Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


martes, 15 de noviembre de 2011

El consejo más precioso que nos pueden dar en la vida es que recemos el rosario todos los días

Por Leandro Coccioli



Para poder medir comparando distintos consejos valiosos acerca de lo más importante en la vida y decidir cuál es definitivamente el más valioso de todos, debemos escogerlo a partir de cuánto este consejo es determinante para alcanzar el sentido de la vida. Y sabemos que el sentido de la vida es alcanzar la santidad y salvarnos, por lo que el consejo más precioso que nos puedan dar en la vida, será el que con mayor seguridad, cortedad, facilidad y perfección nos conduzca a la santidad y la salvación.


El medio inmejorable e insustituible del Cielo para llegar a ser santos es el rezo diario del rosario en la verdadera devoción a la Santísima Virgen María. Por lo que jamás ningún consejo, por más valioso que sea para vivir bien, superará en valiosidad el consejo de rezar el rosario todos los días. Así que el consejo más precioso que nos pueden dar en la vida es que recemos el rosario todos los días


El rosario diario, una vez que se ha perseverado y se ha vuelto de modo consciente algo necesario para nuestra vida cristiana, se transforma en un hábito, como una segunda naturaleza. Dicho de otra manera, se vuelve tan necesario como respirar, y más que eso, como decía San Gregorio de Nisa, un Padre de la Iglesia muy importante, gran autor místico: «Es necesario acordarse de Dios más a menudo que de respirar» (citado por el Catecismo n. 2697). A quien adquiere el rosario diario como verdadero hábito, así como alguna vez recibió de algún modo el consejo de rezarlo todos los días, se vuelve él mismo un consejero, y siempre que es oportuno, aconseja el rezo diario del rosario como un consejo sin igual. Porque al experimentar las maravillas de la gracia divina que acontecen en su alma, en su vida, quiere compartir con todos este secreto inefable que le fue revelado. Su corazón no puede reservárselo, el amor que vibra como llama de amor viva en lo más profundo de su alma arde, brota y estalla hacia los demás, irradiando la sabiduría insuperable que contiene el rezo del rosario diario de María, para que más hijitos suyos se hagan sus verdaderos devotos y alcancen la máxima santidad.


¡Reza el rosario todos los días! Y cuando hayas experimentado las bondades del rosario cotidiano, repite con nosotros a todos los hombres: «¡Reza el rosario todos los días!»