Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


sábado, 10 de junio de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              
    
TOSTADITA POR EL SOL

Con tanto salir a la huerta a hacer mil cosas, era inevitable que pasase. Por la noche, al ponerme el pijama, descubrí que me había chamuscado los brazos: ¡tenía toda la piel roja cual cangrejo!

Al principio me hizo gracia, pero, al poco, aquello empezó a arderme: ¡me molestaba hasta el roce de la ropa!

Así no hay quien duerma, por lo que me levanté y salí en busca de un poco de crema hidratante.

Nada más dármela... ¡oh, qué alivio, qué frescor! Me embadurné los brazos y la cara, ¡y a dormir!

Así puede pasarnos muchos días: sin que nos demos cuenta, la vida puede ir quemándonos poco a poco: problemas que resolver, malentendidos, tareas urgentes...

Y, cuando acabas la jornada, estás tan "quemado" que no soportas ni el más leve roce. Así es fácil que salga la impaciencia, creándose un círculo en que cada día que pasa sentimos más quemazón...

¡Pero ahí está el Señor! ¡Él es la crema!

Es inevitable tener que salir al sol: trabajo, relaciones sociales... ¡ya lo dice Jesús!: "Padre, no te ruego que les saques del mundo", y continúa: "te pido que los protejas del mundo".

Y nuestro Padre nos ha proporcionado la mejor crema: Jesucristo. Él quiere curar tus quemaduras, aliviar tu piel cansada, regalarte paz y descanso en Él para que al día siguiente continúes el trabajo con tu piel totalmente renovada. Y una piel tan hidratada, ¡sonríe hasta al sol más ardiente!

Hoy el reto del amor es darte crema. Para que sientas los efectos de esta crema tan especial, sólo tienes que aplicarla a tu piel y dejar que actúe. ¿Cómo? Al comenzar la mañana y antes de irte a dormir, hoy para unos minutos con el Señor. Por la noche, preséntale tu jornada, háblale de los momentos buenos, y deja en sus manos lo que no ha ido tan bien. Vacía la mochila... ¡y a descansar! ¡Verás qué bien te levantas mañana!

(Pd: Pero, si a lo largo del día te ves en una urgencia que amenaza quemadura, ¡acude rápido a este Médico, que es "brisa en las horas de fuego"...! ¡Feliz día!)

VIVE DE CRISTO

  
http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

No hay comentarios: