Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


domingo, 26 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

¿EL AMOR SE ACABA?

Anoche, Lety, la Madre Maestra, me preguntó que cómo venía hace seis años. Y es que, hace seis años, un día como hoy cruzaba la puerta del monasterio para quedarme definitivamente.

-Venía feliz -le contesté- porque llevaba un impulso del Señor que no me dejaba quedarme atrás; me llamaba, me había enamorado y tenía que ser ya. Pero, a la vez, había un sentimiento encontrado, y era esa pregunta que cada día te hacía: "¿Esto se va a acabar?".

¿El amor se acaba? Ése era el interrogante que me hacía sentir el vértigo a la llamada.

Y es que, durante los días anteriores a la entrada, casi todo el mundo te dice lo mismo. No pueden negar que te ven feliz y enamorada, pero la mayoría de las veces llegan a decirte: "El amor se acaba".

"Piénsatelo bien, que el amor se acaba...", porque hoy todo es efímero, todo cansa, parece que todo está destinado a acabarse antes o después, incluido el amor.

Por eso, cada vez que hablaba con Lety por teléfono, le preguntaba lo mismo: "Pero, Lety, ¿el Amor se acaba?". Y ella siempre me respondía con certeza: "Yo llevo quince años, y a mí no se me ha acabado, al contrario, ¡cada vez va a más!".

Hoy ya han pasado seis años desde aquel entonces, y también yo puedo decir "ya llevo seis, y no se me ha acabado, ¡al contrario!".

Puedo decir que he vivido muy feliz, he reído, he llorado, he amado, he sufrido... pero Su Amor nunca ha desaparecido, al contrario, me ha hecho más fuerte en cada debilidad. Siento fuerte la certeza de que Su Amor siempre está encendido, de que depende de mí el vivir así o no. Me ha quedado claro que el Amor es un Don que tengo que cuidar cada día. No por Él, sino por mí; y porque la relación con Cristo es el único motor que sustenta todas las demás relaciones.

Y es que ahí es donde está nuestro problema: en quién ponemos nuestro corazón. Es verdad que el Señor nos dice que nos amemos, pero éste es el segundo mandamiento. Jesús dijo que el primer mandamiento es amar al Señor con todo tu corazón. Sólo poniendo en Él nuestro corazón es como podemos experimentar que el Amor nunca se acaba, sino que se renueva cada día, porque Él sana lo que está enfermo, puede enciende lo que está apagado, nos devuelve la vista para que podamos ver al otro con nuevos ojos...

Hoy el reto del Amor es dejar que Cristo ocupe el centro de tu corazón. Deja en Él todas tus relaciones: de pareja, de amistad, de trabajo... y pídele que haga nuevas todas las cosas.

VIVE DE CRISTO

sábado, 25 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

ORACIONES ESPECIALES: ¡ÚNETE!

Ayer vinieron a por un montón de cajas. La noche anterior terminamos de prepararlas, embalándolo todo con un cariño especial.

¿Intrigado?

¿Qué contenían esas cajas? ¿Para quién eran?

No te lo vas a imaginar, pero el Señor nos regala una aventura muy especial, ¡y queremos que la vivas con nosotras!

Resulta que hoy, 25 de Marzo, día de la Vida, el libro sobre el perdón, "Si no puedes perdonar esto es para ti", entrará por primera vez en una cárcel. En concreto, en la cárcel de Madrid, en Alcalá-Meco.

Va a ser la "presentación" más peculiar de todas las que hemos vivido... aunque, como en todas las anteriores, nosotras lo viviremos desde nuestro monasterio con la oración.

El Señor ha ido haciendo que todas las cosas se fuesen encajando: que una hermana dominica pudiese moverlo, que nuestro equipo de voluntarios estuviese disponible... y que contásemos con la edición benéfica. Sí, querido retero. Nosotras soñábamos con poder llegar a nuestros hermanos de la cárcel, y el Señor nos ha dado el ciento por uno: nos han dado permiso para regalarles a cada uno de los que asistan el libro. Por eso, un millón de gracias, en nuestro nombre y en nombre de los internos, a todos los que habéis hecho posible esta edición benéfica. ¡Que el Señor os bendiga!

Cristo dijo: «Estuve en la cárcel y vinisteis a verme». ¿Quién iba a pensar que sería posible hacer realidad esta Palabra... desde clausura?

Y no sólo desde clausura. También tú hoy formas parte de esta visita. ¡La aventura es para todos!

Hoy el reto del amor es orar por nuestros hermanos de la cárcel. Por todos, pero hoy especialmente por las personas que participarán en esta presentación del libro. Oremos todos para que puedan sentir muy fuerte el amor del Señor perdonándoles, que les permita pedir perdón, perdonar y perdonarse para empezar una vida nueva. ¡Contamos contigo en esta aventura! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

viernes, 24 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día. 

CON NOMBRE PROPIO

Hace unos días, Lety y yo tuvimos que salir al centro médico para hacernos unos análisis. Mientras íbamos de camino, nos cruzamos con algún conocido de la Comunidad que, con alegría por vernos, detuvo su camino para saludarnos.

Un poco más adelante un coche nos pitó, y las dos reaccionamos saludando con cariño a la persona que iba dentro. Como yo llevo menos años que Lety, supuse que era alguien que yo aún no conocía, y le pregunté:

-¿Quién es?

-No sé, no la conozco... -respondió Lety- Pero mira qué impresionante: amor llama a amor. Como ella nos ha saludado, nos surge devolverle ese gesto con cariño.

Y es verdad, me asombró muchísimo aquello, así que no me quedé con las ganas y decidí salir de mi timidez y hacer una prueba.

Cuando nos tocó el turno, entramos las dos a hacernos la extracción. Noté perfectamente que la enfermera que estaba ante mí no tenía un día especialmente alegre. Y, de pronto, el Señor me iluminó y condujo mis ojos hacia una etiqueta que llevaba en su bata: "Carmen". Nunca había hecho aquello, pero alguna vez tenía que ser la primera, así que decidí lanzarme:

Al terminar, mientras me ponía el algodón, le dije:
-Muchas gracias, Carmen.

Ella, mientras yo pronunciaba el 'gracias', ya me estaba respondiendo 'de nada', pero, cuando oyó su nombre, sacudió la cabeza, se le puso una sonrisa de lado a lado y me volvió a repetir aquellas palabras, pero esta vez con un cariño diferente.

Ya sí que no salía de mi asombro: es verdad, amor llama a amor, y ahora lo había experimentado desde el otro lado.

Y es que para el Señor no somos un número más que pasamos entre la multitud como si nada. Él nos ha soñado uno a uno, con nombre. Y Él nos ha regalado la misma herramienta que utiliza Él para hacernos felices: el Amor. Jesús dejó asombrado a Natanael cuando le dijo "Cuando estabas bajo la higuera te vi...", o a Mateo, cuando con sólo una mirada le hizo experimentar todo Su Amor sobre su vida; o a la Samaritana, o a Lázaro...

Por eso, hoy el reto del Amor es sorprender a alguien llamándole por su nombre. Haz tú también la prueba y verás que detrás de ello está el Señor sorprendiéndote a ti.

VIVE DE CRISTO

jueves, 23 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.    

PREOCUPACIONES

Me encargaron diseñar una cosa en el ordenador; tenía un día para terminarlo. Empecé a diseñarlo en un programa normal y, cuando ya lo tenía todo terminado, no se podía guardar: tenía un tamaño tan grande que el programa no tenía capacidad. Llegó la hora del Rosario y no paraba de darle vueltas buscando una solución.

Por la tarde intenté guardarlo en otros formatos... ¡Nada! Pedí ayuda a Israel y dijo que había que diseñarlo en un programa especial. Descargamos el programa, pero justo llegó la hora de Vísperas, así que otra vez al coro.

Por la noche, antes de irme a dormir, me dejaron un ratito para investigar el nuevo programa. Al rato ya me moría de sueño y no conseguía atinar con nada, así que me fui a la cama, pero en mi cabeza no podía parar de intentar buscar una solución, ¡te puedes imaginar lo que me costó dormirme! Al final decidí que me ducharía rapidísimo por la mañana para volver a investigar aunque fuesen sólo 5 minutos.

Así hice, pero... ¡nada! Lo único que conseguí fue no enterarme de nada de la liturgia de la mañana.

En la oración ya me puse seria y le dije al Señor que no podía ser, que estaba más pendiente del programa que de Él. Se lo entregué para que Él buscase una solución: yo ya no le iba a dar más vueltas. Y justo fue en la Eucaristía cuando de repente me vino la solución, ¡y funcionó!

Puede que hoy tú tampoco puedas centrarte en Cristo por un montón de problemas sin solucionar. Se van acumulando y, como decimos aquí, "sin aumento de personal". Pierdes la paz, y no es que quieras dejar al Señor de lado, es que no queda tiempo para Él. Pensamos que, como no se nos va a aparecer a solucionar el problema, es una pérdida de tiempo.

Pero lo increíble es que Él es la fuente a la que debemos ir, es al primero al que debemos acudir, y no dejarle para el "si me sobra tiempo..." ¿Cuándo cambió la vida de la gente que vivía con Jesús? Cuando se encontraban con Él. La samaritana, por ejemplo. Ella iba a sacar agua, y un judío la estaba distrayendo, estaba abocado a una pérdida de tiempo. Pero ese encuentro le cambió la vida; ella fue a la verdadera fuente. Y pudo encontrar la paz, la alegría, le cambió totalmente la mirada.

Hoy el reto es entregar aquellas cosas que te preocupan al Señor, y pedirle centrarte en Él. Pídele que Él solucione los problemas que se vayan poniendo en tu camino. Te aseguro que Él te va a decir por dónde caminar. ¡Ve a la verdadera fuente! Y no te preocupes si tienes la sensación de que estás perdiendo el tiempo: Cristo ya está moviendo los hilos para ayudarte y darte vida.

VIVE DE CRISTO

miércoles, 22 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.     

¿ABSURDO?

El sábado por la mañana bajé a la huerta y Jubi se me acercó. De repente vi que de una de sus patas caían gotas de sangre. Pronto, ante la voz de alarma, llegaron los refuerzos, pues, lo que parecía insignificante, fue yendo cada vez a más. No paraba de sangrar.

Llamamos a la veterinaria y nos pidió que alguien se la acercase. ¿Acercarla? ¿Cómo?

La Priora dio la solución:

-¡Metedla en el carro de la compra!

Y así, tal como te estás imaginando la escena... o más pintoresca aún: todo el Noviciado intentando que Jubi se estuviese quieta en el carro, mientras la llevábamos hasta la puerta de nuestra huerta. Allí la recogieron y... ¡al veterinario!

Nos dijeron que de momento no había que dar puntos, pero que no podía pisar en la tierra ni correr, para que no se le abriese la herida, y había que hacerle curas a lo largo del día. Total, que alargamos una cuerda de forma que le permitiese llegar más o menos holgada a la mayor parte de los sitios sin que la pata corriese peligro... pero nada es suficiente para un perro que nunca se ha visto atado y tiene energía a raudales.

Parece que le duele, porque casi no se rebela, pero, cuando lo hace, ¿cómo le explicas que es por su bien, que no es un castigo, que de esa manera podrá cicatrizar la herida...? No se puede. Qué fácil se ve todo cuando se tiene una visión panorámica, cuando se entiende por qué ocurren las cosas, cuando se descubre que aquello que ata, aquello que parece absurdo, tiene sentido.

En nuestra vida nos encontramos en circunstancias absurdas: nos vemos subidos en un carro de la compra sin saber hacia dónde nos lleva la vida, o limitados por esa correa reflejada en la enfermedad o en la debilidad que no sabemos por qué nos ata y nos frena.

Cuántas cosas no entendemos o nos generan rebeldía, ¡queremos saltar desde el carro o romper las cadenas por las que nos sentimos atados! Sin embargo, la rebeldía no cambia las cosas, es más, nos lleva a la tristeza, y, en muchas ocasiones, a la desesperanza.

Cristo te mira con ternura, lleva con cariño ese carro contra el que te rebelas para que no te dañes más la pata; se sienta a tu lado para consolarte y darte fuerza en tu limitación. Es verdad que le habrás pedido tantas veces que te quite todo lo que te limita... y no entiendes por qué no lo hace. Él tiene la panorámica y no se separa de tu lado, sabe que no entiendes, que todo es difícil, pero Su mano está ahí para acariciarte, para consolarte y para que, confiado, puedas descansar en Sus brazos desde la certeza de que Él te cuida.

Hoy el reto del amor es que no te rebeles contra aquello que consideras absurdo en tu vida. Dile "Jesús, en ti confío" cuando sientas miedo o incertidumbre. Deja que Cristo te sostenga.

VIVE DE CRISTO

martes, 21 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SECRETOS BAJO TIERRA

Estos días estamos aprovechando el buen tiempo para ir poniendo al día la huerta. Además, Cayetano, un amigo nuestro, nos ha regalado un montón de fertilizante y nos está enseñando a cuidar la tierra. ¡Es el ángel que nos ha puesto el Señor para que la Resurrección también llegue a nuestros cultivos!

Ayer salimos a la zona del invernadero. Queríamos renovar la tierra de las mesas de cultivo, pero, para ello, necesitábamos trasplantar las plantas que había en ellas y plantarlas directamente en la tierra. Sólo así podríamos vaciar las mesas y volver a llenarlas con tierra apropiada.

En unas mesas teníamos plantadas flores, y en otras había plantas medicinales. Comenzamos a sacar las flores, y nos pareció un trabajo facilísimo, y hasta rápido. Pero, cuando llegamos a trasplantar las plantas medicinales... no había quien las sacara. Las raíces habían crecido tanto que estaban todas entrelazadas, y nos costó muchísimo sacarlas una a una.

Aquello me impactó, porque las plantas medicinales no es que sean muy bonitas; son eso, plantas. Sin embargo, éstas ponen su vida en la raíz, en hacerla crecer para alimentarse a través de ella y poder ofrecer alguna cualidad curativa.

Mientras que las flores... sí, adornan, son muy bonitas, pero ahí queda todo, no nos dan más. Le dan más importancia al exterior que a la raíz.

Así vemos cómo Jesús no dejaba indiferente a los que se acercaban a Él. Muchos dejaron que Él cambiara su corazón, como los apóstoles y los discípulos que le seguían, los pobres, lo pequeños... que comenzaron a vivir a costa de Cristo, dándole importancia a las personas, al amor, a la sencillez... Aunque también hubo quien prefirió seguir su propio camino, como el joven rico o muchos fariseos, que no supieron dejar atrás lo que pensaban que les daba vida y dejaron pasar la auténtica Vida.

Normalmente a todos nos ocurre que oscilamos: unos días nos parecemos más a las flores; y otros, a las plantas medicinales, pero lo importantes es el "hoy", que es lo que tenemos en las manos. ¿Dónde está tu corazón?

Hoy el reto del Amor es hacerte esta pregunta y tomar tu decisión. Hoy Jesús pasa junto a ti y te dice "Sígueme". ¿Qué le dices?

VIVE DE CRISTO

lunes, 20 de marzo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL DOLOR DEL CONOCIMIENTO

¿Recuerdas que este verano comenzamos en la Universidad de Teología a distancia? Pues... ¡acabamos de terminar los exámenes del primer curso! ¡No te puedes imaginar qué alegría! (Aprovecho la ocasión para pedir oraciones por profesores y tutores... No es que queramos aprobar [que también], es que no tenemos tiempo para repetir...).

Con la tensión de que lográbamos acabar, más que escribir, el último examen lo esculpí. Apreté tanto el bolígrafo, ¡que se pede leer por ambas caras! Claro, luego imagina el dolor de muñeca, brazo, ¡y hasta el costado!

Hay veces en que los proyectos o trabajos nos ilusionan tanto, que nos volcamos con todas nuestras fuerzas en ellos, hasta el punto de, incluso, "dejarnos el pellejo". Y es verdad que el Señor nos pide que nos entreguemos con ilusión en nuestras tareas, pero, sobre todo, nos pide que pongamos amor.

¿Has mirado a tu alrededor? ¿Aquello en lo que te vuelcas es lo realmente importante y necesita tanto? Tal vez, de tanta fuerza que estás dejando en ello, estás haciendo sin darte cuenta un examen "esculpido" en vez de escrito. Y puede ser que sólo obtengas unas buenas agujetas, sin haber descubierto que las personas que tienes a tu alrededor tienen otros sueños, otra forma de ver las cosas... y también ellos te necesitan.

Hoy el reto del amor es reservar unos minutos para tu familia. Por un rato, aparta las obligaciones, la ropa sin planchar o ese asunto tan urgente, y siéntate a cenar con tus hijos, a hablar con tu pareja, a llamar a ese hermano... pídele a Cristo poder estar ese momento al cien por cien con ellos, con toda tu alma: ¡que sientan que ellos son lo realmente importante para ti, que les dedicas toda tu fuerza y atención! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO