Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 12 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
COMO UNA PIEDRA

Teníamos la comida perfecta: espaguetis chinos con champiñones y cebolla caramelizada. Yo me ofrecí a hacer la cebolla caramelizada.

Todo iba genial hasta el momento de echar el azúcar... Se echa un poco para que le dé un sabor dulce, pero no calculé bien y empecé a echar y a echar, ¡qué buena pinta tiene esto! A medida que se iba haciendo, se me fue cambiando la cara por momentos. La cebolla se empezó a endurecer hasta pasar de cebolla caramelizada a caramelos de cebolla. ¡Estaba duro como una piedra!

Entonces pedí ayuda, y a Joane se le ocurrió hervirlo en agua para que se fuese un poco el azúcar. ¡Y funcionó! La cebolla poco a poco se fue ablandando y pudimos disfrutar de unos espaguetis buenísimos.

Puede que hoy te sientas así, con el corazón duro como una piedra; todo te es indiferente, no te importa nada, nada te afecta, dejas de amar...

Los distintos acontecimientos de la vida pueden acabar por endurecer tu corazón, las heridas de tu historia te hacen poner unos muros por los que nadie puede pasar y dejas de confiar.

Y el Señor no te quiere así, el Señor quiere un corazón que ame, que se entregue, que tenga vida, que llore y que ría, un corazón que sienta. Pero sólo Él es capaz de cambiar ese corazón, como dice el profeta Ezequiel: "Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne" (Ez 36, 26).

Sólo necesita que le entregues tu libertad. Vivir sin que te afecte nada, aparentemente es lo mejor para que no te hagan más daño, pero acaba por sumirte en una tristeza enorme.

El Señor quiere sanar tu corazón desde el amor, y sólo cuando te sientas amada por Él empezarás a ver la vida con unos ojos nuevos.

Hoy el reto del amor es que te pongas a remojo, vete a una iglesia y deja que Él ablande tu corazón, deja que te devuelva la alegría de amar y de sentir.

VIVE DE CRISTO

viernes, 11 de noviembre de 2016

El Santo Rosario




Es la veneración más grande que podemos hacerle a la Virgen María, donde recordamos los acontecimientos más importantes de la vida de su hijo Jesús. Es importante que recordemos que en todas las apariciones antiguas y recientes de la Virgen María, tal como las de: Fátima, Lourdes, Guadalupe, y las recientes en Medjugorje (lugar no aprobado por el Vaticano todavía); lo que pide Élla es que recemos mucho. Por otro lado, el Papa Juan Pablo II fue un gran devoto de la Santísima Virgen por lo que su veneración lo manifestaba a través de rezar mucho El Rosario, quien siempre hablaba sobre la necesidad de rezarlo, e inclusive introdujo unos nuevos misterios que los llamó los Misterios Luminosos.





¿Cómo Rezar El Santísimo Rosario?




Todo rosario comienza con dos signos sacramentales: La Señal de la Cruz y Persignarse o Santiguarse. Seguido de oraciones y jaculatorias. Al final del rosario nos santiguamos para terminar.




Realizamos la Señal de la Cruz haciendo tres cruces con el dedo pulgar de la mano derecha. Es importante destacar que las cruces siempre se hacen con la mano derecha, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. La primera cruz en la frente, la segunda en la boca y la tercera en el pecho. Cuando hacemos la de la frente, decimos Por la señal de la santa Cruz. Al hacerla en la boca, decimos de nuestros enemigos. Y en el pecho, decimos: líbranos, Señor, Dios nuestro.




Después nos persignamos o santiguamos haciendo una sola cruz con la mano derecha desde la frente al pecho y desde el hombre izquierdo al derecho, diciendo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.




Las oraciones que rezamos durante el Rosario son:




Señor Mío


Padre Nuestro


Avemaría


Gloria


Salve


El Credo


Oración Final


Las jaculatorias que rezamos son: [Una jaculatoria es una oración vocal breve y fervorosa]




María, Madre de Gracia


Alabanzas y Gracias


Virgen Purísima (son tres: antes del parto, en el parto y después del parto)


El rosario consiste de cinco decenas, esto significa que en cada misterio se rezan diez Avemarías. Además, cada misterio comienza con un Padre Nuestro y una Gloria. Al final de cada uno rezamos las jaculatorias: María, Madre de Gracias y Alabanzas y Gracias.


Una vez que hemos rezado las cinco decenas o los cinco misterios del día, decimos tres veces la jaculatorias Virgen Purísima (antes del parto, en el parto y después del parto) como indicamos en seguida:




“Virgen Purísima y castísima antes del parto. Hacednos mansos, puros, humildes y castos”.


“Virgen Purísima y castísima en el parto. Hacednos mansos, puros, humildes y castos”.


“Virgen Purísima y castísima después del parto. Hacednos mansos, puros, humildes y castos”.


Para terminar rezamos: la Oración Final y la Salve; para después santiguarnos de despedida.

El Rosario de la Virgen María


El Rosario de la Virgen María...
es una oración apreciada por numerosos Santos y
fomentada por el Magisterio. En su sencillez y profundidad,
sigue siendo también en este tercer Milenio apenas iniciado
una oración de gran significado, destinada a producir frutos
de santidad. Se encuadra bien en el camino espiritual de
un cristianismo que, después de dos mil años, no ha perdido
nada de la novedad de los orígenes, y se siente empujado por el
Espíritu de Dios a «remar mar adentro» (Duc in altum!), para anunciar, más aún, 'proclamar' a Cristo al mundo como Señor y
Salvador, 'el Camino,la Verdad y la Vida' (Jn 14, 6), el 'fin de
la historia humana, el punto en el que convergen los deseos
de la historia y de la civilización'.» *
« El Rosario, en efecto, aunque se distingue por su
carácter mariano, es una oración centrada en la cristología.
En la sobriedad de sus partes, concentra en sí la profundidad
de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio.
En él resuena la oración de María, su perenne Magnificat
por la obra de la Encarnación redentora en su seno virginal.
Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la
belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de
su amor. Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes
gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la
Madre del Redentor ».*

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
NO ES CUESTIÓN DE DETERGENTE

Durante los Ejercicios el Señor me regaló pintar un icono para una amiga. Un icono en el que quería transmitirle en un momento difícil para ella el Amor de Cristo, su presencia real en la Eucaristía; a Él sosteniéndola en esos momentos.

Y así fui pintando, corrigiendo, volviendo a pintar... cualquier momento era bueno para hacer una mezcla, un detalle. Y así terminé a lo largo de la semana. Icono pintado y... oh, oh... ¡también mi bata! ¡Parecía una auténtica paleta! ¡Menuda había liado! ¡¿Cómo lo podría solucionar?!

La sumergí en agua caliente, luego fría, en un jabón, luego en otro, spray desengrasaste... ¡no se iba con nada! Llegué a dejarla bastantes días a remojo, y nada, ahí se han quedado las manchas.

El domingo se clausura la Puerta Santa. Ha sido un año en que la Iglesia nos ha recordado de mil maneras el amor que Cristo tiene por cada uno, nos ha mostrado cómo es el corazón de Cristo. Ahora miro la bata con las manchas, me río, le veo a Él que me dice "Para ya, ven a mí, déjate abrazar con las manchas, soy yo el que haré una persona nueva de ti".

Hoy pensaba en cómo la Iglesia, en este año, nos ha facilitado que nos acerquemos al sacramento de la Reconciliación. Sacramento que, mirando la bata, descubría que no es el barreño en el que metí la bata por el susto y la culpabilidad que tenía por las manchas, por mi pobreza; tampoco el jabón ni los sprays con que pretendía dejar todo perfecto; en realidad es lo que quería significar con el icono para mi amiga. Es el rostro de Cristo, es Él, que cuenta con que te vas a manchar la bata una y mil veces, y te mira con ternura. Es Él, que de cada sacerdote ha hecho un ministro de Su Misericordia para que puedas sentirte abrazado, reconstruido. Es Él, que está ahí siendo tu apoyo y consuelo. Es Él, que ve tu corazón herido, sufriendo, y quiere reconstruirte.

Cuántas veces nos han dicho que la confesión es como el detergente con el que llegas a la perfección; sin embargo, es Encuentro con la mirada Amorosa de Cristo, con su misericordia que sana, que abraza y perdona; es un volver a empezar en Él.

Si tu corazón está a remojo, con spray, con jabón... si tu vida está en tus fuerzas y sientes que no puedes, hoy el reto del amor es que te dejes abrazar por Cristo, que le busques en el sacramento del amor.

VIVE DE CRISTO
  

jueves, 10 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
AGRADABLE PASEO

Ayer estábamos todo el Novi dando un paseo por la huerta. Jubi nos acompañaba cuando, de pronto, se quedó rezagada, olisqueando entre las hojas.

Mientras seguía caminando, miré hacia atrás y la llamé. Me encanta verla correr, rauda y veloz, con las orejas al viento y...

-¡¡¡CLOFCHFAAAAG!!!

Es impresionante. Después de tantos años paseando por los mismos caminos... aún no me he aprendido el banco de hierro que hay justo a la mitad.

Sí, me lo tragué por completo. Ahora luzco un magnífico moratón encima de la rodilla que me recuerda la existencia del dichoso banco... ¡y la importancia de caminar mirando hacia delante!

Dándole vueltas en la oración, el Señor me ha recordado las palabras que me dijo un sacerdote: "Aquí y ahora. Ésas son las coordenadas para encontrar a Jesucristo: el presente".

Nuestro Dios es un Dios de presente, pero nosotros solemos quedarnos muchas veces imaginando el futuro, mirando el pasado... ¡y nos perdemos de ver a Cristo actuando junto a nosotros!

Él nos invita a caminar sin mochila, a liberarnos del peso del pasado y de la incertidumbre del futuro. ¿Cómo? Poniendo toda nuestra vida en sus manos. Confiando. "Todo es para bien de los que aman a Dios", dice san Pablo. Cristo quiere escribir contigo tu historia, convertirla en una aventura apasionante. ¿Le dejas?

Hoy el reto del amor es disfrutar del "aquí" y el "ahora". Te invito a que le pidas a Cristo poder vivir el "presente", ¡el regalo que es hoy! Y, a lo largo del día, para una vez para mirar al Cielo y darle las gracias: una sonrisa, un rayo de sol, un plato de comida caliente... Deja que Cristo lleve tu vida, ¡y disfruta de lo que te pone por delante! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO
  

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
MEDIO LLENO O MEDIO VACÍO

El otro día tuve una visita de una amiga y me hizo este comentario: "Mi marido siempre ve la botella medio vacía, y yo siempre la veo media llena".

Esta frase me llego súper dentro y, al llegar a cenar, llené el vaso de agua hasta la mitad y me preguntaba cómo lo veía. La verdad es que yo tiendo a ver el vaso siempre medio lleno, y me daba cuenta de que la realidad es la misma, pero algo cambia al vivir desde el sí. Cuando ves todo desde "lo medio vacío", vives el día desde lo que te falta, desde lo que no tienes, y te dejas escapar todo lo bueno que hay a tu alrededor.

Mirando a Jesús me daba cuenta de que él siempre ve la vida desde la botella medio llena: siempre perdonaba, siempre daba la mano, escuchaba, miraba con cariño, encontraba en las personas todo lo bueno que tenía cada una. Y después les invitaba a hacer ellos lo mismo.

Hoy el reto del amor es que, cuando te tomes un café o una Coca-Cola, mires un momento el vaso y te fijes en cómo lo ves, si está medio lleno o medio vacío. Después de mirar el vaso, coge el móvil y apuesta por que tu vaso esté medio lleno: manda un mensaje de vida a alguien que sabes que te cuesta, porque no le puedes perdonar o porque no le puedes amar. No te quedes en que no puedes, pide a Jesús que sea fuerte en ti y apuesta por esa persona, mándale ese mensaje de vida.

VIVE DE CRISTO

martes, 8 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
¿LO HACEMOS JUNTOS?

Uno de los trabajos manuales que más me gustan son las chapuzas, los arreglos de casa: hacer un agujero con taladro, o el montaje...

Hace unos días había llegado un paquete, que era un regalo para Lety. Se trataba de un perchero para su celda.

Lo llevaba viendo unos días en su caja, embalado. Sólo le faltaba ser montado para que lo pudiera comenzar a utilizar.

Así que ayer le dije que, si le parecía bien, se lo quería montar. Su afirmativa fue instantánea, de manera que me puse manos a la obra. Lo desembalé todo, comencé a mirar las piezas con las instrucciones, cuando, justo en ese momento, el Señor trajo a mi mente a Joane: "A ella también le gusta mucho hacer estas cosas... Además, suele contar conmigo para hacer equipo de chapuzas... ¿Y si la aviso?"  

Sin pensármelo dos veces, fui a buscarla para preguntarle si podía y si le apetecía.

Nos fuimos a montar el perchero y pasamos un rato genial juntas: mientras conversábamos, una sujetaba y la otra atornillaba, y viceversa.

Según lo íbamos haciendo me di cuenta de que menos mal que estábamos las dos juntas, pues, tal y como era el montaje, habría sido muy costoso montarlo una persona sola. Me imaginé a mí misma, sola, tratando de montarlo: sujetando las barras con una pierna; con una mano, la barra central; y con la otra intentando atornillar... ¡habría sido de chiste!

Es un regalo poder contar con las personas que tenemos al lado, pero he de reconocer que, muchas veces, lo que me surge es pensar que yo sola me aclaro bien conmigo misma. Sin embargo, cuando cuentas con el otro, no tiene nada que ver; no sólo por el echo de que las cosas salen mejor, sino que además disfrutas de un rato agradable.

Porque, lo que siempre hay de fondo cuando preferimos hacer las cosas solos, es la autosuficiencia. Y si la autosuficiencia nos surge fácilmente con los demás, de la misma manera la trasladamos a nuestro trato con el Señor.

Por eso san Juan nos dejó escrito un termómetro del amor: "Sabrás que amas a Dios, si amas al hermano." (cf. 1Jn 4, 8. 20-21).

