Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


domingo, 2 de abril de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       

TROMPETAS ANTE LA PRESENCIA

Durante la Eucaristía, para poder ir a repartir la Comunión entre los fieles, el sacerdote tiene que atravesar nuestro coro. Cuando llega a la puerta de la reja, se queda en pie y los fieles se acercan a recibir al Señor. Mientras el sacerdote lleva la patena, vamos haciendo una inclinación de cabeza a su paso. ¡Es que pasa el Señor!

Sin embargo, ayer no tenía el canto de comunión buscado. Me sumergí en el cuaderno y, para cuando quise alzar la vista, el sacerdote ya había vuelto al altar. El Señor había pasado dos veces delante de mí... ¡y no me había dado cuenta!

"¡Señor!", me quejaba después, "¡cómo me gustaría ser como esos grandes santos, que sienten tu presencia! No te pido que suenen las trompetas, pero sí, por ejemplo, sentir un algo especial cuando pase delante del Sagrario..."

En ese instante, recordé una frase del Cura de Ars. Él decía que, todo cristiano, después de la comunión, se transforma en un nuevo Sagrario. Una idea llevó a la otra... ¿cuántas veces el Señor habrá pasado delante de mí escondido en un hermano... y no me he dado cuenta?

Nuestro Dios es un Dios humilde. No es amigo de rayos, truenos y trompetas. No, Él prefiere la suave brisa en el corazón. Se hace pequeño para que no sintamos miedo de acercarnos a su grandeza. Y eso sabiendo que muchas veces pasará desapercibido ante nuestros ojos.

Hoy, en la Eucaristía, haz la prueba. Mira a tu alrededor. ¿Qué ves? ¿Ves conocidos, amigos, enemigos, familiares...? ¿O ves hijos de Dios, templos vivos del Espíritu Santo?

Hoy el reto del amor es acercarte a hablar con una de las personas que estén en la Eucaristía. Aunque sólo sea para desearle un feliz día, regálale tu mejor sonrisa. Tal vez no veas nada grandioso en esa persona, pero recuerda: «Lo que hicisteis a uno de estos, a mí me lo hicisteis». ¡El Señor hoy pasa a tu lado! ¿Descubrirás su presencia? ¡Feliz domingo!

VIVE DE CRISTO

No hay comentarios: