Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


miércoles, 22 de junio de 2016

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             

¿VES BIEN?

El sábado vino un grupo de ciegos. Era una visita que esperábamos con mucha ilusión, pero, antes de su llegada, fuimos conscientes de que teníamos que cuidar pequeños detalles; por ejemplo, al hablar, evitar palabras como "¿Lo veis?" o "Si miráis...".

Lo cierto es que estábamos un poco preocupadas por si habría que orientarles para que consiguiesen llegar bien, sin embargo, entraron en el locutorio sin problema, pues cada uno iba acompañado por un lazarillo: un amigo, voluntario o familiar que le guiaba. No era más el lazarillo que ellos, pues, como compartió una: "Mi compañero pone los ojos, pero yo a él le pongo la cabeza"

Se acercaron a nosotras, y en pocos minutos pude descubrir que veían, que estábamos muy equivocadas. Incluso veían mucho más que nosotras.

Hubo un momento que me impactó mucho. Estábamos hablando de la nueva Virgen del locutorio, y uno preguntó:

-¿La podemos ver?

Me impresionó la palabra "ver". Me llamó la atención que la utilizasen y, acto seguido, pude comprobar por qué.

Se levantaron uno a uno, y fue muy emotivo verles palpar con infinita delicadeza la talla de la Virgen: la cara, las manos, el Niño, cada detalle...

-¡Qué tierna! ¡Qué bonita! ¿Tenéis estampas? -preguntaban.

-¡Qué cálida es, se nota que es de madera!

Se me ponían los pelos de punta, pues... ¡veían! Veían con todos los sentidos y, cuando su falta de visión les impedía ver algo, no dudaban en preguntar los colores o en buscar una mano que les guiase a la meta.

¡Cuántas oportunidades tienes al día de (como nuestros hermanos ciegos) ver en profundidad! Sin embargo, ¡qué miedo da nuestra debilidad, acercarnos, palparla, sentirla, descubrirla... y más dejarnos llevar por un lazarillo y mirarla de frente!

Hoy el reto del amor es que no pases de puntillas y que mires con Cristo ese problema que te preocupa, ese problema del que correrías en otra dirección sin mirar. Deja que Cristo sea tu lazarillo, déjate ayudar también por las personas que Él ha puesto a tu lado para que te den luz y puedas ver a lo largo del camino.

VIVE DE CRISTO