Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


domingo, 26 de febrero de 2017

Cofradia del Rosario

ÉXTASIS

-No sé qué le pasa a Jubi con la Virgen -me comentó sor Inés.

Al parecer, nuestra perrita ha cogido la costumbre de ir a visitar la imagen de María que tenemos en la huerta. Se sienta delante de ella y la mira fijamente, sin pestañear, y así puede estarse más de media hora. Aunque la llames o le muestres su juguete, no responde. Simplemente mueve el rabito, pero sin dejar de mirar a la Virgen.

Intrigada por tan extraño comportamiento, decidí sentarme a su lado.

-¿Qué es lo que ves, Jubi?

Tras unos instantes de silencio... ¡apareció! De entre las piedras que forman la peana en la que se apoya la Virgen, salió un pequeño ratoncito a tomar el sol. Jugaba, se tumbaba y, en cuanto Jubi movía una oreja, ¡volvía corriendo a esconderse bajo el manto de María!

Riéndome, no pude evitar darle gracias al Señor por habernos regalado a su Madre. Efectivamente, como el pequeño roedor, en Ella encontramos siempre un refugio de paz y seguridad. Bajo su amparo, incluso las personas más diferentes pueden convivir. Ella es la Madre que siempre protege a sus hijos, llevándolos a Jesús.

¿Y tú? ¿Dónde buscas refugio cuando sientes que el miedo, los nervios o el mal humor te amenazan?

¡No te lances a descampado! Cristo mismo nos dejó a María para que nos cuidara. A Ella puedes acudir todas las veces que necesites. Siempre te esperará para acogerte y llevarte a su Hijo. Y, aunque tengas que esperar, permaneciendo bajo su manto, ¡la amenaza acabará por rendirse!

Hoy el reto del amor es mirar a María. Busca una imagen de la Virgen que te guste y regálale unos minutos. Dale las gracias a Cristo por este regalo tan bello que nos ha dado y pídele poder vivir hoy el día muy cerca de Ella, ¡bajo su manto! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO