡Es que no hace nada! Ni salta, ni ladra... ¡sólo mira a los ojos! ¿Y quién resiste eso?

Ya respondo yo: nadie. Sinceramente, no sé cuántas veces al día merienda nuestra perrita...

Parece que el "arma" de nuestra mascota es infalible... ¡incluso con el Señor! Sí, sí, porque estaba yo leyendo la Biblia, ¡y fíjate qué versículo me ha salido!:

«Me has robado el corazón, hermana y novia mía, me has robado el corazón con una sola mirada» (Ct 4, 9)

El Señor no tiene problema en mostrar "su debilidad": ¡nosotros!

¿Cuándo fue la última vez que miraste un buen rato al Señor a los ojos? Te aseguro que, como nuestra perrita, conseguirás mucho más que una simple migaja... ¡Nos entrega todo su corazón! ¡Cristo no tiene medida para amarnos! ¡Es que no puede resistirse a una simple mirada de cariño!

Hoy el reto del amor es buscar un Sagrario. Entra en una iglesia, siéntate lo más cerca que puedas del Señor, y mírale. No apartes los ojos, dedícale unos minutos, ¡y disfruta sabiendo que todo el amor de su corazón es para ti! Hoy te invito a que, a todos los que saludes, les mires a los ojos: ¡que tu mirada hoy trasmita cariño! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO
  

miércoles, 19 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
¿DESDE DÓNDE VES TU CRISTAL?

Todos los días subimos por la misma escalera para ir al Noviciado; después del primer tramo, hay una ventana a la que, en esta época del año, a primera hora, el sol le da de pleno.

Al darle el sol de frente, se ve cada mota de polvo que en ella descansa, cada gota de lluvia seca. Me quedé mirando todas las manchas en el cristal que se suponía estaba recién limpio. Fui corriendo a ver otra ventana y el panorama era el mismo: manchas, polvo...

Y el sol al otro lado... imaginé también qué se vería desde el lado del sol. ¿Verá la suciedad en el cristal el sol? El sol no la ve, se ve él reflejado, su luz es más fuerte que la suciedad y te va mirando a ti desde el otro lado.

Así caí en la cuenta de que, cuando quieres vivir de Cristo, vivir desde el amor, hay dos perspectivas:

Una es posicionarte delante de la ventana en la que quieres ver el Sol, vivir de Cristo, pero te quedas en las manchas de tu cristal: en los momentos en que quieres amar y no llegas, en tus contestaciones, en tus egoísmos... no alcanzas tus propósitos de "santidad", las repetidas motas de polvo que caen sobre ti te hunden, te aplastan hasta llegar a "machacarte" por la suciedad que ves y no consigues destruir. Puedes llegar a anhelar ser como otros, en los que crees ver cristales impolutos. Quieres hacer lo mejor, pero no llegas a tus metas.

La otra es mirar desde el Sol. Mirarte desde los ojos de Dios, desde los ojos de Cristo. Contemplar cómo Él te ha soñado, te ha creado, te ama tal y como eres. Un Dios que alumbra tu cristal, pero no para que te hundas. Quiere que sepas que en tu debilidad Él se hace fuerte, Él está ahí, quiere que dejes en Él todos los momentos en que te sientes pobre e incapaz. Alumbra, pero en realidad se ve a sí mismo reflejado en ti, pues eres suyo, te ve a ti al otro lado y se deleita en ti. Sabe como eres, te conoce, te entiende, quiere sanar todas tus heridas y hacer de tu vida algo grande.

Hoy el reto del amor es que, cuando sientas una pobreza en tu corazón, te mires desde el Sol y te digas "soy precioso/a a los ojos de Dios". Descúbrete amado, experimenta lo Grande que eres a Sus ojos, y a seguir caminando desde Él.

VIVE DE CRISTO

martes, 18 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
¿DÓNDE ENCONTRAR AL SEÑOR?

Hoy comenzamos nuestro tercer día de ejercicios, y es un regalo poder dedicar estos días únicamente a estar con el Señor, a dejarnos encontrar por Él, y reavivar la llama que nos ilumina y nos hace arder, a reencontrar la única fuente que nos sacia y nos da Vida.

Y el Señor, cuando le damos un poco de nuestro tiempo, no se deja ganar en generosidad. Ya desde los primeros días habla al corazón y pone un camino para recorrer estos días.

Lo que más me ha llegado hasta ahora ha sido algo que he escuchado: "Misericordia significa que Dios ha puesto su corazón en nuestra miseria".

Tantas veces al día nos encontramos huyendo de nuestra pequeñez, de nuestras pobrezas, de aquello que menos nos gusta de nosotros mismos... Incluso lo intentamos ocultar, hasta que un tropezón deja patente que realmente somos pobres, igual que los demás. Y, sin embargo, eso que tanto nos cuesta mirar de nosotros mismos, es donde el Señor ha ido a posar su Amor.

¿Quieres experimentar cómo te ama el Señor? Experiméntalo en tu pobreza, en tu pequeñez. Ésta es la experiencia que nos hace cristianos: sentirnos plenamente amados por el Señor tal y como somos. Y sólo desde esa vivencia brota un amor auténtico hacia todos los que nos rodean, pero no un amor por esfuerzo, sino un amor por desbordamiento.

Así es Dios, Misericordioso, ha puesto su corazón en nuestra miseria, ¿quieres encontrarlo? Él ya te ha encontrado a ti, habita en esa parte de ti pobre, donde dejas que Dios sea Dios.

Hoy el reto del Amor es mirar las caídas de los demás poniéndote en su lugar. Hoy pídele al Señor sentir como una madre que siente con el hijo cuando le ve pasar un mal trago. O pídele recordar que esa misma caída la tuviste tú... y actúa con esa persona tal y como has experimentado que Cristo actuó contigo.

VIVE DE CRISTO
  

lunes, 17 de octubre de 2016

COMO SURGIÓ EL ROSARIO

El rezo del Santo Rosario surge aproximadamente en el año 800 a la sombra de los monasterios, como Salterio de los laicos. Dado que los monjes rezaban los salmos (150), a los laicos, los cuales en su mayoría no sabían leer, se les enseñó a rezar 150 Padres nuestros. Al pasar el tiempo, se formaron otros tres salterios con 150 Aves Marías, 150 alabanzas en honor de Jesús y 150 alabanzas en honor de María.
En el año 1365 se hizo una combinación de los cuatro salterios, dividiendo las 150 Aves Marías en 15 decenas y poniendo un Padre nuestro al inicio de cada una de ellas. En 1500 se estableció, para cada decena, la meditación de un hecho de la vida de Jesús o María, y así surgió el actual Rosario de quince misterios.
La palabra Rosario significa 'Corona de Rosas'. La Virgen María ha revelado a muchas personas que cada vez que rezan un Ave María le entregan una rosa y por cada Rosario completo le entregan una corona de rosas. La rosa es la reina de las flores, así que el Rosario es la rosa de todas las devociones y por lo tanto es la más importante.
El Santo Rosario es considerado como la oración perfecta porque junto con el esta aunada la majestuosa historia de nuestra salvación. Con el rosario de hecho, meditamos los misterios de gozo, de dolor y de gloria de Jesús y María. Es una oración simple, humilde como María. Es una oración que podemos hacer con ella, la Madre de Dios. Con el Ave María la invitamos a que rece por nosotros. La Virgen siempre nos otorga lo que pedimos. Ella une su oración a la nuestra. Por lo tanto, ésta es más poderosa, porque María recibe lo que ella pide, Jesús nunca dice no a lo que su madre le pide. En cada una de sus apariciones, nos invita a rezar el Rosario como una arma poderosa en contra del maligno, para traernos la verdadera paz.
El Rosario esta compuesto de dos elementos: oración mental y oración verbal.
En el Santo Rosario la oración mental no es otra cosa que la meditación sobre los principales misterios o hechos de la vida, muerte y gloria de Jesucristo y de su Santísima Madre.
La oración verbal consiste en recitar quince decenas (Rosario completo) o cinco decenas del Ave María, cada decena encabezada por un Padre Nuestro, mientras meditamos sobre los misterios del Rosario.
La Santa Iglesia recibió el Rosario en su forma actual en el año 1214 de una forma milagrosa: cuando la Virgen se apareciera a Santo Domingo y se lo entregara como un arma poderosa para la conversión de los herejes y otros pecadores de esos tiempos. Desde entonces su devoción se propagó rápidamente alrededor del mundo con increíbles y milagrosos resultados.

ORACIONES DEL CRISTIANO

LA SEÑAL DE LA CRUZ
Por la señal + de la Santa Cruz, de nuestros + enemigos líbranos Señor, + Dios nuestro.
En el nombre del Padre, y del + Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
__________
EL PADRE NUESTRO
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.
__________
EL AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
__________
EL GLORIA
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
__________
EL CREDO
Creo en un sólo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un sólo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un sólo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.
__________
YO CONFIESO (Acto Penitencial)
Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén.
__________
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.
__________
LA SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!
V. Ruega por nosotros santa Madre de Dios,
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Amén.
__________
BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.
__________
ACORDAOS
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna mente. Amén.
__________
AL ANGEL CUSTODIO
Ángel de Dios, que eres mi custodio, pues la bondad divina me ha encomendado a ti, ilumíname, dirígeme, guárdame. Amén.
__________
A LA SAGRADA FAMILIA
Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía. Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía. Jesús, José y María, con vos descanse en paz el alma mía

Guía paso a paso para rezar el Rosario con 2 o más personas

Instrucciones previas
- María promete indulgencia parcial cada vez que se rece el Rosario solo.
- Es decisión tuya si lo rezas en la mente, o lo rezas en voz alta, aunque estés solo. Dios escucha tus pensamientos y escucha tu voz.
- Puedes tener a la mano un Rosario o camándula, que es como un collar con cuentas que te ayuda a contar y avanzar mientras lo rezas, o uno corto llamado decenario, que es como un anillo o pulsera que tiene 10 cuentas, también sirve para ir contando.
- El uso de las cuentas de la camándula o Rosario te sirven para contar las oraciones y poder avanzar y contar, la cuenta más separada te ayuda a recordarte de rezar el Padre Nuestro al iniciar un misterio del Rosario y el Gloria al finalizar un misterio, luego siguen 10 cuentas que están más juntas, para que cada una de las siguientes 10 Ave María que rezas avances una cuenta por Ave María, y así te ayudes a contar y no perder la cuenta. (Revisa la imagen a la derecha)
- De las siguientes instrucciones, lo que está entre comillas dobles " " es lo que se reza, lo demás es explicación. Si quieres leer sólo la parte que se reza, sin la explicación, revisa el resumen del rezo del Rosario dando click aquí.

Paso 1: Persignarse con una mano y decir la oración...

En un solo movimiento, haces 3 señales de cruz en frente, boca y pecho, con tu mano con la que escribes:

A. Con la mano haciendo señal de cruz tocas suavemente en la frente (tocas arriba de la frente, luego tocas abajo de la frente, ahora tocas a la izquierda de la frente, por último tocas a la derecha de la frente) y mientras haces eso, vas diciendo: “Por la señal de la Santa Cruz...”
B. Ahora tocas con tu dedo arriba de la boca, luego tocas abajo de la boca, ahora tocas a la izquierda de la boca y terminando a la derecha de la boca, mientras haces esto ahora dices “... de nuestro enemigos...”
C. Ahora bajas tu mano a tu pecho y haciendo señal de cruz en tu pecho, igual empiezas tocando arriba del pecho haciendo un toque, luego tocas abajo del pecho, luego tocas a tu izquierda del pecho y luego tocas a tu derecha del pecho mientras sin parar continúas diciendo “...líbranos señor Dios Nuestro”.
D. Ahora te persinas diciendo “En el nombre del Padre...” (mientras llevas tu mano a la frente, dando un toque en ella) y ahora dices “Y del Hijo...” (mientras llevas tu mano al pecho y le das un toque) y ahora dices “Y del Espíritu Santo” (mientras ahora llevas tu mano a tu izquierda y tocas tu hombro izquierdo, y posteriormente a tu derecha y tocas tu hombro derecho), y terminas diciendo “Amén”

Paso 2: Di la siguiente Oración
"Señor, abre mis labios y mi boca anunciará tu alabanza. Ven, ¡Oh Dios! en mi ayuda, apresúrate Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espírito Santo. Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén."

Paso 3: Nombrar el misterio que se comenzará a rezar y Meditarlo por un momentoNota: Aunque sea lunes, el rezo del Rosario completo significa rezar los 20 misterios de todos los días de la semana. Cada quien elige si rezar el Rosario completo o si rezar el Rosario parcial de ese día de la semana.

Se dice: “[Primer, Segundo, Tercer, Cuarto, Quinto] misterio [Gozoso | Luminoso | Doloroso | Glorioso] ; [El nombre del misterio]”
Por ejemplo si es lunes y se llegó al rezo de los misterios, se inicia diciendo: “Primer misterio Gozoso, La anunciación del Angel a María y Encarnación de Jesús.

Según cada día de la semana, se reza un grupo de 5 misterios distintos.
Lunes y Sábado: Gozosos

Primer misterio: La anunciación del Angel a María y Encarnación de Jesús.
Segundo misterio: La visitación de nuestra Señora María a su prima Santa Isabel.
Tercer misterio: El nacimiento del Hijo de Dios en Belén.
Cuarto misterio: La purificación de la Virgen María y presentación de Jesús en el Templo.
Quinto misterio: El niño perdido y hallado en el Templo.

Jueves: Luminosos

Primer misterio: El bautismo de Jesús en el río Jordán.
Segundo misterio: Jesús y María en las bodas de Caná.
Tercer misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios e invita a la conversión.
Cuarto misterio: La Transfiguración de Jesús en el monte Tabor.
Quinto misterio: La institución de la Eucaristía.

Martes y Viernes: Dolorosos

Primer misterio: La oración de Jesús en el huerto
Segundo misterio: La flagelación, los azotes a Jesús
Tercer misterio: Coronación de espinas a Jesús
Cuarto misterio: Jesús con la cruz a cuestas, camino del Calvario
Quinto misterio: Crucifixión y muerte de Jesús

Miércoles y Domingos: Gloriosos

Primer misterio: La Resurrección de Jesús
Segundo misterio: La Ascención de Jesús al Cielo en Cuerpo y Alma
Tercer misterio: La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles de Jesús
Cuarto misterio: La Asunción de la Virgen María al Cielo
Quinto misterio: La coronación de la Virgen María como reina del Cielo y de la tierra

Paso 4: Decir las siguientes tres oraciones para el misterio nombrado

(Se reza una vez la oración llamada “Padre Nuestro” que es la siguiente:)
"Padre Nuestro que estás en el cielo, Santificado sea tu Nombre, Venga a Nosotros tu Reino, Hágase tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo, danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en Tentación, y líbranos del mal. Amén."

Con tu Rosario, camándula o decenario, avanza una cuenta, la que está más separada antes de las 10 cuentas o bolitas más juntas.


(Se rezan diez veces la oración llamada “Ave María” que es la siguiente:)
"Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

Con tu Rosario, camándula o decenario, avanza una cuenta (o una bolita) cada Ave María que termines, para ayudarte a no perder la cuenta en cada una de las 10 Aves Marías.


(Se reza una vez la oración llamada “Gloria” que es la siguiente:)"Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, sea ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora. Sagrado corazón de Jesús, en tí confío."

Con tu Rosario, camándula o decenario, avanza una cuenta que está entre las 10 cuentas más juntas, ahí reza el Gloria, y luego si aplica, el Padre Nuestro del siguiente misterio.


Paso 5: Decir la oración de Salve

"Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén"

Paso 6: Decir las Letanías
Nota: Ya sea que se rece el Rosario de 5 misterios o de 20 misterios en una sola ocasión, se dicen una sola vez, y son súplicas que pedimos.

"Señor, ten piedad. Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad. Señor, ten piedad
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial. Ten misericordia de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo. Ten misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo. Ten misericordia de nosotros
Trinidad Santa, un solo Dios. Ten misericordia de nosotros
Santa María. Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios. Ruega por nosotros
Santa Virgen de las vírgenes. Ruega por nosotros
Madre de Cristo. Ruega por nosotros
Madre de la divina gracia. Ruega por nosotros
Madre purísima. Ruega por nosotros
Madre castísima. Ruega por nosotros
Madre virginal. Ruega por nosotros
Madre sin corrupción. Ruega por nosotros
Madre Inmaculada. Ruega por nosotros
Madre amable. Ruega por nosotros
Madre admirable. Ruega por nosotros
Madre del buen consejo. Ruega por nosotros
Madre del Creador. Ruega por nosotros
Madre del Salvador. Ruega por nosotros
Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros
Virgen prudentísima. Ruega por nosotros
Virgen digna de veneración. Ruega por nosotros
Virgen digna de alabanza. Ruega por nosotros
Virgen poderosa. Ruega por nosotros
Virgen clemente. Ruega por nosotros
Virgen fiel. Ruega por nosotros
Espejo de justicia. Ruega por nosotros
Trono de sabiduría. Ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría. Ruega por nosotros
Vaso espiritual. Ruega por nosotros
Vaso digno de honor. Ruega por nosotros
Vaso insigne de devoción. Ruega por nosotros
Rosa mística. Ruega por nosotros
Torre de David. Ruega por nosotros
Torre de marfil. Ruega por nosotros
Casa de oro. Ruega por nosotros
Arca de la alianza. Ruega por nosotros
Puerta del cielo. Ruega por nosotros
Estrella de la mañana. Ruega por nosotros
Salud de los enfermos. Ruega por nosotros
Refugio de los pecadores. Ruega por nosotros
Consuelo de los afligidos. Ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos. Ruega por nosotros
Reina de los ángeles. Ruega por nosotros
Reina de los patriarcas. Ruega por nosotros
Reina de los profetas. Ruega por nosotros
Reina de los apóstoles. Ruega por nosotros
Reina de los mártires. Ruega por nosotros
Reina de los confesores. Ruega por nosotros
Reina de las vírgenes. Ruega por nosotros
Reina de todos los santos. Ruega por nosotros
Reina concebida sin pecado original. Ruega por nosotros
Reina elevada al cielo. Ruega por nosotros
Reina del santo rosario. Ruega por nosotros
Reina de la familia. Ruega por nosotros
Reina de la paz. Ruega por nosotros

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Escúchanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Ten misericordia de nosotros."

Paso 7: Decir las oraciones finales

"Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas que dirigimos ante nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro Virgen Gloriosa y Bendita, Ruega por Nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y divinas gracias de nuestro Señor, Jesucristo. Amén.

Te rogamos Señor que derrames tu gracia en nuestras almas, para los que por el anuncio del Angel hemos conocido la Encarnación de tu hijo Jesucristo, por su pasión, y su cruz, seamos llevados a la gloria de la resurrección, por el mismo Cristo, nuestro Señor, Amén.

Ave María Purísima.
Sin pecado concebida."

Paso 8: Rezar por las intenciones del Papa
Nota: Nuestro Papa Francisco I nos sugiere rezar por el Papa, Cardenales, Obispos y Sacerdotes, por nuestros líderes de comunidad y líderes políticos, nuestros más cercanos, y en último lugar nosotros mismos, se rezan 3 Aves Marías.

(Tres veces el Ave María)
"Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. "
 
- - - - - - - Fin de instrucciones de rezo del Rosario solo - - - - - - - - 
Instrucciones previas
- María promete indulgencia plenaria o completa cada vez que se rece el Rosario en familia (o en grupo, en público, es decir 2 o más personas).
- Puedes tener a la mano un Rosario, que es como un collar con cuentas que te ayuda a contar y avanzar mientras lo rezas, o uno corto que es como un anillo grande que tiene 10 cuentas, también sirve para ir contando.
- Se dividen 2 grupos, para fines de este instructivo serán grupo A y grupo B. Se le llamará a “Todos” a todas las personas que rezan el Rosario para fines de estas instrucciones. El grupo A puede tener de 1 a N número de personas, e igual el grupo B puede ser de 1 a N número de personas. El grupo A dirige el Rosario, quiere decir lleva la cuenta de las oraciones y dirige al grupo B en el rezo, según las siguientes instrucciones.

Paso 1: Persignarse con una mano y decir la Oración

Todos
En un solo movimiento, haces 3 señales de cruz en frente, boca y pecho, con tu mano con la que escribes:

A. Con la mano haciendo señal de cruz tocas suavemente en la frente (tocas arriba de la frente, luego tocas abajo de la frente, ahora tocas a la izquierda de la frente, por último tocas a la derecha de la frente) y mientras haces eso, vas diciendo: “Por la señal de la Santa Cruz...”
B. Ahora tocas con tu dedo arriba de la boca, luego tocas abajo de la boca, ahora tocas a la izquierda de la boca y terminando a la derecha de la boca, mientras haces esto ahora dices “... de nuestro enemigos...”
C. Ahora bajas tu mano a tu pecho y haciendo señal de cruz en tu pecho, igual empiezas tocando arriba del pecho haciendo un toque, luego tocas abajo del pecho, luego tocas a tu izquierda del pecho y luego tocas a tu derecha del pecho mientras sin parar continúas diciendo “...líbranos señor Dios Nuestro”.
D. Ahora te persinas diciendo “En el nombre del Padre...” (mientras llevas tu mano a la frente, dando un toque en ella) y ahora dices “Y del Hijo...” (mientras llevas tu mano al pecho y le das un toque) y ahora dices “Y del Espíritu Santo” (mientras ahora llevas tu mano a tu izquierda y tocas tu hombro izquierdo, y posteriormente a tu derecha y tocas tu hombro derecho), y terminas diciendo “Amén”

Paso 2: Di la siguiente Oración

A
Señor, abre mis labios

B
y mi boca anunciará tu alabanza.

A
Ven, ¡Oh Dios! en mi ayuda,

B
apresúrate Señor a socorrerme.

A
Gloria al Padre, al Hijo y al Espírito Santo

B
Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Todos
Amén.

Paso 3: Nombrar el misterio que se comenzará a rezar y Meditarlo por un momento
Nota: Aunque sea lunes, el rezo del Rosario completo significa rezar los 20 misterios de todos los días de la semana. Cada quien elige si rezar el Rosario completo o si rezar el Rosario parcial de ese día de la semana.

A
Se dice: “[Primer, Segundo, Tercer, Cuarto, Quinto] misterio [Gozoso | Luminoso | Doloroso | Glorioso] ; [El nombre del misterio]”
Por ejemplo si es lunes y se llegó al rezo de los misterios, se inicia diciendo: “Primer misterio Gozoso, La anunciación del Angel a María y Encarnación de Jesús.

Los 20 misterios a meditar en el Rosario, por día de la semana son:

Lunes y Sábado: Gozosos

Primer misterio: La anunciación del Angel a María y Encarnación de Jesús.
Segundo misterio: La visitación de nuestra Señora María a su prima Santa Isabel.
Tercer misterio: El nacimiento del Hijo de Dios en Belén.
Cuarto misterio: La purificación de la Virgen María y presentación de Jesús en el Templo.
Quinto misterio: El niño perdido y hallado en el Templo.

Jueves: Luminosos

Primer misterio: El bautismo de Jesús en el río Jordán.
Segundo misterio: Jesús y María en las bodas de Caná.
Tercer misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios e invita a la conversión.
Cuarto misterio: La Transfiguración de Jesús en el monte Tabor.
Quinto misterio: La institución de la Eucaristía.

Martes y Viernes: Dolorosos

Primer misterio: La oración de Jesús en el huerto
Segundo misterio: La flagelación, los azotes a Jesús
Tercer misterio: Coronación de espinas a Jesús
Cuarto misterio: Jesús con la cruz a cuestas, camino del Calvario
Quinto misterio: Crucifixión y muerte de Jesús

Miércoles y Domingos: Gloriosos

Primer misterio: La Resurrección de Jesús
Segundo misterio: La Ascención de Jesús al Cielo en Cuerpo y Alma
Tercer misterio: La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles de Jesús
Cuarto misterio: La Asunción de la Virgen María al Cielo
Quinto misterio: La coronación de la Virgen María como reina del Cielo y de la tierra

Paso 4: Decir las siguientes tres oraciones para el misterio nombrado

Nota: El primer, tercer, quinto, séptimo, (etc.), los misterios nones, se rezan en este orden (para los misterios pares, se intercala el papel entre el grupo A y el grupo B).

(Se reza una vez la oración llamada “Padre Nuestro” que es la siguiente:)
A
Padre Nuestro que estás en el cielo, Santificado sea tu Nombre, Venga a Nosotros tu Reino, Hágase tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo,

B
danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en Tentación, y líbranos del mal.

Todos
Amén.

(Se rezan diez veces la oración llamada “Ave María” que es la siguiente:)

A
Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.

B
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

(Se reza una vez la oración llamada “Gloria” que es la siguiente:)
A
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,

B
como era en un principio, sea ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

A
María, Madre de gracia, Madre de misericordia,

B
en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

A
Sagrado corazón de Jesús,

B
en tí confío.


Nota: El misterio segundo, cuarto, sexto, (etc.), es decir los misterios pares, se rezan en este orden.

(Se reza una vez la oración llamada “Padre Nuestro” que es la siguiente:)
B
Padre Nuestro que estás en el cielo, Santificado sea tu Nombre, Venga a Nosotros tu Reino, Hágase tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo,

A
danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en Tentación, y líbranos del mal.

Todos
Amén.

(Se rezan diez veces la oración llamada “Ave María” que es la siguiente. Las primeras 9 se rezan así:)

B
Dios te salve María, llena eres de
Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.

A
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

(La última Ave María se reza así, para que el grupo A quien dirige el Rosario pueda avisarle al grupo B que su próximo rezo ya no es un Ave María, sino la oración del Gloria)

B
Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.

A
Gloria, Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


(Se reza una vez la oración llamada “Gloria” que es la siguiente:)
B
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,

A
como era en un principio, sea ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

B
María, Madre de gracia, Madre de misericordia,

A
en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

B
Sagrado corazón de Jesús,

A
en tí confío.


Paso 5: Decir la oración de Salve

Todos
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén

Paso 6: Decir las Letanías
Nota: Ya sea que se rece el Rosario de 5 misterios o de 20 misterios en una sola ocasión, se dicen una sola vez, y son súplicas que pedimos.

A
Señor, ten piedad.
B
Señor, ten piedad
A
Cristo, ten piedad.
B
Cristo, ten piedad
A
Señor, ten piedad.
B
Señor, ten piedad
A
Cristo, óyenos.
B
Cristo, óyenos
A
Cristo, escúchanos.
B
Cristo, escúchanos
A
Dios Padre celestial.
B
Ten misericordia de nosotros
A
Dios Hijo, Redentor del mundo.
B
Ten misericordia de nosotros
A
Dios Espíritu Santo.
B
Ten misericordia de nosotros
A
Trinidad Santa, un solo Dios.
B
Ten misericordia de nosotros
A
Santa María.
B
Ruega por nosotros
A
Santa Madre de Dios.
B
Ruega por nosotros
A
Santa Virgen de las vírgenes.
B
Ruega por nosotros
A
Madre de Cristo.
B
Ruega por nosotros
A
Madre de la divina gracia.
B
Ruega por nosotros
A
Madre purísima.
B
Ruega por nosotros
A
Madre castísima.
B
Ruega por nosotros
A
Madre virginal.
B
Ruega por nosotros
A
Madre sin corrupción.
B
Ruega por nosotros
A
Madre Inmaculada.
B
Ruega por nosotros
A
Madre amable.
B
Ruega por nosotros
A
Madre admirable.
B
Ruega por nosotros
B
Madre del buen consejo.
B
Ruega por nosotros
A
Madre del Creador.
B
Ruega por nosotros
A
Madre del Salvador.
B
Ruega por nosotros
A
Madre de la Iglesia.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen prudentísima.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen digna de veneración.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen digna de alabanza.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen poderosa.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen clemente.
B
Ruega por nosotros
A
Virgen fiel.
B
Ruega por nosotros
A
Espejo de justicia.
B
Ruega por nosotros
A
Trono de sabiduría.
B
Ruega por nosotros
A
Causa de nuestra alegría.
B
Ruega por nosotros
A
Vaso espiritual.
B
Ruega por nosotros
A
Vaso digno de honor.
B
Ruega por nosotros
A
Vaso insigne de devoción.
B
Ruega por nosotros
A
Rosa mística.
B
Ruega por nosotros
A
Torre de David.
B
Ruega por nosotros
A
Torre de marfil.
B
Ruega por nosotros
A
Casa de oro.
B
Ruega por nosotros
A
Arca de la alianza.
B
Ruega por nosotros
A
Puerta del cielo.
B
Ruega por nosotros
A
Estrella de la mañana.
B
Ruega por nosotros
A
Salud de los enfermos.
B
Ruega por nosotros
A
Refugio de los pecadores.
B
Ruega por nosotros
A
Consuelo de los afligidos.
B
Ruega por nosotros
A
Auxilio de los cristianos.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los ángeles.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los patriarcas.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los profetas.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los apóstoles.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los mártires.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de los confesores.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de las vírgenes.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de todos los santos.
B
Ruega por nosotros
A
Reina concebida sin pecado original.
B
Ruega por nosotros
A
Reina elevada al cielo.
B
Ruega por nosotros
A
Reina del santo rosario.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de la familia.
B
Ruega por nosotros
A
Reina de la paz.
B
Ruega por nosotros
A
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
B
Perdónanos, Señor
A
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
B
Escúchanos, Señor
A
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
B
Ten misericordia de nosotros.

Paso 7: Decir las oraciones finales

A
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
B
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Todos
Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas que dirigimos ante nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro Virgen Gloriosa y Bendita, Ruega por Nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y divinas gracias de nuestro Señor, Jesucristo. Amén.

Te rogamos Señor que derrames tu gracia en nuestras almas, para los que por el anuncio del Angel hemos conocido la Encarnación de tu hijo Jesucristo, por su pasión, y su cruz, seamos llevados a la gloria de la resurrección, por el mismo Cristo, nuestro Señor, Amén.

A
Ave María Purísima.
B
Sin pecado concebida.

