Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


viernes, 11 de febrero de 2011

LO QUE NOS DICE LA VIRGEN DE LOURDES




MENSAJE

El Mensaje que la Santísima Virgen dio en Lourdes, Francia, en 1858, puede resumirse así:

1-Es un agradecimiento del cielo por la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que se había declarado cuatro años antes (1854), al mismo tiempo que así se presenta Ella misma como Madre y modelo de pureza para el mundo que esta necesitado de esta virtud.

2-Es una exaltación a las virtudes de la pobreza y humildad aceptadas cristianamente, al escoger a Bernardita como instrumento de su mensaje.

3-Un mensaje importantísimo en Lourdes es el de la Cruz. La Santísima Virgen le repite que lo importante es ser feliz en la otra vida, aunque para ello sea preciso aceptar la cruz.

4-Importancia de la oración, del Rosario, de la penitencia y humildad (besando el suelo como señal de ello); también, un mensaje de misericordia infinita para los pecadores y del cuidado de los enfermos.


Algunos puntos de reflexión sobre los signos visibles de la primera aparición:

En ellos hay una gran enseñanza espiritual:

1-Rodeada de luz: es el símbolo de la luz de la fe, a la cual nos abrimos por el Bautismo. La fe es la luz de la vida con que debemos brillar ante el mundo. Debemos hacer resplandecer la fe por la santidad de nuestras vidas.

2-La luz era tranquila y profunda: en la fe cristiana hallaremos el reposo para nuestra alma.

3-De belleza incomparable, no hay nada igual aquí en la tierra: trabajar intensamente por adquirir la verdadera belleza que es la del alma, a fin de que Dios pueda contemplarnos con agrado.

4-Ropaje tan blanco, tan puro, tan delicado que jamas tela alguna pudo imitar: de que pureza tan perfecta y delicada ha de estar revestida delante de Dios, nuestra alma; ya que el pecado mancha nuestro blanco ropaje.

5-Pies desnudos, brillando sobre cada uno de ellos una rosa luminosa: Los pies desnudos nos predican la pobreza evangélica, esta bella y sublime virtud a la cual Jesús ha prometido el mismo Reino de los Cielos. Las rosas luminosas: Jesús nos envía a difundir por todas partes el buen olor de Cristo, el divino perfume del Evangelio.

6-Las manos siempre juntas, con el santo rosario: en ferviente oración, orando siempre y sin interrupción. La oración nuestro alimento constante, la respiración del alma, pues todas las virtudes solo nacen en un alma que ora.


MILES DE CURACIONES

Hay al menos 67 historias clínicas que documentan científicamente los milagros. Miles más sin duda han ocurrido y continúan ocurriendo pero no forman parte de la documentación del santuario la cual es en extremo rigurosa. También hay innumerables curaciones del alma que son las mas importantes.


¡Nuestra Señora de Lourdes...........Ruega por nosotros !

domingo, 6 de febrero de 2011

El rosario diario para alcanzar una esperanza heroica

Por Leandro Coccioli



Sabemos que fuimos creados para alcanzar la santidad, es decir, llegar a ser santos como Dios es santo. Nuestro modelo de santidad es el Santo de los santos, Jesús. Para alcanzar la santidad de Jesús, debemos ejercitar en actos concretos las virtudes sobrenaturales que nos infundió Dios, auxiliados por la gracia del Espíritu y siendo dóciles a sus mociones a través de sus dones. Una de las virtudes fundamentales es la virtud de la esperanza. Por la virtud de la esperanza, esperamos en Dios como nuestro Bien, como nuestra Bienaventuranza, como nuestra felicidad. Jesús no tenía esperanza porque ya poseía su propia esencia divina, gozaba de la visión beatífica desde su concepción por ser el Hijo de Dios, por ser Persona Divina. Por eso tampoco tenía fe: ya veía a Dios, no necesitaba tener fe ni esperanza. Así lo enseña la doctrina católica desde siempre. Nosotros necesitamos la fe y la esperanza porque no vemos a Dios. Entonces, para ejercitarnos en la fe y en la esperanza, debemos mirar a quien gozaba de la más resplandeciente fe y de la más firme esperanza: la Santísima Madre de Dios, la Virgen María.


Para alcanzar la esperanza de la Virgen María, Ella nos revela su secreto, que es su forma de oración: el rosario diario. Porque, de algún modo más allá de toda virtud, muy especialmente la esperanza se determina por la calidad de nuestra oración. Nuestra oración es nuestra esperanza, nuestra esperanza es nuestra oración. «Quien ora, se salva ciertamente. Quien no ora, se condena ciertamente», afirmaba con contundencia un santo muy importante. Así, nuestra esperanza, es nuestro rosario diario, nuestro rosario diario es nuestra esperanza. Eso llevó a San Alfonso María de Ligorio, gran santo y Doctor de la Iglesia, a decir un día a quienes lo acompañaban, cuando era muy anciano y había perdido la lucidez de la memoria: «¿Ya hemos rezado el rosario hoy? Miren que de esto depende mi santificación y eterna salvación.» Lo decía un sabio Doctor de la Iglesia, lo decía un santo. Él es también el autor de la primera frase que citábamos. ¿Y a quiénes vamos a oír, sino a los verdaderos sabios, que fueron los santos?


La Virgen incansablemente en cada aparición nos exhorta a rezar el rosario todos los días, lo hace una y otra vez, sabiendo que así nos ha dado el más precioso consejo y la exhortación más eficaz. Porque todo lo que nos dice la Virgen, lo conseguimos siguiendo uno solo de sus pedidos: rezando el rosario todos los días. La Virgen nos pide muchas cosas que están ordenadas a nuestra santificación. Pero si tuviéramos que escoger una sola, si Dios a la Virgen le permitiera decirnos sólo una, Ella nos diría: «¡Recen el rosario todos los días!» ¿Por qué? Porque rezando el rosario todos los días buscando la Voluntad de Dios, obtendremos todo lo demás como por añadidura, comenzando por la santidad a la que nos llama y que por su maternal Mediación nos concede. Yendo a la fuente de la gracia, recurriendo a la oración más perfecta, el rosario de María, nos llegan todos los bienes celestiales, todas las gracias, nos llega el Espíritu superabundantemente.


Y una de las gracias más hermosas que nos concede la Virgen, es tomar una parte en la esperanza transparente que Ella tenía en esta vida. El único objeto de la esperanza de María era Dios. Ella estaba puramente sedienta del amor de Dios, no esperaba nada fuera de Dios. Todo lo que quería era a Dios, todo lo que esperaba era a Dios. No deseaba nada fuera de Dios. Por eso en su oración había una sola petición incesante: que llegara la salvación, que llegara el Mesías. Su obsesión era Cristo, el Salvador, el que nos uniría y nos descubriría a Dios. Pero nunca se imaginó María que sería la escogida para ser la Madre del Salvador, y que por esto sería la creatura más sublime y la encumbrada por sobre toda la creación.


Su obsesión era el Mesías Salvador, al que contemplaba día y noche, y por Quien suplicaba hora tras hora infatigablemente. De esto se trata el rosario, y es así como la Virgen nos comunica su esperanza, concediéndonos esa oración suya. Por medio del rosario diario, centramos nuestra vida en el misterio del Mesías, en el misterio de Jesús, recorriendo las líneas de su Rostro Santísimo decena tras decena, y suplicando incesantemente Padrenuestro tras Padrenuestro, Avemaría tras Avemaría, que nos dé la salvación, que nos dé a Dios, que colme nuestra esperanza, para que un día, como Jesús, como María, podamos contemplar la faz divina, y todos nuestros anhelos se vean saciados infinitamente por siempre.


Así la Virgen, al hacernos participar de su esperanza rezándole el rosario diario, es decir, rezando y esperando como Ella, nos encumbra a su lado por sobre todos los hombres y nos lleva a su santidad.


«Reza, ten fe y espera», decía un gran santo, hijito predilecto de María, el Padre Pío de Pietrelcina. El Padre Pío estaba todo el día rezando el rosario. Y sabiamente nos decía: «espera», fruto de su santa oración, fruto de su Santo Rosario.


En esta vida peregrina, para alcanzar la perfección, debemos ser purificados intensamente por el fuego divino del Espíritu Santo. Nuestra esperanza también debe ser purificada, para que sólo esperemos en Dios, como María. Y además de conseguir una esperanza transparente, que sólo confíe en el auxilio de Dios para alcanzar nuestra salvación y felicidad, también debemos lograr una esperanza invencible de modo que pese a todos los asaltos de nuestros enemigos, que son el mundo, el demonio y la carne, confiemos, justamente, por la ayuda divina, que llegaremos a la meta celestial. Este don, la esperanza de María, la conseguimos confiando en Ella, y confiamos en la Virgen refugiándonos en su regazo rezándole cada día el rosario, pidiéndole cuenta tras cuenta que ruegue por nosotros, ahora y en la hora de nuestra muerte.


Supliquemos a la Madre de Dios, nuestra Madre, que nos conceda su esperanza invencible, esa esperanza que esperó contra toda esperanza aún durante la Pasión de su Hijo, para que algún día, el día más feliz de nuestras vidas, podamos alcanzar el objeto de nuestros deseos, de nuestros amores: ver a Dios cara a cara.