Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


jueves, 18 de mayo de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              
    
CUANDO TODO SE NOS VUELVE VERDE...

Estábamos en la huerta, a punto de ponernos a trabajar, cuando Lety se puso a distribuir tareas:

-Israel, arregla los surcos. Sión y Joane, entrad en el invernadero y sacad de las mesas de cultivo los pimientos y las berenjenas.

Fácil, ¿verdad?... Entramos en el invernadero y sólo se veía verde. Hojas de distintos tamaños, pero todo ¡verde! Ahí no había ni pimientos, ni berenjenas... sólo plantas diferentes de las que sabía identificar las lechugas y poco más. ¿Qué teníamos que sacar exactamente?

Sión se acercó a Lety y le preguntó:
-Lety, ¿puedes concretar un poco por dónde empezamos?

Me gustó la pregunta, pues fue sutil, pero obtuvo respuesta inmediata: fuimos conducidas a la mesa que correspondía y pudimos empezar a cumplir el encargo sacando los pimientos y las berenjenas. Toda mi vida viendo huertas... pero nunca me había parado a conocerlas, a descubrirlas.

En muchos momentos nos encontramos rodeados de multitud de simples plantas verdes: los clientes que vienen a la tienda, los alumnos, los empleados, los dependientes, el chofer del autobús, los compañeros... plantas verdes de las que poco o nada sabemos. Y si nos dijesen "tráeme a los pepinos, a los tomates, a los zanahorios"... nos quedaríamos con cara de póker: "¡Pero si son todos iguales! Yo que sé qué fruto, verdura u hortaliza pueden llegar a dar!

A lo largo del día, el Señor te pone personas delante, y no por casualidad. Te pone personas con nombre, personas con dones, con frutos que podrás descubrir si te acercas a ellos, los transplantas al aire libre y les das la oportunidad de mostrarte todo aquello que el Señor les ha regalado para que tú te puedas alimentar.

Pero, para que veas esos frutos, esa verdura tan cargada de vitaminas y propiedades para tu vida, tienes que acercarte, acogerlos en tu tierra y regar tu relación con ellos.

El Señor llama a cada uno por su nombre, se acerca a la mesa del cobrador de impuestos, a las redes del pescador, a la casa de sus amigos... y les muestra todo lo que ha soñado para cada uno, los frutos que pueden llegar a dar. Cristo no nos ve verdes, nos ama personalmente, sabe cómo te ha creado, por qué y para qué.

Hoy el reto del Amor es que dejes de ver verde a tu alrededor y preguntes el nombre a las personas con las que te encuentres en tu vida cotidiana. Si ya lo sabes, da un paso más: interésate por su trabajo, por la tarea que están realizando, por ellos o sus familias. Descubre que el Señor tiene pensado un fruto para cada uno, sólo hay que dejar de ver en verde. Y es que, cuando todo se nos vuelve verde... no hay quien encuentre nada, no hay corazón que vea. Párate a conocer, a descubrir la huerta.

VIVE DE CRISTO

  
http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

No hay comentarios: