Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


viernes, 22 de abril de 2016

Cofradía del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.        

GOTERAS QUE DELATAN

El otro día, con tanta lluvia, nos dimos cuenta de que se nos estaba inundando una zona del Noviciado por una gotera. Esto nos dio la señal de alarma de que algo ocurría por allí arriba. Así que, manos a la obra: subimos a los tejados a poner fin a aquel desastre.

Estaba todo lleno de agua, que fuimos echando hacia fuera por una claraboya. Era increíble ver que, al tirar el agua, si pillaba una teja movida, se volvía a colar hacia dentro otra vez. Fue todo un reto, pero al final nos pudimos ir tranquilas sabiendo que no seguiría goteando hacia abajo.

Nuestro tejado personal es nuestra cabeza, nuestra razón. Y casi siempre es por donde entran las más dolorosas goteras, que acaban haciendo mella muy dentro. Cuando pienso mal de otra persona, o cuando miro en negativo... es como si dejara abrir un agujero en mi tejado, por el que se cuela un agua que, aunque sea gota a gota, al final a quien hace daño es a mí mismo.

Pero lo genial es eso: que aparecen goteras, y esto nos avisa de que se ha producido un daño, y, por tanto, que necesitamos frenar ese agujero en el tejado.

Qué difícil es esto, ¿verdad? Sí, en verdad sólo hay una forma, y es poniendo tu cabeza a los pies de Cristo. Sólo Él puede reconstruir tu tejado, sanar las goteras que se han colado hasta tu interior y regalarte una nueva forma de amar, desde el sí, desde la confianza hacia el otro, desde el saberte totalmente reconstruido por Él.

Hoy el reto del Amor es frenar tus razones a los pies de Cristo. Cuando notes que se abre una brecha y comienzas a meterte en una espiral contra el otro o contra ti mismo, frena, ve y pon tu cabeza a los pies de Cristo. Deja allí, en Sus Manos, tu tejado, para que con su Amor repare todo tu interior de pies a cabeza. Porque sólo desde Cristo se puede mirar con buenos ojos, sólo con Él sabes que los demás son hermanos, y puedes ser libre y vivir confiado porque vas de Su Mano.

VIVE DE CRISTO

No hay comentarios: