Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


martes, 27 de septiembre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                      
   
FRUSTRACIÓN VS. AMOR

Me impactó muchísimo leer el otro día que "Responsabilidad" equivale a "Responder de".  Porque, si se trata de 'responder', quiere decir que primero hay una pregunta, una llamada.

Cuántas veces me descubro a mí misma afrontando mis responsabilidades como unos propósitos que quiero conseguir, que quiero lograr de la mejor manera posible y, sin embargo, ¡cuántas veces me acabo frustrando porque no llego, o porque no sale como había pensado!

Por ejemplo, cuando me gustaría escribir un reto y no consigo expresarme tal y como lo he vivido, o cuando me estoy ocupando de un trabajo común y se me olvida alguna cosa fundamental, o cuando estoy orando y no consigo concentrarme... y podría seguir con una lista interminable. Pero, ¡menos mal que no me salen perfectas todas estas cosas, porque, si no, "me lo tendría creído"!

El Señor me ha mostrado que ese voluntarismo se acaba transformando en perfeccionismo, y desemboca casi siempre en frustración. Y que Él no me está pidiendo eso.

Al leer que 'responsabilidad' equivale a 'responder de', sentí que cada una de mis responsabilidades son una llamada que Él me hace a servir, a amar: son una misión.

Y esto cambia mucho las cosas; es decir, ya no soy yo la que se lo propone, sino Él quien me invita y acompaña en la tarea. Y sé que Él me trata con amor, mientras que uno siempre es muy duro consigo mismo.

Prefiero que dirija Él mis cosas, porque siempre descansaré en que, con Cristo, no existe la frustración, porque Él puede enderezar hasta la mayor metedura de pata, y Él sabe bien con qué instrumentos cuenta.

Y no es que dejes de llevar a cabo tus responsabilidades, sino que lo que Él cambia es la motivación del corazón: de hacer las cosas "a mi manera" (y así sentir que yo puedo y reclamar un reconocimiento), paso a vivir cada responsabilidad desde el Amor y para amar.

Hoy el reto del Amor es dejar a un lado el perfeccionismo y dejar que Cristo cambie la motivación de tu corazón. Para ello sólo necesitas dejarle a Él el mando de todo: de tu familia, de tu casa, del trabajo, de tus tareas... ¿Frustración vs. Amor? No hay comparación posible, elijo al Amor.

VIVE DE CRISTO
  

No hay comentarios: