Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 12 de noviembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                        
   
COMO UNA PIEDRA

Teníamos la comida perfecta: espaguetis chinos con champiñones y cebolla caramelizada. Yo me ofrecí a hacer la cebolla caramelizada.

Todo iba genial hasta el momento de echar el azúcar... Se echa un poco para que le dé un sabor dulce, pero no calculé bien y empecé a echar y a echar, ¡qué buena pinta tiene esto! A medida que se iba haciendo, se me fue cambiando la cara por momentos. La cebolla se empezó a endurecer hasta pasar de cebolla caramelizada a caramelos de cebolla. ¡Estaba duro como una piedra!

Entonces pedí ayuda, y a Joane se le ocurrió hervirlo en agua para que se fuese un poco el azúcar. ¡Y funcionó! La cebolla poco a poco se fue ablandando y pudimos disfrutar de unos espaguetis buenísimos.

Puede que hoy te sientas así, con el corazón duro como una piedra; todo te es indiferente, no te importa nada, nada te afecta, dejas de amar...

Los distintos acontecimientos de la vida pueden acabar por endurecer tu corazón, las heridas de tu historia te hacen poner unos muros por los que nadie puede pasar y dejas de confiar.

Y el Señor no te quiere así, el Señor quiere un corazón que ame, que se entregue, que tenga vida, que llore y que ría, un corazón que sienta. Pero sólo Él es capaz de cambiar ese corazón, como dice el profeta Ezequiel: "Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne" (Ez 36, 26).

Sólo necesita que le entregues tu libertad. Vivir sin que te afecte nada, aparentemente es lo mejor para que no te hagan más daño, pero acaba por sumirte en una tristeza enorme.

El Señor quiere sanar tu corazón desde el amor, y sólo cuando te sientas amada por Él empezarás a ver la vida con unos ojos nuevos.

Hoy el reto del amor es que te pongas a remojo, vete a una iglesia y deja que Él ablande tu corazón, deja que te devuelva la alegría de amar y de sentir.

VIVE DE CRISTO

No hay comentarios: