ASOCIACIÓN Y COFRADÍA DEL ROSARIO SANTO DOMINGO EL REAL

Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.


Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

http://www.facebook.com/recursospararezar/


jueves, 14 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

DERRIBANDO MUROS

El otro día estábamos dando un paseo Lety, Joane y yo. De pronto nos encontramos con el albañil, que estaba derribando un trozo de una tapia interna del monasterio. Menos mal que no era la tapia que rodea el convento, sino que se trata de una tapia secundaria que separa un patio del resto de la huerta.

Nos quedamos tan sorprendidas que fuimos a preguntarle qué había pasado. Él nos contó que había venido un camión a descargar algo. Una vez dentro de la clausura, el conductor lo debió de dejar parado un momento, pero, sin darse cuenta, se le “cayó” el camión cuesta abajo y se dio contra esta tapia. De manera que había quedado completamente agrietada.

Instintivamente nos salió decirle que por qué no la remataba un poco y así evitar tener que tirar ese trozo. Pero él nos insistió en que aquella opción no era buena, ya que, antes o después, se podía caer, y era muy peligroso para nosotras.

Aquello me dejó asombrada. Durante la oración, el Señor me regaló ver cuántas veces vamos a lo largo de la vida levantando los muros internos de nuestra defensa propia, y cercamos bien nuestra “zona de confort”. No suele ser intencionado, pero desde el inconsciente nos formamos una “tapia autoprotectora”.

Pero, ¿qué sucede? Que, día tras día, nos vienen golpes en aquellos muros que nosotros mismos nos hemos levantado.

Al orar esto, sentía precisamente que Cristo permite esos golpes para que los muros internos se vayan derribando poco a poco. Sin embargo, muchas veces vemos más lógico volver a rematar el muro antes que tirarlo...

El Señor nos ha soñado libres por completo, y nuestra mayor libertad es la libertad interior. Él, que nos ama tanto, sabe cómo ir ganándose terreno poco a poco. No suele hacerlo de golpe, no pretende derrumbar de una vez la tapia de tu corazón, sino que día tras día, grieta a grieta, te sugiere un cambio en tu interior.

Él sólo mira por tu felicidad. Y, si confías en Él, al final irá consiguiendo todo el terreno que nosotros solos no somos capaces de entregarle.

Hoy el reto del amor es no tener miedo a derribar un trozo de tu tapia. Seguro que estás viviendo un golpe en tu muro, una grieta, que, por pequeña que sea, siempre es una oportunidad para ensanchar tu corazón. Confía, pues, si esperas en Él, descubrirás que la esperanza no defrauda.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN AMOR QUE SE PUEDE ABRAZAR

Ya están llegando los primeros anuncios de turrones, de cestas de navidad, comienzan a llegar las felicitaciones...

Mi celda da a una calle del pueblo, y, a través de la ventana, entra el reflejo de las luces de la calle, en concreto, de una enorme estrella que cruza de acera a acera. También de vez en cuando se pueden oír villancicos a tope, en los coches o en algún puestecillo de la plaza.

Se nota que todo el mundo va entrando ya en la Navidad. Pero, ¿qué vive cada uno? ¿Cuántos saben realmente qué sucede estos días?

Es fácil ver cómo se vive este tiempo de Adviento en la calle, pero, seguro que te estás preguntando cómo se vive en un convento...

A día de hoy, 11 de diciembre, en el monasterio reina el silencio. Los villancicos, los belenes, las luces... todo esto permanece todavía en sus cajas, esperando; al igual que los turrones y demás dulces, que aún no han aparecido. Los unos y los otros tardarán varios días en hacer acto de presencia. El clima que hay es de silencio, de espera, de acogida....

El otro día, en clase, quise tratar con las novicias el significado del Adviento. El tema se titulaba “La esperanza no defrauda”, y en él se profundiza en la esperanza tan fuerte que se vive en este tiempo.

Al empezar la clase, siempre me gusta hacer alguna pregunta, porque... ¿qué esperan ellas en este tiempo? ¿Esperan algo o a alguien?

Cuando una persona que te quiere te ha dicho que viene, no te importa esperar, porque sabes que llegará.

Si la importancia de esta Navidad la centras en las fiestas, en las comidas familiares, en los regalos... te aseguro que se te va a quedar muy pobre. Este misterio es muchísimo más: es todo un Dios que te ama y se hace hombre.

