Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 11 de marzo de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.   

MIS RAZONES Y YO...

El otro día estaba yo metida en mis razones, intentando convencer a todo el mundo (al Señor incluido) de que yo tenía la razón. Además, no entendía nada que fuese contrario a lo que opinase yo. Cuando nos ponemos así, Lety siempre nos dice: "Puedes tener toda la razón del mundo, pero no tienes amor, no tienes a Cristo". Entonces me vino esta frase a la cabeza y fue como si el Señor me dijese: "Es que no tienes que entender todo ahora; lo entenderás, pero todo a su tiempo".

Hoy se te presentarán situaciones así en las que no entiendes cómo piensa la otra persona, por qué actúa de determinada manera o por qué dice las cosas que dice. Y ese querer justificarte hace que entres en juicios, y a la otra persona la matas en tu corazón, se te va la Paz, la alegría...

La verdad es que poco a poco me voy dando cuenta de que lo que nosotros pensamos, hacemos o decimos, no es siempre lo correcto. Y el Señor, a medida que pasa el tiempo, te va abriendo la mente para darte cuenta.

Hay veces que hay que dar un salto, confiar... Cristo es un misterio en sí, (y de cuántas cosas nos enteraremos en el Cielo), pero nuestra limitación humana no nos permite saber algunas cosas. Por eso, hoy deja que Cristo entre en tus razones y las calme, que en tu vida no domine la razón, sino la fe. Si te das cuenta, Cristo, en el Evangelio, nunca pide cosas lógicas: que si bañarse en una piscina, que si repartir 5 panes y 2 peces a miles de personas... Sin embargo, lo que sí que nos pide es fe. La fe es la que hace el milagro. Y es entonces, cuando ocurren las cosas más irracionales, cuando eres la persona más feliz del mundo y tienes paz en tu corazón.

Hoy el reto del amor es soltar la razón, dejar de dar vueltas a la cabeza y dar un salto de confianza. Cuando te vengan a la cabeza todas las razones para justificarte, páralas, y, en su lugar, reza un Ave María a la Virgen: que ella nos enseñe a confiar en el Señor y, aunque no entendamos, esperar en Él.

VIVE DE CRISTO