Ciertamente esto supera nuestras fuerzas y nuestra forma de actuar por instinto, pero esto es un regalo suyo, Él nos lo concede, y de nosotros depende acogerlo.

Hoy el reto del Amor es seguir esa voz en tu interior que te invita a contar con el otro. Seguro que mientras trabajas, o cuando vas a hacer algo, te surge pensar en alguien que podría ayudarte, darte un consejo o echarte un cable. Hoy prueba a mirar con cuatro ojos en lugar de con dos: los tuyos y los de Cristo. Disfruta del regalo que nos hace el Señor poniendo a personas que nos quieren a nuestro lado.

VIVE DE CRISTO
  

lunes, 7 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
MENSAJE SORPRESA

Hace unos dos años me tocó un sitio nuevo en el refectorio. Lo cierto es que tiene varias cosas que no me gustan: la ventana queda a mi espalda (por lo que mi sombra cae sobre el plato y siento que como a oscuras), hay un escalón en mitad de la mesa que hace que el plato baile... Pero a todo se puede acostumbrar uno. Al principio me molestaba, pero ahora ya, ni lo pienso.

Tan acostumbrada estoy a mi nuevo sitio, ¡que también he dejado de sorprenderme! Menos mal que el Señor me lo ha recordado...

Resulta que había amanecido un día nublado, de esos tristes que invitan a meterse en la cama... ¡puf! Horroroso.

Llegué al desayuno con los pies pesándome como plomo y de pronto... ¡no pude evitar una sonrisa!

En mitad de mi mesa, la madera hace un dibujo muy curioso y muy definido: ¡la cara de un niño sonriendo! Ya me había acostumbrado, ¡pero el Señor me regaló sorprenderme de nuevo! Sentí que esa sonrisa era también la Suya, llenando de Sol mi día, invitándome a apostar por vivir el día como una apasionante aventura que Él me regalaba. ¡Es increíble lo que puede hacer una sonrisa, aunque sea de madera!

Y es que el Señor no se cansa de llenar cada uno de nuestros días con miles de detalles para recordarnos su amor. Nuestro problema es... ¡que nos acostumbramos! Como siempre están ahí, llega un momento en que casi dejamos de verlo, se acaba el asombro, se acaba el agradecimiento.

Pero... ¡por eso te regala un día nuevo! Un día para empezar de cero, para comenzar la jornada de su mano y pedirle que te dé unos ojos capaces de asombrarse. ¡Verás que el día cambia de color!

Hoy el reto del amor es que pongas un papelito o un post-it en la mesa de una persona a la que quieras. Dibuja una sonrisa y déjasela para que se la encuentre como una sorpresa cuando llegue a comer, a estudiar o a trabajar. ¡Te aseguro que las sonrisas de papel también son contagiosas! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO
  

domingo, 6 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
LOS TALLOS CAÍDOS

Ayer fui a ver qué tal estaban las flores que tengo en el invernadero. A algunas el frío no les ha sentado nada bien, pero la mayoría están muy bonitas. Había una en especial que había crecido bastante, pero sus flores pesaban mucho para el tallo que tenían y no se mantenían erguidas. De un tallo salían otros tres con sus flores, y de estos otros cuantos, pero todos torcidos.

Esto me llevaba a pensar en que, si la base de nuestra vida no está bien puesta, al final nos caemos. Aunque aparentemente nos vean estupendos como las flores de la planta, por dentro en realidad llevamos todas esas cosas que no entregamos al Señor, que cargamos a nuestros hombros y... ¿cómo no vamos a torcernos con tanto peso? Esto hace que perdamos la alegría.

Pero hay esperanza: en seguida cogí unos cuantos palos y los agarré al tallo. La planta subió varios centímetros de altura y todas sus flores estabas erguidas.

Puede que te sientes así hoy, que las bases de las relaciones con tu familia o con tus amigos no están bien puestas, sientes que vas cargando con malas contestaciones, con malas caras, y sientes rechazo a verles...

No te desanimes porque, aunque desde el principio no haya buenas bases, Cristo es capaz de arreglarlo y hacer de ti una criatura nueva. Deja que Él sea tu roca, como dice el salmo: «Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador...» (Sal 17, 2)

Puede que a la planta le pareciese cómoda esa postura, e incluso las flores se conformaban viendo sólo el suelo, pero, cuando miraron al cielo, ya no creo que quieran volver a su posición inicial. Esto te pasa a ti, no te conformes con ver el suelo, Cristo es capaz de renovar las relaciones, es capaz de cambiar tu mirada para verlas con unos ojos nuevos.

Hoy el reto es que pares y, si sientes algunas partes de tu vida caídas, sin esperanza, con las bases mal puestas, entrégaselo al Señor y déjale tu libertad para que Él entre en ello y lo pueda sanar.

VIVE DE CRISTO