Lo importante de este tiempo es descubrir que Cristo viene a amarnos. Dicen que el amor ama a su semejante, “y, si no lo encuentra... se lo hace”. Pues Cristo se ha hecho semejante a nosotros para amarnos, para que podamos amarLe.  

Y si dicen que sólo se ama lo que se puede abrazar, a Él se le puede abrazar, Él te puede abrazar. Te ama con corazón humano, con amor humano... y amor divino. Un amor que no asusta, porque se hace pequeño, y un amor que eleva, porque es infinitamente grande.

Cristo, en su encarnación, hace posible el amor, te regala formar parte de su familia, de su misma carne y sangre.

Hoy el reto del amor es orar un rato y ver cómo estás viviendo este tiempo, dónde estás poniendo tu corazón: ¿en el turrón, en las cenas, en la familia... o en Cristo? Haz un mensaje y mándalo a tres personas; en él, escribe sentido que tienen estos días para ti.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto

Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

GOTAS DE AGUA

Sabemos todos que en muchas partes de la Tierra hay una gran sequía. Se habla de cambio climático y demás fenómenos de la contaminación... Pero, todo lo que sabemos y decimos, no suele arreglar el problema.

Nuestro Dios lo es del cielo y de la tierra, ¿y no va a serlo también de la lluvia?

Nuestra vida está toda ella sostenida por la oración. En el Evangelio, Jesús nos pide que supliquemos, que llamemos, que busquemos donde es seguro se responde a nuestras necesidades.

Así pues, nosotras hemos estado saliendo estos días por los caminos de nuestra gran huerta a hacer rogativas al Señor para que envíe lluvia a nuestros campos.  

Por la tarde, a las 6, después del trabajo, vamos recorriendo la huerta y echando agua bendita mientras cantamos las letanías de los Santos.

Cuando cantamos, miramos las nubes que van apareciendo por poniente... pero nada, hoy todavía no hay agua... La insistencia con perseverancia, estamos seguras de que traerá el agua tan deseada.

Cuando leo el Evangelio de la viuda inoportuna y el juez inicuo, dice Jesús al final: “Si este juez, siendo malo, escuchó por fin a la viuda, ¿vuestro Padre del Cielo (que es la Bondad infinita), os dará largas?” No, sino que se compadecerá de nosotros y nos dará lo que tanto necesitamos.

Nuestra perra, Jubi, se une a nuestros cantos, dando prueba de gran contento con sus brincos y moviendo su rabo. Ella, a su manera, también reza al Señor pidiendo la lluvia.

Tenemos que confiar mucho y perseverar en pedir lo que es bueno para nosotros. ¿Y qué es lo bueno? Lo mejor que nos ha dado Dios es el Don por excelencia: el Espíritu Santo.

Jesús termina diciendo: “Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden” (Lc 11, 13)

Pero, para pedir con la seguridad de alcanzar, nuestra confianza tiene que ser total.

A los dos días de empezar a rezar por la huerta, llovió, pero no lo suficiente, así que perseveramos en la oración. Y, por fin, terminadas las rogativas, ha llovido insistentemente, y hasta ha nevado en ciertas partes, con lo que esto supone de acumulación de agua.

Hoy el reto del amor es pedir al Señor dos gotas frescas de Fe, una Fe marcada por la confianza, una Fe que no titubee.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

martes, 12 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¿QUÉ TIRITAS TE PONES?

Ayer me hice una pequeña herida en el dedo. Fui al cajón donde están las tiritas para cubrirla y no rozarme, pero lo primero que encontré fue una caja de tiritas en las que había unas naranjas y otras azules, llenas de muñecos por todos los lados.

-Seguro que tiene que haber de las típicas, del color de la piel... -pensé, y seguí buscando hasta encontrarlas.

Descarté las otras porque no se camuflaban; porque, a pesar de ser divertidas, alegres... atraerían la atención de todo el mundo hacia el dedo, y después todos preguntarían “¿Qué te ha pasado?”

Llegué a la oración y recordé a los niños: ¡les encantan las tiritas! Un solo rasguño es motivo suficiente para pedirte que les pongas una y... ¡si es con dibujos mejor! En lugar de avergonzarse por su caída, les hace sentir importantes: están orgullosos de que les vean la tirita, les pregunten y poder contar que han sido muy valientes y se han dejado curar... o, si no hay herida, es adorno que lucen orgullosos.

¿Y cuando crecemos? ¡Buscamos tiritas de camuflaje! Igual pasa con las heridas que tenemos por dentro. Si algo nos sale mal, si algo nos está haciendo sufrir, si hemos caído o simplemente tenemos un mal día... ¡cogemos las tiritas de camuflaje! Que no se note que estamos mal, que no se note que estamos tristes o que tenemos un mal día. Con la tirita de sonrisa aparente o con la de aislarnos de las personas que tanto nos quieren “para que no se note”, creemos solucionarlo todo, pero, en realidad, la herida sigue ahí.

A veces nos exigimos un grado de perfección tal que no nos permite mostrar nuestra debilidad. Cristo te ama en tu debilidad, no nos pide vivir ilesos, cuenta con las heridas de cada día, te ama con ellas. Sólo quiere levantarte y, para no quedarte caído, es importante ser niño, mostrar esa magulladura que tienes dentro, entregársela al Señor para que te la cure y, si no llega a cicatrizar... ¡ponte una tirita de colores! Siéntete orgulloso e importante por tener un Dios que se ha encarnado por cada una de tus heridas y de tener hermanos que, al verte, te tenderán una mano.

Hoy el Reto del Amor es que luzcas tus tiritas. No escondas tu debilidad, comparte con alguien ese error que hoy cometerás, eso que te produce dolor o el día que tienes... Si algo tenemos todos en común son las debilidades y pobrezas. Déjate querer en ellas.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

lunes, 11 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN AMOR QUE SE PUEDE ABRAZAR

Ya están llegando los primeros anuncios de turrones, de cestas de navidad, comienzan a llegar las felicitaciones...

Mi celda da a una calle del pueblo, y, a través de la ventana, entra el reflejo de las luces de la calle, en concreto, de una enorme estrella que cruza de acera a acera. También de vez en cuando se pueden oír villancicos a tope, en los coches o en algún puestecillo de la plaza.

Se nota que todo el mundo va entrando ya en la Navidad. Pero, ¿qué vive cada uno? ¿Cuántos saben realmente qué sucede estos días?

Es fácil ver cómo se vive este tiempo de Adviento en la calle, pero, seguro que te estás preguntando cómo se vive en un convento...

A día de hoy, 11 de diciembre, en el monasterio reina el silencio. Los villancicos, los belenes, las luces... todo esto permanece todavía en sus cajas, esperando; al igual que los turrones y demás dulces, que aún no han aparecido. Los unos y los otros tardarán varios días en hacer acto de presencia. El clima que hay es de silencio, de espera, de acogida....

El otro día, en clase, quise tratar con las novicias el significado del Adviento. El tema se titulaba “La esperanza no defrauda”, y en él se profundiza en la esperanza tan fuerte que se vive en este tiempo.

Al empezar la clase, siempre me gusta hacer alguna pregunta, porque... ¿qué esperan ellas en este tiempo? ¿Esperan algo o a alguien?

Cuando una persona que te quiere te ha dicho que viene, no te importa esperar, porque sabes que llegará.

Si la importancia de esta Navidad la centras en las fiestas, en las comidas familiares, en los regalos... te aseguro que se te va a quedar muy pobre. Este misterio es muchísimo más: es todo un Dios que te ama y se hace hombre.

Lo importante de este tiempo es descubrir que Cristo viene a amarnos. Dicen que el amor ama a su semejante, “y, si no lo encuentra... se lo hace”. Pues Cristo se ha hecho semejante a nosotros para amarnos, para que podamos amarLe.  

Y si dicen que sólo se ama lo que se puede abrazar, a Él se le puede abrazar, Él te puede abrazar. Te ama con corazón humano, con amor humano... y amor divino. Un amor que no asusta, porque se hace pequeño, y un amor que eleva, porque es infinitamente grande.

Cristo, en su encarnación, hace posible el amor, te regala formar parte de su familia, de su misma carne y sangre.

Hoy el reto del amor es orar un rato y ver cómo estás viviendo este tiempo, dónde estás poniendo tu corazón: ¿en el turrón, en las cenas, en la familia... o en Cristo? Haz un mensaje y mándalo a tres personas; en él, escribe sentido que tienen estos días para ti.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

domingo, 10 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PORQUE ESTÁ

Ya llevo dos meses largos en Comu... ¡y todavía hay sitios que no me he aprendido! Sí, como ahora anochece pronto, ¡es importante saber de memoria dónde están los interruptores... y los obstáculos!

Ayer salí del taller a toda velocidad, cerrando detrás de mí la puerta, sin detenerme a pulsar la luz. Evidentemente, al instante tuve que efectuar la frenada en seco.

Oscuridad total a mi alrededor. Recordaba que había otro interruptor justo delante de mí... y también recordaba un enorme escalón. Lo que no recordaba era qué estaba primero, el escalón o el interruptor, ni era capaz de calcular la distancia que me quedaba hasta el “precipicio”.

Palpando la pared, di un par de pasos. Iba pisando con cuidado, pero cada vez sentía más inseguridad. La oscuridad se volvía agobiante. Sin embargo, no me di la vuelta. Estaba convencida: no podía faltarme mucho para encontrar el interruptor.

Extendí el brazo con miedo a dar un paso más... ¡y se hizo la luz! Sólo me quedaban unos centímetros para llegar al temido escalón, que bajé de un saltito. ¡Qué fácil era ahora no tenerle miedo!

En la oración, el Señor me hizo ver un detalle muy curioso: lo que me animó a seguir fue la plena certeza de que allí estaba el interruptor, aunque no pudiese verlo. ¡Y así nos pasa con el Señor!

Los apóstoles estaban acostumbrados a ver a Jesús como un hombre cualquiera. Sin embargo, tras la Resurrección, tuvieron que aprender a descubrir de una forma nueva su Presencia. No con los ojos del cuerpo, sino con los ojos de la fe.

Seguramente tuvieron muchos momentos en que no lograban encontrarLe, pero no se rindieron gracias a la certeza de su promesa: “Yo estaré con vosotros todos los días”.

No hay duda. Él está. Fue verdad entonces... y es verdad hoy.

Si sigues adelante, si luchas por descubrir a Cristo en cada instante de tu vida, toda la realidad quedará iluminada, y los “precipicios” podrás bajarlos de un salto. En toda situación, no dejes de buscaLe... porque Él está.

Hoy el reto del amor es que le pidas al Señor poder verle al menos una vez a lo largo de esta jornada que empiezas. Abre los ojos de la fe y descubre su caricia en el viento, o sus palabras en ese hermano... Al acabar el día, repasa todo lo que te ha ido sucediendo, ¡seguro que descubres aún más detalles de Su amor! Y este día, quedará iluminado. ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

sábado, 9 de diciembre de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ESPEJO DEL ALMA

Ayer, mientras estábamos en la oración de la tarde, salí un momento para coger una cosa. Al volver hacia la capilla, como hay que pasar por la iglesia, me fijé en que las hermanas habían dejado la luz del atrio (fuera de la iglesia, la luz de la calle) encendida. Sin darle mayor importancia, seguí mi camino.

Después, mientras estábamos orando, sentimos abrirse la puerta. Algunas personas entraron y se sentaron un poquito ante el Señor.

Sin recordar lo anterior, me pregunté gratamente sorprendida: “¡Qué raro! ¿Cómo se habrán acercado a estas horas, con lo de noche que es ya? ¿Qué les habrá llamado la atención para abrir la puerta?...”, porque, durante el rezo de Vísperas, sí que suele venir bastante gente, pero a la oración personal, ya es más raro.

Pero al instante caí en la cuenta de que, al dejarse la luz de la puerta encendida, era como un “reclamo”. Estoy convencida de que se acercaron a abrir la puerta por ello. Y, gracias a aquella luz, quisieron sentarse unos minutos a los pies del Señor.  

Y es que una luz encendida dice que ahí hay algo. Es ciertamente un reclamo que invita a entrar, que te da la bienvenida desde lejos para que te acerques.

El Señor me fue mostrando que nosotros también tenemos una luz: es nuestro rostro.

Dicen que la cara es espejo del alma, y es cierto. Cuando uno está serio o pensativo, sabes que es mejor no desconcentrar a la persona; o cuando una persona te sonríe o tiene una mirada acogedora, genera en el otro una cierta confianza y te sientes a gusto, incluso te acercas y charlas. Es más fácil abrirse con alguien que te expresa acogida.

Y cuántas veces sale en el evangelio la mirada de Jesús: cuando traspasó el corazón de Mateo desde lejos, y provocó en él un cambio radical de vida; o aquel gesto de acogida que tuvo con la mujer que arrojaron a Sus pies pretendiendo que fuera Él quien la declarase culpable de adulterio... Cómo transformó la vida de esta mujer Su mirada de dulzura y de amor, frente a los ojos de sus acusadores.

Hoy el reto del amor es tener una mirada amable, de acogida. Que sea el espejo de lo que tu corazón desea: vivir desde el amor. Deja que Jesús te mire para que tu mirada se transforme en el reflejo de Su Amor.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!