Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


miércoles, 11 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HASTA EL FINAL

Normalmente solemos escuchar alguna charla o música cristiana mientras estamos con trabajos mecánicos, ya que te alimenta y te mantiene en la presencia del Señor.

Ayer por la mañana quise ponerme una charla mientras hacía un trabajo manual. Algo tan sencillo como conectar el MP3 y poner el casco en la oreja se comenzó a complicar por momentos: ¡el MP3 resultó estar sin batería!

Pensando otra alternativa, me llevé un altavoz que me habían regalado, pero, al ir a ponerlo, descubrí que no tenía entrada para cascos, y no quería ponerlo en alto para no molestar a las demás.

Finalmente, decidí coger un reproductor. Lo enchufé pero, al ir a poner los cascos, me di cuenta de que estaban rotos...

Ya medio desesperada por el tiempo que se me había ido con tanta peripecia, pensé en dejarlo. Pero entonces me vio Lety e, intuyendo lo que me ocurría, sacó sus cascos del bolsillo y me preguntó: "¿Quieres utilizar los míos?". Al ponerlos, todo funcionó genial y estuve feliz escuchando la charla.

Muchas veces nos ocurre que dejamos un bien a medias, nos quedamos por el camino sin llegar a completarlo por la cantidad de tropiezos que parece que nos impiden llevarlo a cabo. Eso es lo que pretende el mal: que desesperes a medio camino y tú mismo abandones. Sin embargo, el mal está vencido en la cruz de Cristo, y Él es nuestra esperanza de que siempre hay un paso más que dar. Él es la fuerza que necesitas hoy para no desesperar y dejarlo a medias.

Hoy el reto del Amor es caminar. No abras la puerta a la desesperanza sino a la confianza. Y el fruto que encontrarás será la felicidad.

VIVE DE CRISTO