Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


jueves, 13 de abril de 2017

Reto

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día. 

NO HAY LUGAR MÁS ALTO... QUE ESTAR A SUS PIES

Hoy es un día muy especial; dentro de unas horas, por todos los rincones del monasterio habrá un olor que lo caracteriza: a romero con violeta y a otras plantas aromáticas. No, no hemos cambiado la cerámica por los perfumes; la hemos cambiado por estar a Sus pies, a los pies de Jesús.

Ese olor que tanto nos gusta es el del agua templada que esta tarde utilizarán para lavarnos los pies a toda la Comunidad. La priora, junto a dos ayudantes, lava los pies...¡y las manos!, de cada una de las monjas. Las ayudantes siempre suelen ser monjas de Comunidad, ya solemnes, pero este año lo harán Sión e Israel. Y eso me ha hecho pensar, orar sobre ello, y llegar a la conclusión de que... ¡el día va de pies!

Seguro que estás pensando "Aghhh". Pero así es, el Señor quiso que este día lo vivamos desde abajo. Es la única forma de entenderlo pues hoy:

Es el día del Amor Fraterno en que hay pies que son lavados en actitud de servicio y hay pies que se dejan lavar. Querer y dejarse querer.

¿Pero lo más grande? ¡Estar a Sus pies! Estar a los pies de Jesús. Su Presencia real en la Eucaristía es el regalo más grande que Él nos ha dejado; es Él. La Eucaristía es la fuente de nuestra fe, la fuente de la que recibimos la capacidad para amar y dejarnos amar. Por eso, después de celebrar el lavatorio de los pies, el Oficio propio de este día... ¡nos quedaremos a Sus pies de acampada! Muchas preparamos hasta mochila con una pequeña manta, música que ayude a orar, libros... y hasta mañana a medio día nos quedamos de acampada con Él. Vivir el Amor Fraterno, vivir cada día a la Luz de la Eucaristía (de Cristo), es el mayor don que podemos tener.

Hoy el reto del amor es que vivas el día desde los pies. Después de los Oficios, sepárate de la gente, del jaleo de la ciudad, y siéntate a Sus pies. Dile que le quieres, deja que te lave los pies, ¡y las manos! Experimenta Su presencia y, desde Él, da Su Amor a los que te rodean. Feliz día del Amor Fraterno.

VIVE DE CRISTO

No hay comentarios: