Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


viernes, 6 de enero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día. 

DESENVUELVE TU REGALO

Por estas fechas, escuchamos comúnmente la típica frase: "Año nuevo, vida nueva"...

Y, en realidad, tiene más sentido del que le damos. El otro día leíamos en el Oficio que "en Navidad Jesús nace y, si nace Él, que es nuestra cabeza, nacemos también nosotros, que somos su cuerpo..."

Planteándome esto de "volver a nacer", le preguntaba al Señor qué suponía esto para mí.

Un niño que nace es todo corazón, un corazón que late. Hace poco: come, ríe, llora... pero sólo verle ya conmueve y alegra el corazón del que se acerca. Un corazón que late, eso es volver a nacer.

A lo largo de estos años de querer vivir de Cristo, mi Don y tarea está en gran parte en dejar que mi corazón pueda latir.

Sí, porque mi tendencia continua es que, inconscientemente, para no equivocarme, para no sufrir, desactivo el corazón y comienzo a actuar sin contar con él.

Esto nos suele ocurrir a las personas que en realidad somos todo corazón. Y es que en un momento dado experimentamos el sentir ridículo de uno mismo, o pensar que no se nos va a acoger por seguir lo que nos indicaba nuestro ser, y, de golpe y porrazo, metimos racionalidad al máximo, dejando a un lado el corazón.

De ahí en adelante actúas haciendo lo que se espera de ti o siguiendo el ideal que querrías alcanzar. Te haces mayor y dejas de hacer las cosas con corazón, no terminas de disfrutar haciéndolo. Parece que dejas de sentir, y, si dejas de sentir, es verdad, el sufrimiento se minimiza. Pero tampoco sentirás la auténtica alegría y la felicidad.
Y, lo que es aún peor, se pierde la sensibilidad para las cosas del Señor, porque Él sólo sabe hablar al corazón.

Pero, cuando Él entra en tu vida, su regalo es nacer de nuevo. En este día de Reyes, junto a tus regalos hay uno muy especial: un corazón de niño. Es para ti, para que comiences este año nuevo lleno de ilusión, de alegría.

Él te concede volver a ser niño, volver a dejar que tu corazón lata, porque toda tu seguridad es saberte en Sus brazos; puedes soltar y relajarte, ser tú mismo. Y el miedo a equivocarse o a sufrir disminuye al experimentar que es Él quien te cuida, y quien continuamente "enderezará lo torcido e igualará lo escabroso", y quien aumentará tus ganas de gozar de la vida y de todos los regalos que te hace cada día.

Hoy el reto del Amor es "volver a nacer". Sólo tienes que hacer una cosa... ¡desenvuelve tu regalo! Y a disfrutar de todo como un niño. Vive feliz y harás felices a los demás.

VIVE DE CRISTO