Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


miércoles, 12 de octubre de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       
   
OLLA A PRESIÓN

-¿Cómo les gustan a las monjas las lentejas? ¿Caldosas o espesas? -pregunté a sor María, antes de añadir el agua a la olla.

-Espesas -me contestó. Pero, acto seguido, añadió- Bueno, sin exagerar... Que no haya que comerlas con cuchillo y tenedor...

Con la indicación en mente, eché el agua y cerré la olla. Sinceramente, me quedaron unas lentejas con la textura perfecta. ¡Algo espectacular! La cuestión estaba en que eran las 11 de la mañana... así que, por miedo a que se me enfriasen, cerré la olla y las dejé ahí hasta la hora de comer.

Sí, efectivamente, un par de horas después, cuando fui a servirlas, estaban en el punto medio exacto entre arcilla para modelar y gelatina de cemento. ¡Se habían espesado muchísimo! Al parecer, no se debe dejar reposar las lentejas en la olla caliente y cerrada, porque se siguen cocinando... ¡Ups!

Recordando el pequeño desastre, me ha venido a la mente el Evangelio: estaban los discípulos "con las puertas cerradas... ¡¡por miedo a los judíos!!"

El miedo, por pequeño que sea, siempre nos invita a cerrarnos, queriendo protegernos. Y, cuanto más tiempo pasas "con la tapa puesta", ¡más te espesas, más te costará moverte!

Sin embargo, lo impresionante es que Jesús entra... ¡con la puerta cerrada! Él entra en lo profundo del miedo para fortalecerte, ¡para que puedas abrir todas las puertas y ventanas! Sólo la confianza en Él puede abrir todo lo que el miedo cerró.

Hoy el reto del amor es hacer un acto de confianza. Te invito a que en tu oración renueves tu fe en el amor que Cristo te tiene, ¡pídele que crezca en ti la certeza de que Él busca tu felicidad! Y, de su mano, te invito a que hoy confíes en una persona: ¡deja las lentejas abiertas, el buen olor llenará toda la casa! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO