Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


miércoles, 29 de junio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
  
SOBRE BUENOS CIMIENTOS

¡Hoy es el día de san Pedro y san Pablo! Ayer estuvimos de retiro y, el sacerdote, en cierto momento, comentó que estos dos santos son las "columnas de la Iglesia".

Lo cierto es que nunca he entendido por qué ese afán de celebrarles juntos. ¡Pero si no tienen nada en común!

Pablo era culto, intelectual, con grandes estudios... Su relación con la Iglesia comenzó nada menos que con la espada de por medio, aprobando la lapidación de Esteban y persiguiendo a los cristianos por todas partes...

Pedro... ¡todavía peor! El pobrecillo era un rudo pescador, presumiblemente analfabeto, bruto como un arado, impulsivo...  Andando sobre el agua, dudó; por miedo, negó al Maestro; no tuvo fuerzas para estar al pie de la cruz, y, una vez resucitado, no fue capaz de reconocerle en la orilla hasta que Juan le dio el chivatazo: "¡Es el Señor!"

Tal vez sí tienen algún parecido: con semejante currículum... ¿quién se fiaría de ellos?

Pero Jesucristo apostó por estos hombres. Y hoy apuesta por nosotros, sin fijarse en la inteligencia o el nivel de estudios. Cuenta también con que cogemos caminos equivocados, sabe que dudamos, o que a veces nos cuesta reconocerLe... ¡pero si es que fue así desde el principio! Nadie se queda fuera, todos estamos invitados a formar parte del redil. Y es que, desde Pedro hasta la última oveja... ¡somos un rebaño de perdonados! ¡Ésa es la clave!

¿Sabes qué? El Señor acaba de mostrarme qué tienen en común estos dos santos: ¡¡un corazón locamente enamorado!!

Ellos son un claro recordatorio de que "todos los santos tienen pasado, y todos los pecadores tenemos futuro". Pedro y Pablo nos señalan que, seamos como seamos, tengamos la historia que tengamos, la misericordia de Cristo es nuestro fundamento. ¡Y su amor incondicional enciende el nuestro!

Hoy el reto del amor es orar por la Iglesia, especialmente por el sucesor de Pedro, el papa Francisco, y por todos lo que, como san Pablo, se entregan cada día por llevar el Evangelio a todos los lugares de la tierra. ¡Y felicidades a todos los Pedros y Pablos! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO