ASOCIACIÓN Y COFRADÍA DEL ROSARIO SANTO DOMINGO EL REAL

Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.


Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

http://www.facebook.com/recursospararezar/


viernes, 20 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL CALENDARIO EN EL CHAVOLO

Ayer llamó por teléfono Juan; tenía unos días de permiso. Juan es el tercer testimonio del libro “Si no puedes perdonar, esto es para ti”.

Nos contó un montón de cosas, pero lo que más me impresionó es que nos compartió que, en casi todas las celdas de la cárcel, está colgado el “calendario Vive de Cristo”. Casi todos los presos lo tienen puesto en su “chavolo”, como dicen ellos.

Nos contaba que en él apuntan las visitas de sus familias, los juicios... todos los acontecimientos importantes.

Juan se ha encargado de contar en la carcel quiénes somos, y ha explicado a los demás que hay muchas personas que han ayudado para que ese calendario llegase a su “chavolo”.

No es la primera vez que Juan habla de nosotras. Los voluntarios de la pastoral llevan impresos a la cárcel los retos de la semana, y Juan se encarga de pasarlo de unos a otros.

No te imaginas la alegría que me dio escuchar cómo habían recibido los calendarios. Es impresionante saber que en tantas celdas hay ahora un rayo de esperanza, saber que a ellos cada mañana se les evangeliza, pues evangelizar no es otra cosa que llevar esperanza.

Hoy quiero darte las gracias a ti, querido retero, querida retera, ya que con tu generosidad has hecho posible que estas personas tengan el calendario en sus chavolos. Te pedimos ayuda para poder enviar los 300 calendarios que se necesitaban... y la verdad es que vuestra generosidad los superó con creces. Tal es así que, además del calendario, a cada preso pudimos comprarle un bloc para escribir cartas, un paquete de sobres, y un jabón de manos con forma de nacimiento. Muchas gracias por sembrar a Cristo en estas personas. Gracias por ayudarnos a llevar a Cristo al que sufre y al necesitado.

Jesús dijo a los discípulos: “no quedará sin recompensa nada de lo que hagáis” y “estuve en la carcel y me vinisteis a ver”... Lo que habéis hecho a estos presos, a estos hermanos, queridos reteros, se lo habéis hecho al mismo Jesús. ¡GRACIAS!

Hoy el reto del amor es dar gracias a una persona que ha sido generosa contigo, y que tu corazón te lo ha recordado. Da gracias al Señor por ella y, después, haz una llamada de teléfono para decirle “Gracias”. Vivir desde el amor es lo que más felices nos hace, y el que ama tiene un corazón agradecido.

VIVE DE CRISTO

Pd: ¡Y más buenas noticias, querido retero!

Ya se ha solucionado el problemilla que habíamos tenido con Facebook. El Señor nos regala que nuestra cuenta vuelva a estar activa; deseamos que sirva también para llevar esperanza... ¡a las redes sociales!

Puedes verla aquí:

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

jueves, 19 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

MÁSCARAS DE FILTROS

Ayer estuvimos grabando unas medallas con la máquina láser. Desde que la tenemos, poco a poco, nos hemos ido dando cuenta de que, cuando trabajamos con ella, es necesario ponerse unas mascarillas con filtros, dado que el polvillo que sueltan los metales queda en el aire, y respirarlos puede ser peligroso.

Así que estuvimos toda la mañana con aquellas máscara. Daba la sensación de que nos habíamos trasladado al espacio, porque... ¡parecíamos astronautas!

Pero, ¡qué buenas son esas máscaras! Porque, si te la quitabas un momento, en seguida notabas un olor diferente; es decir, realmente funcionan bien: filtran todo lo malo que circula en el aire y deja pasar el oxígeno necesario para vivir.

Después, en la oración, recordando lo de la máscara, me vino a la mente una de las visitas más recientes. Una persona nos comentó que, al oírnos hablar del Señor, le parecía como que Cristo tuviese una varita mágica, y que con Él todo va estupendo. Nosotras le explicamos que Cristo te hace plenamente feliz, pero eso no quiere decir que haya ausencia de problemas. Lo que Él nos da es la fuerza para que ningún problema pueda con nosotros.

Cristo es como esta máscara. Cuando vivimos el día con Él, no es que no nos encontremos ante situaciones difíciles, o que vaya a ser un día tranquilo y poco movido (¡quizá muchas veces sea incluso todo lo contrario!). Sin embargo, si Le dejamos, Él se ocupa de filtrar el mal para que no nos haga daño, para que no dejemos de amar. Su poder nos hace libres para que, aún estando en medio de “climas cargados”, tengamos Vida y la transmitamos a los de alrededor.  

Hoy el reto del amor es filtrar cada momento de tu día en Cristo. Un comentario, un mal gesto, una dificultad... ¡son tantas las cosas que nos suceden en el día a día! Vívelas con Jesús y no dejes que nada te quite la Alegría. Él siempre está contigo, y con Él no hay nada que temer.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

miércoles, 18 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PREPARACIÓN MUSCULAR

Nada más salir de la cama, sentí que me habían caído, por lo menos, 50 años más de golpe. Fue estirarme un poco y...

-¡Ay! Mi espalda...

Me agaché para coger los zapatos y...

-¡Ay, ay, ay! ¡Qué dolor de piernas!

Tratando de aliviarme, quise sentarme en la silla, pero, al doblar las rodillas...

-¡¡Aaaaaaaaayyyyyy!! ¡Me muero! ¡De esta me muero!

Ya calzada, no encontraba fuerzas para volver a ponerme en pie. Quise ayudarme de los brazos, pero...

-¡¡Ay, ay, aaaaaaaayyyyy!!

Ya te digo; lo menos, 50 años más de golpe. ¿Que qué me pasaba? Pues que el día anterior había estado de cocina, lo di todo... y me desperté con agujetas hasta en la lengua.

Ese día, caminar sin parecer un robot, ni hacer muecas con la cara, ni resoplar al sentarme o levantarme... ¡era toda una proeza!

Lo cierto es que, por ganas, me habría quedado en la cama todo el día. Pero, ya lo decía mi antiguo profesor de Educación Física: ¡las agujetas se quitan con más agujetas!

“¡Ay, Señor, lo que hace la falta de costumbre!”

De pronto descubrí... ¡que nos pasa exactamente igual en la vida de nuestra alma! Puede ser que un día sientas en tu corazón que el Señor te invita a sonreír a esa persona que te cae un tanto antipática. Tal vez te animes a ello pero, ¡cómo cuesta! Y más si no recibes una respuesta amable: ¡ahí sí que puedes acabar con buenas agujetas en la cara y en el alma!

Pero, un acto que se repite da lugar a un hábito: cada vez nos cuesta menos realizarlo. Igual que en el deporte, que a medida que se practica, cada vez se tienen menos agujetas; cada vez que se apuesta por amar, es una victoria hacia un Amor más grande, ¡hasta poder entregarnos con alegría!

Sin embargo, como en el deporte, nuestra alma también necesita cierta “preparación muscular” antes del esfuerzo. En el caso de un ejercicio físico, se recomienda tomar agua con azúcar para evitar las agujetas, ¿no? ¿Y no decía Israel hace un par de días que Jesús es como el azúcar? ¡Pues eso! Para poder apostar por amar, la preparación es empaparse del amor del Señor...

Hoy el reto del amor es sonreír a esa persona que te resulta complicada y con la que te encuentras todos los días. ¡Pero recuerda prevenir las “agujetas”! Antes de nada, dedícale unos minutos a Cristo, ¡déjate querer por Él! Él no pone límites a su amor por nosotros... ¿pondremos nosotros límites a nuestro amor a los demás? ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

lunes, 16 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

“CON AZÚCAR, GRACIAS”

Siempre me he considerado una persona más bien “de salado”, pero, de un tiempo a esta parte, me voy dando cuenta de que me gusta mucho el dulce... Ahora le echo azúcar al yogur, también lo añado ese día especial en que hay fresas, o en el café... ¡todo sabe distinto con azúcar!

Y es que he experimentado aquello de que “a nadie le amarga un dulce”. Y es verdad, el azúcar tiene la capacidad de eliminar el amargor, y volver así el alimento en suave y agradable. Esto sucede, por ejemplo, con el tomate, que, al freírlo, es necesario añadir azúcar (si no, el ácido lo haría incomible)... y, sin embargo, me atrevería a decir que este es el complemento favorito de los niños para cualquier comida.

Anoche, mientras me echaba estos blancos granitos en el yogur, me daba cuenta de que el azúcar es como el amor en nuestra vida. El Amor es lo único que transforma el amargor y da buen gusto a cada momento del día.

Porque todos tenemos experiencia de que, hasta en el día más feliz de nuestra vida, alguna raíz amarga asomó por un rincón: una persona que se enfadó, alguna parte de la organización que se torció... Y qué bien se vive cuando no te dejas llevar por ello. Hasta en esos días especiales necesitamos el Azúcar de la vida, para soliviantar estas situaciones.

Siempre que queremos azúcar acudimos al azucarero... Pues, de igual modo, nosotros tenemos un Azucarero que es Cristo. Él es la fuente, Él es de quien recibimos todo lo que somos y todo lo que podemos dar de nosotros mismos. De Él siempre podemos esperarlo todo.

Hoy el reto del amor es añadir un poco de azúcar a tu vida. Hoy experimenta en ti mismo y con los tuyos que “a nadie le amarga un dulce”. Deja salir el niño que llevas dentro, ese niño que no tiene miedo a amar, que vive las cosas a fondo, disfrutando de cada momento y de todos. Hoy es lunes, y no hay mejor manera de comenzar la semana que haciendo el día más llevadero para los demás; por ello, coge algún dulce e invita a aquellos con los que compartas tu día. Solo los gestos de amor rompen, y hasta la persona más amarga queda tocada. ¡No te rindas!

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

domingo, 15 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL ÁRBOL... ¿CAÍDO?

-¡Ay! Tenemos que levantar ese pobre árbol... -comentó la priora mientras paseábamos por la huerta.

El susodicho “árbol” en realidad era prácticamente un palito de metro y medio de alto con cuatro o cinco ramitas de nada. Se trata de un olivo que apenas lleva un año plantado en nuestra tierra.

A pesar de que estábamos lejos, la verdad es que sí que parecía necesitar ayuda. Aunque fuertemente agarrado al suelo, el tronco estaba torcido por completo, casi tumbado.

-Cómo ha sufrido el viento de estos días... -dije meditativa.

-¡Qué va! -me respondió la priora- Quien lo ha sufrido ha sido la vara que tenía de guía. A esa sí que la ha tirado el viento, ¡y ahora está doblando al olivo con su peso!

Aquel comentario me dejó asombrada: ¡¡menuda docilidad la del olivo a su guía!!

Orando este hecho, caí en la cuenta de que, un árbol grande, bien formado, se reiría de esa vara fina y de escaso tamaño. Su tronco leñoso y firme no se doblegaría jamás. Sin embargo, este pequeño olivo tiene el tronco lo bastante flexible como para doblarse, y, obedeciendo a la vara, ¡inclinarse hacia el suelo!

Solo los troncos jóvenes son flexibles. Y, ¿no dijo Jesús que el Reino de los Cielos es de los niños? ¡Sí, el Reino es de los que tienen un corazón flexible!

Jesucristo es la guía que dirige nuestros pasos, Él nos entrega su Espíritu que, como el viento, nos empuja y nos anima... De Su mano descubrirás que llegas donde te parecía imposible, donde nunca habrías imaginado. Su amor hace de ti una criatura nueva.

Y no me refiero a que hagas “cosas raras”... Como dicen los santos, muchas veces las mayores inspiraciones del Espíritu Santo nos llevan simplemente a “hacer lo ordinario con un amor extraordinario”.

Lo mejor es que nuestro corazón no es como el tronco de los árboles. Su dureza no depende de los años: ¡cuántos mayores hay con espíritu de niño! Y, mejor aún, a diferencia de los troncos... la dureza de nuestro corazón no es definitiva. Jesucristo tiene poder para hacer latir de nuevo el corazón más leñoso y rígido. Cristo es el gran apasionado de los nuevos comienzos... ¿Te apuntas?

Hoy el reto del amor es volver a ser niño. Para ello, te invito a que te dejes asombrar por Cristo. Abre los ojos y, a lo largo del día, dale las gracias por tres pequeños detalles en los que veas el Amor del Señor: un rayo de sol, una palabra amable, una “coincidencia”... Y, dócil a Jesús, ¡trasmite su Amor! Hoy regala tres sonrisas a desconocidos. ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

sábado, 14 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ÉL ESTÁ DETRÁS

No hay persona que no se asombre ante el arcoíris; es algo espectacular que a todos nos hace mirar hacia arriba.

Ayer mismo cayó otra tromba de agua. Pero al poco se separaron los nubarrones, dejando hueco para unos rayos del sol bajo de la tarde. Todo el cielo se iluminó y apareció el precioso anillo de colores.

Al instante caí en la cuenta de que el arcoíris siempre aparece en medio de la tormenta; por ello, el Señor me regaló verlo como un recordatorio de que siempre podemos confiar.

Sí, sí, porque, para que suceda este fenómeno de la naturaleza, es necesario que esté lloviendo, y que un rayo del sol atraviese las gotas de lluvia, provocando así esos destellos de colores.

De igual modo, en medio de nuestras tormentas, cuando la desconfianza asoma con esos nubarrones de pensamientos que nos nublan y que nos impiden ver el Sol, siempre tenemos la certeza de que podemos confiar: el Sol está detrás, y en cualquier momento nos regala el arcoíris. Basta con una pequeña apertura, basta con solo un rayo de sol, y el anillo lucirá en nuestro cielo.

Así es el Señor; nunca nos deja solos, no hay un instante de nuestra vida que no esté bajo su cuidado. Él, todo lo que nos sucede, lo aprovecha para nuestro bien. Cuando llega el momento de la confianza... ¡podemos confiar!

Y es que no hay tortura más grande que la desconfianza. Es un callejón que se va estrechando más y más, y al final te deja sin salida. Sin embargo, cuando vivimos con confianza, somos felices, nos volvemos sencillos. Y lo genial es que no nos pide una confianza ciega: en medio de grises nubarrones, nos regala el arcoíris.

Hoy el reto del amor es descansar en la confianza. No dejes que nada ni nadie nuble tu mente y tu corazón: vive de Cristo, confía en Él. En Él está la seguridad para confiar en los demás.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

viernes, 13 de abril de 2018

Reto

Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¿CREES EN LA BONDAD DE DIOS?

Ayer tuve una conversación telefónica que me impresionó mucho. Estaba escuchando problemas; aquel hombre no paraba de hablar y llorar, pero, en un momento dado, le interrumpí y le dije:

-¿Tú crees en la bondad de Dios?

Se quedó callado, parecía que no había manera de seguir la conversación. Entonces le comenté que me daba la sensación de que no creía en la bondad de Dios, que no se creía que Dios busca para él lo mejor, que le ama, que nos ha dado a Jesus para mostrarnos su amor y su bondad, que está pendiente de nosotros continuamente y que quiere que seamos felices.

Seguimos hablando un poco pero, escuchándole, no pude evitar hacerle otra pregunta:

-¿Por qué echas la culpa a Dios de todo lo malo que te pasa, por qué juzgas a Dios por cómo está tu vida?

De nuevo se creó un silencio, así que decidí continuar.

-“Enfadarte con Dios quizás sea un camino fácil para tu frustración... el Señor no se defenderá si le juzgas, pero en realidad, te está invitando a que des “un golpe de audacia” en tu vida: que confíes en Él aunque las circunstancias no te den motivos, ¡esperar en Él incluso cuando no ves esperanza!

“Te aseguro que el Señor quiere demostrarte que te ama, quiere curar esa herida que te sangra... Pero tú te centras en tu sufrimiento, y así ese sufrimiento te está impidiendo ver la bondad de Dios. Al no mirar más allá de tu dolor, te incapacitas para ver a Dios en tu vida.

“Él está cuidándote a cada paso, quiere sanar esa herida para que tu corazón vuelva a amar. Y para ello te regala a Jesús, su Hijo Amado, para que, por medio de Él, tengas vida.”

El hombre se quedó mudo. Sólo pude invitarle a orar un rato: que fuese a sentarse con Jesús y le abriera el corazón.

Cuando colgué, yo también me fui al Oratorio a estar un rato con Cristo. Mirando al Sagrario, le pedía que mostrara su bondad a esta persona, y a tantas como tienen heridas en el corazón que les impiden acercarse a Dios, creer en su bondad.

Hoy el reto del amor es hacerte esta pregunta: ¿crees en la bondad de Dios? Busca una iglesia y ábrele tu corazón a Jesús. Él quiere mostrarte la bondad de su Padre.

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!