Paso 8: Rezar por las intenciones del PapaNota: Nuestro Papa Francisco I nos sugiere rezar por el Papa, Cardenales, Obispos y Sacerdotes, por nuestros líderes de comunidad y líderes políticos, nuestros más cercanos, y en último lugar nosotros mismos, se rezan 3 Aves Marías.

(Tres veces el Ave María)
A
Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús.
B
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
RESET

Siempre me ha llamado mucho la atención ese extraño botón que denominamos "reset". Lo tienen muchos aparatos, como el móvil, la tableta, el ordenador... Es un botón que, al apretarlo, lo que hace es volverte al estado inicial, te vuelve al principio. Cuando lo usamos... normalmente es porque se ha bloqueado por cualquier cosa el estado informático.

A veces me cuesta mucho resetear, porque significa volver a empezar: quitar tantos programas que instalo y que no valen para nada, perder tanta foto que hace que la memoria diga continuamente que está todo a tope... Al final lo que pasa es que el móvil va muy lento, no puede con todo lo que le he cargado y es inevitable: llega el momento de resetearlo y empezar de nuevo.

Bueno, pues esto es lo que estamos viviendo nosotras desde ayer hasta el domingo 23 de octubre: estamos de ejercicios espirituales. Son unos días en los que apretamos el botón de resetear para poder reiniciar nuestra vida, le dejamos a Cristo que quite todo lo que sobra de nuestro corazón, que borre todo lo que no tiene vida, para dejar espacio liberado para una vida nueva. ¡Y mira que a lo largo del año acumulamos cosas en nuestro corazón!

Me impresionan mucho estos días en el monasterio, el tiempo se para. Son días donde no hay teléfono, el contestador automático responde por nosotras, no hay visitas, no hay trabajo... Todo, todo, se suspende para que sólo estemos con Cristo. Quedan las necesidades mínimas, de comida y poco más.

Son días muy especiales porque son para estar con Cristo, no para hacer sus cosas; días para vivir desde el ser. Un padre dominico nos dará dos charlas, una por la mañana y otra por la tarde, y, el resto del día, para orar y estar con Jesús.

Hoy el reto del amor es que pulses en tu vida el botón de reset, que le preguntes a Cristo de dónde te tiene que liberar espacio para dar cabida al amor. Hoy es lunes, y muchos de los que te encuentres tendrán cara de estar a tope; hoy da a cinco personas los buenos días sonriendo y deséales un feliz día. Verás como, reseteando desde el amor, encontraras amor.

VIVE DE CRISTO
  

domingo, 16 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
ORACIÓN "PASIVA"

Estábamos en la oración de la tarde, había sido un día muy cansado, así que me estaba costando centrarme un montón. No sabía si ponerme a leer, si airearme un poco... yo sólo le decía al Señor que me perdonase pero que estaba un poco cansada. Y de repente, ¡zas! Todas las luces de la iglesia apagadas y, como anochece pronto, estaba totalmente a oscuras excepto... ¡la luz del Sagrario! No sé cómo están conectadas, pero ésa no se apagó.

El Señor estaba llamando mi atención y ya no sabía cómo hacerlo, tuvo que apagar todas las luces excepto la suya. Sentí cómo Él me decía: "No pasa nada por que estés cansada, sólo tienes que mirarme a mí, yo estoy aquí para ti, descansa en mí".

Y cuántas veces pensamos que tenemos que estar súper bien para acercarnos al Señor: descansados, sin ningún pecado, perfectos... Incluso nos sentimos mal si no vamos así, con miedo a que Él nos vaya a rechazar o castigar; sin embargo, ¿cómo va a rechazar a alguien por quien ha dado su vida? Como decía el evangelio de ayer, "Venid a mí los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré". ¡No tengas miedo! Él Señor quiere ser la luz en todas tus oscuridades.

Es verdad que tenemos días en que lo vemos todo negro, que todo es negativo, que te cuestan más las cosas... puede que tú estés hoy así. Es ahí donde el Señor quiere ser tu luz para que puedas fijar tu mirada en Él y seguir caminando.

Sólo necesitamos parar, porque, si seguimos dando vueltas, nos perdemos la luz. Él está deseando que estés, que te sientes con Él, aunque no digas nada, porque tú eres el motivo de la alegría del Señor. Deja que Cristo te lo diga al corazón.

Hoy el reto es que te acerques a una iglesia, así como estés, no importa que se te cierren lo ojos, que se te vaya la cabeza pensando en la compa que tienes que hacer, en el trabajo que tienes que entregar... Sólo siéntate, y déjate mirar por Él.

VIVE DE CRISTO