ASOCIACIÓN Y COFRADÍA DEL ROSARIO SANTO DOMINGO EL REAL

Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.


Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

http://www.facebook.com/recursospararezar/


miércoles, 20 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LOS OJOS CONFIESAN LOS SECRETOS DEL CORAZÓN

“La cara es el espejo del alma, y los ojos confiesan en silencio los secretos del corazón” (San Jerónimo).

Esta frase me llegó muy dentro del corazón. Desde entonces, llevo unos días fijándome en la mirada que tiene María en las distintas imágenes que hay en el monasterio.

Me impresiona qué serenidad, certeza, cariño, confianza... desprende su mirada. Da una paz especial el estar mirándola y, cómo no, el mirar a María me ha llevado a mirar a los ojos a las personas que en estos días me he cruzado en el camino.

He visto ojos tristes, ojos con dolor, ojos con alegría, ojos con esperanza, con vida, con interrogantes. Ojos que bajaban la vista cuando me fijaba en ellos, ojos que me sostenían la mirada con cariño y asentimiento.

Y yo, cuando miraba, lo que quería transmitir es amor, quería decirte lo que tengo en el corazón. Al mirarte a los ojos quiero decirte que estoy presente, atenta... que me importas. Mirándote a los ojos te digo que te respeto, que confío en ti y que soy transparente para ti. Con la mirada te entrego todo lo que tengo, que no es otra cosa que a Cristo. Con una mirada de cariño quiero trasmitirte que Cristo te ama y que cuenta contigo, que te necesita para llevar hoy Su amor a todos los que te rodean.

Jesús, con su mirada, lo decia todo. Los Evangelios hablan varias veces de la mirada de Jesús: cuando el joven rico se marchó y le miró triste; cuando miraba a los pecadores con cariño...

¡Qué fuerza tiene una mirada! Cuántas veces con ella hemos sentido que nos han matado o nos han dado vida. La mirada es un gran regalo del Señor: valóralo y dale gracias, y hoy úsala para transmitir amor.

Si no puedes mirar desde el amor, no importa: pídeselo a Jesús. Que hoy el Señor te regale Su mirada para transmitir Su misericordia, Su ternura, Su amor.

Hoy el reto del amor es mirar a los ojos a tres personas y, con tu mirada, decirles que les amas, que te importan, que confías en ellos. No olvides que tus ojos confiesan lo que tiene tu corazón.

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LA PEOR ORACIÓN

El día que toca ir a la cocina, como se pierde parte de la oración, solemos buscar un rato por la tarde para estar con el Señor.

Así lo hice el otro día. Sin embargo... ¡estaba totalmente reventada! ¡No podía ni con las pestañas! ¡Qué cansancio!

No encontraba forma de concentrarme, la mente se me dispersaba y sentía el corazón congelado.

-Creo que esta va a ser la peor oración de mi vida, Señor -comenté un tanto abatida.

Me consolé pensando que al menos con mi presencia ya estaba orando, porque “uno elige estar con las personas a las que quiere”...

Al cabo de un rato, viendo que la cosa no fluía, cogí un pequeño librito. Lo abrí por la marca. El capítulo hablaba sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe... y cómo las rosas florecieron en la nieve. Comentaba el sacerdote:

“La belleza de Guadalupe está siempre en nuestra oración. No importa cuán fríos estén nuestros corazones, las rosas de nuestras almas florecen. Cada momento que pasamos delante del Señor, brotamos, crecemos y florecemos, como las rosas en la nieve”.

¡¡Cómo me ayudó este párrafo!! Realmente, ¡sentí que mi corazón se convertía en el más espléndido jardín! Jesucristo es la persona más fácil de complacer en el mundo, ¡y la más agradecida!

El Señor me hizo recordar que lo más importante en la oración no es lo que nosotros hacemos o decimos, ¡sino lo que hace y dice Jesucristo! Basta con ponerse en su Presencia, ¡y Él actúa!

Así pues, me quedó muy claro que, la peor oración... es solo la que no se hace.

Hoy el reto del amor es que busques una iglesia y te sientes un rato a estar con Jesús. Si te vienen mil ideas, compárteselas. Si tu corazón arde en amor, alábale. Y, si sientes tu alma con frío de nieve... quédate a su lado. Cristo hará brotar las rosas y, con Él, pronto llega la primavera. Recuerda que Jesucristo “hace florecer los árboles secos. Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré” (Ez 17, 24). ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

lunes, 18 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¡VUELVE!

En los días de Ejercicios, a eso de las 6.30 de la tarde, hacía un pequeño descanso y recorría la huerta rezando el Rosario. Uno de los días, antes de salir, una hermana me dijo que parecía que iba a llover, que no se iba a arriesgar a salir a dar su paseo.

Sin embargo, llegó mi hora e, ignorando el aviso de la hermana, atravesé los caminos hasta el extremo más lejano del monasterio, hasta la otra punta de la huerta... ¡literal!

De repente, unas gotas. “Seguro que pasarán”, me dije, y me senté en un banco debajo del porche.

Al poco, ya no eran gotas: la lluvia aumentó considerablemente, aunque volví a pensar que en poco pararía. Pero ahí no quedó la cosa. Se puso a llover de tal manera, que no se veía nada ¡a dos metros de distancia!

Y yo ahí, sentada, aún pensando que, al acabar el Rosario, quizá de “algún modo milagroso”, las nubes se disiparían, el sol brillaría... y en ese momento, la campana que avisa para ir a rezar Vísperas empezó a tocar. No había otra: tenía que salir corriendo.

Corrí a toda velocidad. Por supuesto, el hábito blanco, del que no han fabricado una modalidad impermeable... ya te puedes imaginar cómo se quedó.

Cuántas veces metemos la cabeza en algo a pesar de que nos digan lo contrario. Nos empeñamos en que tiene que salir y, ya cuando tenemos la “lluvia encima”, clamamos al Cielo pidiendo que “milagrosamente las nubes se disipen”.

Cuando nos vemos bajo la lluvia, somos los primeros en castigarnos, nos sentimos indignos de volver a Casa, de que nos acojan, porque nosotros somos los primeros que no nos acogemos.

Puede que te encuentres bajo la lluvia torrencial, que esa decisión que has tomado te haya llevado a estar bajo el agua. No tengas miedo de volver a Casa, no corras en la otra dirección. Es hora de buscar Refugio, pero no allá, a lo lejos. Vuelve. Corre, aunque te mojes, pero vuelve, no tengas miedo. “Pero, ¿cómo voy a volver empapado, tal como he quedado?” Vuelve, déjate abrazar en tu pobreza tal y como estás, déjate secar con la toalla, que te tiendan una mano para seguir caminando.

Cristo es el primero que te entiende, que te ama tal como estás. No tengas miedo a experimentarlo porque, de que tú experimentes ese Amor por ti, depende que te puedas volver a levantar sintiéndote profundamente abrazado.

Hoy el reto del Amor es que vuelvas a casa. Que vuelvas a esa persona y le pidas perdón, que te acerques a la Iglesia por la que te sentías juzgado a dejarte abrazar, que escribas unas líneas a quien no sabes cómo acercarte... Si lo sientes en el corazón... ¡vuelve!

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

domingo, 17 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LA LENTA IMPRESORA

Estaba trabajando en la cerámica, diseñando un oficio, y necesité hacer unas copias para después pasarlo a las baldosas. Fui deprisa a la impresora que está en comunidad. Aunque es una CANON, tiene sus años y va un poco lenta…

Me dispuse a hacer mi trabajo pero, al dar las órdenes, la pobre impresora no me obedeció y, además, se paró con el papel medio impreso.

Al principio me contrarió, pero en seguida me di cuenta de que mi prisa no iba acorde con el aparato, y así se me bloqueó todo...

Luego, en reposo, en la oración, comprendí que esto me había sucedido porque no me amoldé a su ritmo y a su capacidad: “Es un poco antigua”…

Y Jesús me trajo a la memoria otra anécdota que me enseñó mucho para mi vida interior:

Dios me ha dado una buena vista y la capacidad de copiar con ella y con mis manos. Cogí una baldosa que había pintado una hermana y me pareció horrorosa, y le dije: “¿No ves que no se parece a la muestra?, tiene cara de ‘lechuguina’…” Y, mirándome a los ojos, con gran pobreza, me dijo: “Es que no veo mejor, se me juntan las líneas y no sé hacerlo, no puedo…” En este momento, sentí un gran dolor en el corazón por haberle exigido lo que no podía dar, porque Dios no se lo había concedido…

Jesús, cuando subió al cielo, después de resucitar, dio dones a los hombres. Pero lo hizo muy bien al repartir sus talentos: a uno, le dio agudeza visual; a otro, un oído finísimo que percibe todos los sonidos, agudos y graves, con gran precisión; a otro, destreza en toda clase de trabajos manuales, etc, etc…

No todos tenemos los mismos dones, y las capacidades están muy bien repartidas para que nadie nos gloriemos ante el Señor: “Yo lo tengo todo, lo sé todo o lo puedo todo”.

Este darse cuenta nos hace humildes y sencillos al pedir al hermano lo que yo no puedo. A Jesús le gusta esto: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y encontraréis vuestro descanso”… ¡Obrando así, de verdad descansamos en la humildad de Jesús!

Hoy el reto del amor es que respetemos el ritmo de los otros y amemos sus dones, porque también son míos. Juntos nos complementamos en una acción de gracias a Dios, porque es tan generoso con nosotros.

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

sábado, 16 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN INTRUSO IMPERTINENTE

Esta semana he sido la Lectora de la Comunidad. Eso significa que, en la Liturgia, me toca proclamar las lecturas en voz alta. En principio no supone grandes problemas, pues no suelen pasar de las cuatro líneas... a excepción del Oficio de Lecturas. Eso sí que es la prueba de fuego.

En este caso hablamos de dos lecturas, ¡de dimensiones olímpicas! A eso hay que añadirle que es la primera oración del día, y, a esas horas, a veces el sueño hace que se crucen las líneas. Si además te tocan textos de autores antiguos... ya puedes darte por perdido. Acabar la lectura sin trompicones es misión imposible.

Y ahí estaba yo, tratando de proclamar las razones por las que san Ignacio de Antioquía deseaba el martirio... y una mosca del tamaño de un rinoceronte se dedicó a pasear por mi escapulario.

Sujetando el libro con una mano, traté de espantarla, pero ella, nada sensible a las emotivas razones del mártir, erre que erre a posarse, esta vez, en mi cuello.

“¡Con la de monjas que puede elegir, tiene que molestar a la Lectora!”

San Ignacio daba sus argumentos a favor de los leones... y yo peleada con la mosca de marras.

En esto recordé que al demonio le llaman “el príncipe de las moscas”... y ya sí que sí se estropeó la lectura. ¡Me había perdido al cambiar de renglón!

Ya en la oración, no podía evitar sonreírme. Basta que uno quiera hablar del Señor... ¡que siempre surge algún impedimento! ¡Aunque sea una mosca!

Fue entonces cuando el Señor me hizo entender. No podemos pretender una vida sin dificultades, ni una misión en la que todo vaya sobre ruedas. Tarde o temprano, alguna cosa surge. Pero el problema no es la mosca. El problema es que, por centrarme en la mosca, ¡había dejado de mirar la lectura!

¿En quién fijamos nuestra atención? ¿En el problema... o en la razón de nuestra aventura, en nuestro motor para seguir adelante? ¿Miraremos a la mosca... o a Jesucristo?

Tú decides a quién prestar atención. Y, con esta decisión, señalarás qué es lo realmente importante para ti. En algún momento puedes despistarte, pero, aunque haya miles de moscas, ¡Cristo seguirá siempre ante ti, como estaba la lectura ante mis ojos! Él prefiere ser tu “segunda opción” antes que darte por perdido. ¡Eso es amor!

Hoy el reto del amor es que fijes tu mirada en Cristo para seguir la lectura. Te invito a que hoy no dejes que los malentendidos o los problemas te roben la alegría. Cuando lleguen, para con el Señor, recuerda que es por Él por quien luchas y, de su Mano, reemprende el día buscando encontrarte con los demás por encima de las diferencias. ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

viernes, 15 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PELANDO NABOS

Ayer tuvimos cocina; hubo un momento en que estábamos Israel y yo solas. Una, friendo pechugas; la otra, aderezando macarrones. Era el último día de retiro, día que quieres aprovechar al máximo... y lo último que te encaja es la cocina.

Sin embargo, nos pusimos a hablar de los Ejercicios, de dónde habíamos visto al Señor, y sentía que el corazón se me esponjaba. Después, no pude evitar reírme, porque la semana anterior nos pasó algo parecido: entre pucheros tocábamos el Cielo.

Y me acordaba del hermano Rafael cuando decía:

“Alguien que me dice que ¡qué estoy haciendo! ¿Que qué estoy haciendo? ¡Virgen Santa! ¡Qué pregunta! Pelar nabos…, ¡pelar nabos!… ¿Para qué?… Y el corazón dando un brinco contesta medio alocado: ‘Pelo nabos por amor…, por amor a Jesucristo’.”

Pensaba en todos aquellos a los que hoy se os hace arduo ir a trabajar o afrontar las tareas del día. Es verdad que las circunstancias no pueden cambiar y, sin embargo, ¡puedes tocar el Cielo! Todo depende de que no vayas solo a trabajar, de que dejes que Cristo entre en tus tareas del día e impregne de Amor cada gesto que tengas.

Así, si montas la primera pieza de un coche, no conocerás a la persona que lo va a conducir, pero llevará en su coche una pieza cargada de oración por él; si estás en la cocina, hay personas que van a comer de tu comida y, si dejas que entre Jesucristo, además de ingredientes, pondrás Amor; si eres profesor en un colegio, ora por cada alumno que se te acerque y verás que tus respuestas son diferentes.

Que hoy todos “pelemos nabos” pero... ¡por amor a Jesucristo! Que en todo lo que tengamos entre manos, al transformarlo en oración, toquemos el Cielo.

Hoy el reto del amor es que “peles nabos por amor a Jesucristo”. Cambia tu reloj de muñeca y así, cada vez que lo mires, pregúntate: “¿Para qué?... ¡Por amor a Jesucristo!”. Vuelve tu mirada a Él; allí donde estés, es tu momento de oración, de intimidad con el Señor.

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

jueves, 14 de junio de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

MERIENDA EN LA HUERTA

Uno de los días de ejercicios, salimos las del Novi a dar un paseo y, por el camino, nos fuimos encontrando a varias monjas en la huerta. Juntas, fuimos a parar al jardín del Noviciado. Pasando por una de sus avenidas, de pronto, Lety dijo en voz alta: “Os invito a merendar”, mientras señalaba un frondoso cerezo repleto de frutos.

Normalmente nunca llegamos a tiempo de coger los frutos de este árbol. Cuando queremos ir a por las cerezas, ya están todas picoteadas por los pajaritos. Pero este año, son tantísimos los frutos... que hay para todos.

Así pues, nos pusimos todas a comer cerezas; ¡menuda merienda, del árbol a la boca! Aquello era de foto: todas al rededor del cerezo, cada una con una rama, comiendo las frutas más rojas y dejando aún muchas más que estaban verdes o amarillas, esperado a madurar. Hasta Jubi comía de las ramas más bajas...

Pero la cosa no quedó ahí, sino que, según pasan los días, todas las monjas nos han ido comentando que qué buenas están las cerezas del jardín del Noviciado.

Es impresionante, vayas cuando vayas, ¡siempre encuentras fruto!

Y es que esto mismo es lo que el Señor nos ha regalado volver a experimentar durante estos días de Ejercicios. Él es como el cerezo, el Árbol del que todos podemos comer, y nunca se termina. Él ha dejado en nosotras de forma renovada la certeza de que, necesites lo que necesites, Él está ahí, siempre, para ti.

¿Qué necesitas? ¿Qué buscas? ¿Paz? ¿Esa paz que te quita el trabajo y el agobio? ¿Alegría? ¿Esa alegría de vivir cada momento como un regalo? Quizá necesites volver a experimentar el Amor verdadero, gratuito... No lo dejes para mañana, acude a Cristo. Él siempre está disponible para ti, porque te ama, porque quiere que tengas Vida, que nada ni nadie te atasque.

¡Sus frutos siempre están listos para llenar tu corazón de todo lo que estás necesitando! Parece que es imposible, que cómo te va a hablar... solo te digo que hagas la experiencia, que nunca saldrás igual de cómo entraste. Estar con Cristo nunca deja indiferente.

Hoy el reto del amor es merendar cerezas. Para unos minutos con el Señor, descansa en Él tu corazón, y, cuando salgas, lleva a los tuyos unas cuantas cerezas. Seguro que se las comen volando, y esto te ayudará a ver que los frutos que te regala a ti el Señor cada vez que paras con Él, siempre son también beneficio para los demás.

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!