Espacio dedicado a promover la devoción a la Virgen mediante la divulgación del rezo del Rosario, como medio de contemplar y meditar los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y asemejarnos a Él.

Web principal:

http://www.cofradiarosario.net/

Página de Recursos para rezar:

https://www.facebook.com/recursospararezar/

Asociación y Cofradía del Rosario Santo Domingo el Real


domingo, 12 de febrero de 2017

Cofradia del Rosario

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

COMIDA PELIGROSA

Los jueves y los sábados nos ponen para comer las sobras del resto de la semana. Ayer, entre varios segundos a elegir, había un pollo guisado que recordaba buenísimo. Y, sin dudarlo más, cogí el cucharón y me serví.

Mientras me servía me iba dando cuenta de que, al recalentarlo, se había desmigajado bastante, pero aún así no dudé en cogerlo. Y, claro, cuando fui a comerlo, empecé a observar que estaba lleno de trocitos de huesos del pollo muy pequeños, minúsculos, y que, de hecho, pasaban completamente desapercibidos.

¡Menos mal que me di cuenta! Así los pude ir separando y y me comí el pollo con toda paz, disfrutando mucho de aquella comida que nos habían puesto.

Cuando estaba separando los huesos de la carne, el Señor me iluminó qué necesario es, en nuestra vida, ir aprendiendo a distinguir dónde está el problema. Sí, descubrir en la oración qué es aquello que nos quita la Paz, o tal situación que te causa dolor, o esa circunstancia que no puedes tragar.

Experimenté que el Señor me insitía: "Nadie se traga un hueso por el hecho de que ya esté en la boca, ¿por qué no hacer lo mismo con tus cosas?" Y es verdad: todo el mundo encuentra razonable y lógico que, cuando nos sucede eso, intentemos distinguirlo y separarlo para extraerlo y no tener que tragarlo, pero, sin embargo, ¿cuántos problemas tragas, queriendo solucionarlos en tus fuerzas? O, ¿cuántas cosas que se te hacen duras las acabas llevando a cabo porque consideras que no hay otra salida?

Y es que sólo Cristo puede enfrentarse a todo eso, a todo lo tuyo. Dios Padre nos envió a Su Hijo porque conocía nuestra total impotencia, y así Cristo se hizo hombre para afrontar aquello que nosotros no podemos ni mirar de lejos. Él hace que todo se esclarezca, que lo que causa dolor se transforme en fuente de Vida. Él te ha salvado para devolverte la Vida y el Amor. Él lo hizo por ti, y quiere que seas feliz, pero necesita que no te lo tragues tú solo, sino que te lo saques de la boca y se lo entregues a Él.

Hoy el reto del Amor es poner a los pies del Señor eso que se te está haciendo más duro. No tienes nada que perder y mucho que ganar, haz la prueba y pídele que se manifieste de nuevo Vivo y real en tu vida.

VIVE DE CRISTO

No hay comentarios: