Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 4 de marzo de 2017

Cofrafia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

EL SAGRARIO SIEMPRE BRILLA

Una monja de la comunidad suele tener dolores muy fuertes de cabeza que le impiden hacer muchas cosas. El otro día me impresionó porque empezó a enumerar todas esas cosas que le costaban, sin embargo, no se quedó ahí; al terminar, dijo: "Pero el Sagrario siempre brilla. Y cada vez que siento esta debilidad, voy al Sagrario y me vuelve la paz".

Escuchando a esta hermana, le daba muchísimas gracias al Señor porque Él no nos deja tirados en nuestras debilidades. Él siempre está ahí para levantarnos. Y justo en eso que menos queremos, que eliminaríamos de nuestra historia... Cristo quiere entrar y llenarlo de misericordia. A tu día, tan lleno de preocupaciones, penas y alegrías, quiere darle sentido.

Puede que lo veas todo negro en este tiempo de Cuaresma que la Iglesia nos regala vivir: cenizas, ayuno, abstinencia. Cuarenta días son muchos... ¿luego resucita un domingo, y ya? ¡No! ¡Luego tenemos 50 días de alegría pascual! ¡El Sagrario nunca deja de brillar! "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo". Si hoy sientes que tu situación personal (con tu familia, en tu trabajo, estudios, con tus amigos o compañeros) va mal, y sientes que no llegas al listón que tú mismo te has puesto, deja que Cristo tome las riendas. ¿Te fías? Pero no repartas el peso entre tú y Él, déjale el control total de tu vida. Pon en sus Manos especialmente aquello que borrarías de ti, porque, hasta que no se lo entregues, no va a poder entrar en esa circunstancia, ni mostrarte su amor en ella.

El Sagrario siempre brilla. Por las referencias que tenemos, solemos pensar que Cristo es igual que nosotros, y es muy habitual que nosotros seamos bastante inconstantes: un día sí que voy a misa; otro día, no; un día me sale rezar; otro día, no... y no podemos entender que Él siempre siempre permanece: Él es "el constante", el que te ama siempre, el que perdona siempre, el que apuesta por ti siempre.

Hoy no te quedes en el dedo que señala, mira hacia lo que está señalando, hacia Él. Te invito a no quedarte en las oscuridades, en la Cuaresma, sino a mirar más allá, y verás que Él es luz y Resurrección.

Hoy el reto del amor es que acudas a un Sagrario y le pidas la experiencia de Su Amor, que sientas que Cristo está ahí y que brilla más fuerte que nunca para iluminar y dar luz a cada oscuridad de tu corazón.

VIVE DE CRISTO

viernes, 3 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.  

TRADUCCIÓN DEL LIBRO AL INGLÉS

Desde hace un tiempo, están pidiéndonos por distintos sitios que traduzcamos el libro sobre el perdón, "Si no puedes perdonar esto es para ti", al inglés.

Los primeros en insistir en ello fueron las personas que quieren organizar una presentación en Londres. Lo cierto es que nos pareció buena idea, pero, ¿quién podría traducirlo? Le pedimos al Señor que moviera ficha para encontrar la persona que Él hubiera pensado, ya que queríamos a alguien que lo sintiera en el corazón y en comunión con nosotras.

Estas Navidades, las Hermanas de la Caridad (las de la Madre Teresa de Calcuta), nos pidieron 240 ejemplares para repartir el día de Nochebuena a los que van a cenar con ellas: gente de la calle y muy necesitados. Se los mandamos encantadas, y, al leerlo, estas hermanas nos pidieron la traducción al inglés, ya que para ellas es la lengua oficial. Nos explicaron que así lo podrían mandar a otras casas de hermanas, y que podría ayudar mucho.

La verdad es que la idea nos entusiasmó: llegar a las periferias y a los más necesitados... Pero no encontrábamos a la persona para traducirlo.

El domingo vinieron a pasar el día con nosotras un grupo de jóvenes de los retiros de Effetá. Tras compartir por la mañana, se fueron a comer y hablaron el tema entre ellos. Por la tarde, nos propusieron encargarse ellos; que, si les dejábamos, ellos querían ayudarnos. Por supuesto, nosotras felices de que este proyecto esté en manos de jóvenes. Así se ha montado un grupo de trabajo, y ya está en marcha la traducción. Impresionante ver la ilusión en ellos.

Cuando llegué a la oración, sólo podía dar gracias al Señor al ver que, si le dejamos nuestra vida y nuestros proyectos en sus manos, todo lo hace bien y en el momento justo, siempre desde el amor.

Pero... ¡qué difícil es confiar! Sin su gracia, es imposible: nuestra humanidad siempre tiende a organizarlo todo. Hoy sentirás en tu vida que hay cosas que hay que traducir de la razón al amor, que no tienes traductor, pero que estás deseando que llegue.

Hoy es viernes, hoy el reto del amor es que cojas un crucifijo en tus manos y mírale. Deja que Él muera y resucite por ti. Después de haber orado con el crucifijo, regálaselo a alguien. Sí, despréndete de él, dáselo a la persona que hoy veas que sufre: muéstrale la fuente de la vida. ¿Y si no tienes un crucifijo? Es sencillo: entra hoy en una tienda, compra uno, ora con Él y, después, regálale. Que hoy tu oración, ayuno y limosna sea entregar este crucifijo a alguien. Ponlo en su mano, invítale a cogerlo con fuerza... y dile que en Él está su felicidad.

VIVE DE CRISTO

jueves, 2 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.    

GUANTES PROTECTORES

En la Toma de Hábito nos regalan un anillo que es un rosario. Para nosotras es muy significativo porque, aunque la alianza no te la entregan hasta la Profesión Solemne, este anillo representa ya un deseo de corazón de querer entregar la vida totalmente al Señor, de acoger esta alianza que Él quiere hacer con nosotros.

Desde que tomé hábito debe de ser que algo he ido adelgazando, y ahora mi anillo me queda un poco grande. Siempre lo he llevado en el dedo anular, aunque últimamente me lo paso al dedo corazón por miedo a perderlo. Pero, sinceramente, donde realmente me gusta llevarlo es en el anular, y, de vez en cuando, tiendo a volverlo a colocar ahí, a ver si me aguanta.

Y así me sucedió ayer por la mañana. Me puse los guantes para ir a por leña y encender la gloria, y, mientras trasteaba con troncos por aquí, periódicos por allá... noté perfectamente cómo se me resbalaba el anillo por el dedo hasta caerse del todo.

"Menos mal que llevo los guantes, que, si no, ya lo habría perdido", pensé. Y, con toda tranquilidad, me saqué el guante y volví a colocar el anillo en el dedo corazón.

Esto me ha hecho orar mucho. Desde que respondí a la llamada del Señor, siempre he deseado de corazón decirle un sí para siempre; pero, ante tal Don, cada día que pasa me voy dando cuenta de que la fidelidad es como este anillo, que lo ves en tu dedo y sabes que te queda grande, pero tienes claro que no te gustaría perderlo por nada del mundo.

Así que le preguntaba al Señor cuál es la clave para la fidelidad. Y pude sentir Su respuesta: "Lo único importante es que vivas enamorada; es decir, «en-amor-dada»".

Pero entendí mejor esta respuesta mirando Su Vida. Él es quien ha sido fiel con nosotros, porque, sin mirar ni un instante por sí mismo, se encarnó, pasando por un hombre cualquiera, pero haciendo lo que sólo Dios puede hacer. Él se dio totalmente, se entregó a sí mismo hasta morir y resucitar por ti y por mí. Y es Él quien está enamorado de nosotros, y nunca dejará de darse para que podamos experimentar Su Amor.

Por eso, aunque sientas que este anillo es más grande que tu dedo, no tengas miedo: ponte los guantes de la entrega. Porque, ¿quién se pone guantes? Aquel que va a realizar un servicio, o también aquel que no quiere pasar frío. Pues, si lo que deseas es vivir enamorado, experimentarás que es el Señor quien te mueve a dejar tu propio interés a un lado y a mirar por los demás. Te empujará a entregarte, a sentir con el corazón del otro, y tendrás la seguridad de que Cristo es tu guante. Es Él quien sostiene tu alianza de amor para que no lo pierdas. Y es Él quien mantiene tu corazón caliente para que no se enfríe.

Hoy el reto del Amor es darse; por ello, hoy invita a un café a la persona que el Señor ponga en tu corazón y vívelo desde 'en-amor-darse'. ¿Quién no quiere vivir enamorado? Déjate llevar por Cristo y vivirás la mayor felicidad que nunca antes hayas podido experimentar.

VIVE DE CRISTO

miércoles, 1 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                            

PRIMAVERA

La huerta del convento, intuyendo la llegada de la primavera, empezado a transformarse, cubriéndose con una alfombra de suave hierba verde. ¡Está preciosa!

En mitad del jardín del Noviciado, por acabar con una plaga, el año pasado quemaron un arbusto. Aún está todo marcado por el gris de la ceniza, que ahora destaca sobre los colores verdes. Pero ayer, al pasear, ¡descubrí que también está brotando hierba, mucho más fuerte que en el resto del jardín!

Hoy comienza la Cuaresma, hoy es Miércoles de Ceniza. Admito que nunca me ha hecho gracia la ceniza. A parte de lo sucia que es, siempre me recuerda a muerte, a frío, a un fuego que se ha apagado. Por ello, la de hoy no era de mis celebraciones favoritas. Sin embargo, al ver la ceniza del jardín, el Señor me ha mostrado que, con Él, no es muerte, sino abono, ¡preludio de vida nueva!

Cristo nos ofrece hoy comenzar un tiempo de gracia. Y empezamos de la mejor forma posible, con la ceniza. ¿Quién no lleva encima una o varias muertes? Sufrimientos, situaciones que cuestan, o ese revés del carácter que tan malas pasadas juega de vez en cuando...

Sí, somos ceniza, muy poca cosa... pero contamos con un Dios muy, muy grande. Hoy queremos poner en manos de Cristo toda nuestra ceniza, porque sabemos que Él saca vida de cualquier muerte. Jesucristo es como la primavera: ¡todo lo llena de vida! Y tu ceniza se convertirá en abono en el que crecerá la obra del Señor.

Hoy el reto del amor es participar en la celebración de la ceniza. ¿Te has fijado? Hoy ponen ceniza sobre nuestra frente... ¡pero la ponen en forma de Cruz! Por ello, cuando hayas recibido la ceniza, mira al Señor y dile: "Puedo ver mi pobreza, ¡pero creo en tu grandeza!" Te invito a que este año comiences la Cuaresma confiando en el poder de Cristo, poniéndote en sus Manos. ¡Él hará de tu montón de ceniza un campo fértil por su gracia! ¡Feliz y santa Cuaresma!

VIVE DE CRISTO

martes, 28 de febrero de 2017

Cofradía del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.   

NO CAIGAS EN LA TRAMPA

En la capilla, en el momento de comulgar, todas vamos hacia el altar en fila, recibimos al Señor, y volvemos por el lado contrario. Casi todos los días, repentinamente, en ese momento, se oye un sonido por toda la capilla como si alguien estuviese enredando con el cable del micrófono.

Y así, un día tras otro. ¡Pero si justo en ese momento nadie está tocando los micrófonos!

Finalmente descubrimos de qué se trataba: el suelo es de tarima, y una de las laminas está ligeramente levantada (casi inapreciable a la vista); por debajo están los cables de la megafonía y, cada vez que alguien pisa encima... se oye por todas partes.

Una vez descubierto el motivo del sonido, procuramos evitarlo. Intentamos tener cuidado, pero ayer una monja se despistó, pisó en la zona, se oyó el sonido que le acompaña... y todas las que quedaban en la fila empezaron a dar una larga zancada para no caer en la "trampa". ¿Te imaginas la escena?

Muchas veces nos pasa lo mismo. Sabemos dónde está el peligro, qué situaciones van a hacer que caigamos en la "trampa": que nos dejemos llevar por el mal genio, que demos demasiadas vueltas a las cosas hasta perder la alegría y la confianza, que salga una mala contestación de nosotros, que el trabajo se quede a medias, que volvamos a caer en aquello que tanto daño ya nos hizo una vez. Verás delante de ti la "trampa", aquello que sabes que te va a quitar la paz al corazón.

Puedes elegir dar una zancada y no caer en ella; y si caes porque vas despistado, dar la mano a Cristo, dejar que te levante antes de que llegue la tristeza, no te quedes en ella. Cristo está a tu lado para sacarte, para levantarte de todos los agujeros en los que caigas, sólo tienes que dejarte y estar dispuesto a reírte del despiste, de tu humanidad.

Hoy el reto de amor es que des una zancada cuando veas una trampa, cuando veas aquello que va a quitar la paz a tu corazón y, si estás en ella, deja que Cristo te saque cuanto antes, con Él puedes volver sonreír.

VIVE DE CRISTO

lunes, 27 de febrero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.   

LEYENDA DE COLOR

Este viernes tuvimos retiro espiritual. Vino a compartirlo con nosotras un hermano dominico de Caleruega, fray Ismael. En una de las charlas comentó:

-Bueno, supongo que conocéis la "leyenda de la vidriera"...

Todas le respondimos que no. Él comenzó a contárnosla y me impresionó mucho. Nos contó que un día entraron en una catedral un matrimonio joven con su hija pequeña. La niña observaba impresionada las vidrieras. Un sacerdote muy mayor se acercó a ella a preguntarle que si le gustaban las "ventanas". Ella dijo que sí. Entonces el sacerdote volvió a preguntarle que si sabía quiénes eran los que había en las vidrieras. Al parecer, estaban representados santos y ángeles, era muy difícil que la niña los reconociera. Sin embargo, ella, muy segura contestó que sí que lo sabía:

-Esos son los que dejan pasar la luz del Sol.

Me impresionó mucho este relato. Y es que ésa es nuestra misión, la de todo cristiano: dejar pasar la luz del Sol, la luz de Jesucristo.

En ese momento me di cuenta de que, lo que hace que una vidriera sea bella es la cantidad de colores que tiene. Y, efectivamente, cada uno de nosotros somos de un color distinto. Pero eso es lo que quiere Cristo. Él no quiere que seas una copia del que tienes al lado, ni te pide que seas una imitación exacta de un determinado santo: Cristo quiere que seas tú, con tus circunstancias, con tu forma de ser, ¡con tu color! Él quiere pasar a través de todo eso, llenarlo con su Luz: que puedas reflejarlo a los demás.

El Señor hace todo bien y nos ha escogido siendo diferentes: san Pedro era un pescador; san Lucas, médico; san Pablo, un erudito; san Juan, un muchacho... Seas como seas, Él te ha soñado para que seas su testigo. Él está deseando hacer de tu vida un reflejo de su Amor, ¡con tu propio color!

Hoy el reto del amor es dejar que Cristo pase a través de ti. Puede que seas de los que se expresan muy bien hablando, de los que prefiere escribir... ¡o de los que dicen todo con un detalle! Pídele a Cristo que te muestre quién está solo a tu alrededor y hoy deja que el Señor le ame a través de ti: ten un gesto de cariño hacia esa persona.

VIVE DE CRISTO

domingo, 26 de febrero de 2017

Una reflexión para cada día de la Semana Santa 2017

Una reflexión para cada día de la Semana Santa 2017

Tenemos la suerte de saber, por el evangelio, lo que hizo Jesucristo cada uno de los días de esta semana. Aquí lo tienes. Es la semana más importante de todo el año. Con cada cosa que hizo y dijo, nos quiso enseñar. Habla con Él de eso.
El jueves, viernes y domingo hay Oficios; aunque el jueves y el viernes no es obligatoria la asistencia, ojalá puedas ir los tres días.

LUNES SANTO (10 de Abril)

¿Qué hizo hoy Jesús? Jesús ha dormido en el pueblo de Betania, en la casa de Lázaro, Marta y María, sus mejores amigos. A media mañana sube andando a Jerusalén, que está a unos cuatro kilómetros. En el camino, como es la hora de comer tiene hambre. Se acerca a una frondosa higuera, llena de hojas, pero en la que no hay higos, entonces la secó por no tener frutos. Al llegar a Jerusalén, va al templo y lo encuentra lleno de comerciantes haciendo negocios y los echa a latigazos, pidiéndonos que tratemos con respeto a Dios y a las cosas de Dios. Por la tarde pasa por el monte de los olivos, donde estuvo haciendo un rato de oración, y vuelve a pie a Betania.
A lo mejor Dios tampoco encuentra en ti los frutos que Él esperaba. Pídele perdón. ¿Tratas con respeto a Dios y a sus cosas? ¿Cómo te comportas en Misa, en el Oratorio, o en la Iglesia? ¿Haces con cariño las genuflexiones? Cuando oyes blasfemias, ¿pides perdón a Dios interiormente?
Fíjate como Jesús dedicaba todos los días a hacer un rato de oración como tú ahora. No lo dejes ningún día, aunque sea unos pocos minutos.

MARTES SANTO (11 de Abril)

Jesús vuelve a Jerusalén. Pasan por el lugar de la higuera maldecida. Al ver el templo, profetiza que será destruído. Los discípulos están tristes porque Jesús les anuncia que dentro de dos días le matarán. Los cristianos, como Él, hemos aprendido a cumplir siempre la voluntad de Dios Padre, por encima de todo. Por ejemplo, Juana de Arco, cuando estaba al frente de sus soldados franceses, en una gran batalla contra Inglaterra, Dios le anuncia que ese día será herida. Entonces una amiga suya le dice que no vaya a pelear. Y Juana le contesta en tono irónico: "sal tú y di a mis generales que Juana de Arco no luchará porque tiene miedo a ser herida". Y salió valerosamente al frente de sus soldados, y fue gravemente herida.
No tengamos miedo de aceptar la voluntad de Dios. ¡Señor, sí, Tú siempre quieres lo mejor para mí! Quiero lo que quieras, quiero porque quieres, quiero mientras quieras.

MIÉRCOLES SANTO (12 de Abril)

Jesús se queda en Betania. Simón, el leproso que había sido curado por Jesús, invita al Señor a comer en su casa, por lo agradecido que le estaba. Mientras están comiendo, entra en la casa una mujer del pueblo llamada María; rompe un frasco de perfume carísimo y lo echa a los pies del Señor. Los besa y los seca con sus cabellos. A Jesús le gustó ese detalle de cariño.
Es entonces cuando Judas busca a los jefes del pueblo judío y les dice: "¿Qué me dais si os lo entrego?". Ellos se alegraron y prometieron darle dinero.
¿Eres agradecido como Simón por las veces que a ti también te he curado de tus pecados? Cada vez, después de confesarte, dale gracias por haberte perdonado.
A Jesús le gustará que hoy tengas algún detalle de cariño con Él, como María. Piensa ahora uno concreto y regálaselo ya.
JUEVES SANTO (13 de Abril)
La última Cena. Por la mañana de¡ Jueves, Pedro y Juan se adelantan para preparar la cena en Jerusalén. A la tarde llegaron al Cenáculo. Allí Jesús lavó los pies uno a uno. Luego, sentados a la mesa celebra la primera Misa: les da a comer su Cuerpo y su Sangre y les ordena sacerdotes a los Apóstoles para que, en adelante, ellos celebren la Misa. Judas salió del Cenáculo antes, para entregarle. Jesús se despidió de su Madre y se fue al huerto de los Olivos. Allí sudó sangre, viendo lo que le esperaba. Los discípulos se durmieron. Llegó Judas con todos los de la sinagoga y le da un beso. Entonces, le cogieron preso y todos los Apóstoles huyeron. Lo llevan al Palacio de Caifás, el Sumo Sacerdote. Le interrogan durante toda la noche: no duerme nada.
Hazle tú hoy compañía al Señor, que está solo. Haz el propósito de no abandonarle nunca, y de visitarle con frecuencia en el sagrario.

VIERNES SANTO (14 de Abril)
Hoy muere. Al amanecer del viernes, le juzgan. Tiene sueño, frío, le han dado golpes. Deciden condenarle y lo llevan a Pilatos. Judas, desesperado, no supo volver con la Virgen y pedir perdón, y se ahorcó. Los judíos prefirieron a Barrabás. Pilatos se lava las manos y manda crucificar a Jesús. Antes, ordenó que le azotaran. La Virgen está delante mientras le abren la piel a pedazos con el látigo. Después, le colocan una corona de espinas y se burlan de Él. Jesús recorre Jerusalén con la Cruz. Al subir al Calvado se encuentra con su Madre. Simón le ayuda a llevar la Cruz. Alrededor de las doce del mediodía, le crucificaron. Nos dio a su Madre como Madre nuestra y hacia las tres se murió y entregó el espíritu al Padre. Para certificar la muerte, le traspasaron con una lanza. Por la noche, entre José de Arimatea y Nicodemo le desclavan, y dejan el Cuerpo en manos de su Madre. Son cerca de las siete cuando le entierran en el sepulcro.
¡Dame, Señor dolor de amor! Ojalá lleves en el bolsillo un crucifijo y lo beses con frecuencia.
SÁBADO SANTO (15 de Abril)
Jesús ha muerto. Todo el día de hoy, su Cuerpo reposa en el sepulcro, frío y sin vida. Ahora nos damos cuenta de lo que pesan nuestros pecados. Jesús ha muerto para redimirnos.
Estamos tristes. La Virgen María también está triste, pero contenta porque sabe que resucitará. Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela.
Pasa el día unido a la Virgen, y con Ella acompáñale a Jesús en el sepulcro. Haz el propósito de correr al regazo de la Virgen cuando te hayas separado de Él.
DOMINGO DE RESURRECCIÓN (16 de Abril)
En cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su Cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. Ahora entienden que Jesús es Dios. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.
Desde entonces, todos los cristianos podemos tratar al Señor, que está Vivo. Hoy estamos muy contentos y es momento de darle constantemente gracias a Dios.

Como Pedro y Juan, tú también tienes que preocuparte de que tus amigos sepan que Jesús ha resucitado, y le traten. Pídele esa preocupación.

Miércoles de Ceniza: el inicio de la Cuaresma. 1 de Marzo

Miércoles de Ceniza: el inicio de la Cuaresma.
1 de Marzo
La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.
La Cuaresma comienza con el miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.
Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:
- "Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás"
- "Conviértete y cree en el Evangelio".

Origen de la costumbre

Antiguamente, los judíos acostumbraban a cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.
En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.
En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.
Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos del año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.
También fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno.
La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.
Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios. La ceniza se le impone a los niños y a los adultos.

Significado del carnaval al inicio de la Cuaresma

La palabra carnaval significa adiós a la carne y su origen se remonta a los tiempos antiguos en los que por falta de métodos de refrigeración adecuados, los cristianos tenían la necesidad de acabar, antes de que empezara la Cuaresma, con todos los productos que no se podían consumir durante ese período (no sólo carne, sino también leche, huevo, etc.)
Con este pretexto, en muchas localidades se organizaban el martes anterior al miércoles de ceniza, fiestas populares llamadas carnavales en los que se consumían todos los productos que se podrían echar a perder durante la cuaresma.
Muy pronto empezó a degenerar el sentido del carnaval, convirtiéndose en un pretexto para organizar grandes comilonas y para realizar también todos los actos de los cuales se "arrepentirían" durante la cuaresma, enmarcados por una serie de festejos y desfiles en los que se exaltan los placeres de la carne de forma exagerada, tal como sigue sucediendo en la actualidad en los carnavales de algunas ciudades, como en Río de Janeiro, Brasil o Nueva Orleans, Estados Unidos.

El ayuno y la abstinencia

El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste en hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

La oración

La oración en este tiempo es importante, ya que nos ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que necesitemos cambiar de nuestro interior. Necesitamos convertirnos, abandonando el pecado que nos aleja de Dios. Cambiar nuestra forma de vivir para que sea Dios el centro de nuestra vida. Sólo en la oración encontraremos el amor de Dios y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad.
Para que nuestra oración tenga frutos, debemos evitar lo siguiente:
La hipocresía: Jesús no quiere que oremos para que los demás nos vean llamando la atención con nuestra actitud exterior. Lo que importa es nuestra actitud interior.
La disipación: Esto quiere decir que hay que evitar las distracciones lo más posible. Preparar nuestra oración, el tiempo y el lugar donde se va a llevar a cabo para podernos poner en presencia de Dios.
La multitud de palabras: Esto quiere decir que no se trata de hablar mucho o repetir oraciones de memoria sino de escuchar a Dios. La oración es conformarnos con Él, nuestros deseos, nuestras intenciones y nuestras necesidades. Por eso no necesitamos decirle muchas cosas. La sinceridad que usemos debe salir de lo profundo de nuestro corazón porque a Dios no se le puede engañar.

El sacrificio

Al hacer sacrificios, debemos hacerlos con alegría, ya que es por amor a Dios. Si no lo hacemos así, causaremos lástima y compasión y perderemos la recompensa de la felicidad eterna. Dios es el que ve nuestro sacrificio desde el cielo y es el que nos va a recompensar. Cuando ayunéis no aparezcáis tristes, como los hipócritas que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan, en verdad os digo, ya recibieron su recompensa. Tú cuando ayunes, úngete la cabeza y lava tu cara para que no vean los hombres que ayunas, sino tu Padre que está en lo secreto: y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará. " (Mt 6,6)"
El sacrificio, es preciso dulcificarlo con un amor grande a Dios. El dolor nos engrandece cuando sabemos sobrellevarlo. La Virgen María en su vida tuvo que llevar a cabo muchos sacrificios y lo hizo con mucha alegría y amor a Dios.

Palabras de Juan Pablo II sobre el miércoles de ceniza (pronunciadas el 16-2-1983)

El miércoles de ceniza se abre una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para la preparación del misterio pascual, o sea, el recuerdo de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.
Este tiempo vigoroso del Año Litúrgico se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido en una sola palabra: "matanoeiete", es decir "Convertíos". Este imperativo es propuesto a la mente de los fieles mediante el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, con las palabras "Convertíos y creed en el Evangelio" y con la expresión "Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás", invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.
La sugestiva ceremonia de la Ceniza eleva nuestras mentes a la realidad eterna que no pasa jamás, a Dios; principio y fin, alfa y omega de nuestra existencia. La conversión no es, en efecto, sino un volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad. Una valoración que implica una conciencia cada vez más diáfana del hecho de que estamos de paso en este fatigoso itinerario sobre la tierra, y que nos impulsa y estimula a trabajar hasta el final, a fin de que el Reino de Dios se instaure dentro de nosotros y triunfe su justicia.

Sinónimo de "conversión" es así mismo la palabra "penitencia"... Penitencia como cambio de mentalidad. Penitencia como expresión de libre y positivo esfuerzo en el seguimiento de Cristo.

Cofradia del Rosario

ÉXTASIS

-No sé qué le pasa a Jubi con la Virgen -me comentó sor Inés.

Al parecer, nuestra perrita ha cogido la costumbre de ir a visitar la imagen de María que tenemos en la huerta. Se sienta delante de ella y la mira fijamente, sin pestañear, y así puede estarse más de media hora. Aunque la llames o le muestres su juguete, no responde. Simplemente mueve el rabito, pero sin dejar de mirar a la Virgen.

Intrigada por tan extraño comportamiento, decidí sentarme a su lado.

-¿Qué es lo que ves, Jubi?

Tras unos instantes de silencio... ¡apareció! De entre las piedras que forman la peana en la que se apoya la Virgen, salió un pequeño ratoncito a tomar el sol. Jugaba, se tumbaba y, en cuanto Jubi movía una oreja, ¡volvía corriendo a esconderse bajo el manto de María!

Riéndome, no pude evitar darle gracias al Señor por habernos regalado a su Madre. Efectivamente, como el pequeño roedor, en Ella encontramos siempre un refugio de paz y seguridad. Bajo su amparo, incluso las personas más diferentes pueden convivir. Ella es la Madre que siempre protege a sus hijos, llevándolos a Jesús.

¿Y tú? ¿Dónde buscas refugio cuando sientes que el miedo, los nervios o el mal humor te amenazan?

¡No te lances a descampado! Cristo mismo nos dejó a María para que nos cuidara. A Ella puedes acudir todas las veces que necesites. Siempre te esperará para acogerte y llevarte a su Hijo. Y, aunque tengas que esperar, permaneciendo bajo su manto, ¡la amenaza acabará por rendirse!

Hoy el reto del amor es mirar a María. Busca una imagen de la Virgen que te guste y regálale unos minutos. Dale las gracias a Cristo por este regalo tan bello que nos ha dado y pídele poder vivir hoy el día muy cerca de Ella, ¡bajo su manto! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO